RETINA MÉDICA Y QUIRÚRGICA

VITRECTOMÍA

RETINA MÉDICA

Y QUIRÚRGICA

La retina es una capa sensible a la luz situada en la parte posterior del ojo, es decir, en la parte más interna del ojo. Su principal función es transformar la luz recibida en impulsos nerviosos. Estos impulsos nerviosos viajan a través del nervio óptico hasta el cerebro, lugar donde se transforman en imágenes.

La retina está formada, principalmente, por las siguientes partes:
  • Mácula: es la zona de la retina encargada de la visión central.
  • Fóvea: es la zona central de la mácula, lugar donde se enfoca la luz recibida.
  • Papila óptica: es la cabeza del nervio óptico donde se concentran todos los axones encargados de enviar los impulsos nerviosos al cerebro.
  • Vítreo: es el gel transparente que ocupa el interior del ojo. Una de sus funciones es mantener la forma del globo ocular. Las miodesopsias, conocidas como “moscas volantes”, se producen en esta parte del ojo.

Tecnología

Contamos con los mayores avances tecnológicos especialmente desarrollados para la medicina oftalmológica.

Experiencia

Nuestros médicos son profesionales ampliamente cualificados y reconocidos por su basta experiencia en el ámbito.

Seriedad

Sabemos que la visión no es un tema menor y por eso, nuestros clientes son nuestra prioridad en todos los sentidos.

Patologías

La retina puede verse afectada por diferentes enfermedades que pueden disminuir considerablemente la capacidad visual y en algunos casos producir ceguera.

Las enfermedad más importantes son:
  • DMAE: enfermedad que afecta a la visión central. Podemos encontrar dos tipos de DMAE, seca y húmeda.
  • Retinopatía diabética: es considerada la principal causa de ceguera en países desarrollados. Únicamente pueden desarrollarla personas diabéticas.
  • Agujero macular: se caracteriza por la pérdida de visión central y por percibir las líneas rectas como onduladas. Generalmente solo afecta a un ojo. La mayoría de pacientes tienen que recurrir a la cirugía para solucionar este problema.
  • Vitrectomía: es un tipo de cirugía dónde se extrae el vítreo. También se extrae el vítreo cuando se quiere reparar alguna zona de la retina, independientemente de que el vítreo esté sano. Después de retirar el vítreo, se suele inyectar gas en el ojo, consiguiendo así que la retina quede fijada, de nuevo, en su lugar natural.
  • Desprendimiento de retina: es la separación de la retina de de sus capas de soporte. Es considerada una patología ocular grave y debe ser tratada con rapidez. Los principales síntomas, por los que debe acudir al oftalmólogo de urgencia, son el aumento considerable de “moscas flotantes”, visión borrosa o escasa visión y presencia de destellos luminosos. El desprendimiento de retina, conocido como regmatógeno, suele ser el  más frecuente y está provocado por roturas o desgarros en la retina. Otros tipos de desprendimientos menos frecuentes son los llamados desprendimientos traccionales y desprendimientos exudativos (presencia de líquido subretiniano). Los pequeños agujeros o desgarros retinianos se pueden tratar con fotocoagulación mediante láser, pero si el área afectada es considerable, la intervención más indicada es la vitrectomía.

Si el desprendimiento afectó a una amplia área de la retina suele ser difícil que el paciente llegue a recuperar la totalidad de la capacidad visual. En cambio, si la mácula no se ha visto afectada, los resultados suelen ser excelentes. Es importante realizarse controles periódicos del fondo del ojo, para comprobar y tratar precozmente todas las posibles irregularidades que pudiesen ocurrir en la parte más interna del ojo. Además siempre es importante acudir al oftalmólogo si se presentan signos tales como la pérdida de visión repentina de parte del campo visual.