Tipos de astigmatismo

Astigmatismo Miópico

El astigmatismo es un defecto refractivo que afecta a la visión, tanto de cerca como de lejos. Se desarrolla por la diferencia entre dos ejes en la córnea o en el cristalino. Puede existir de forma aislada, conocido como astigmatismo simple. Si va acompañado de miopía, hablaremos de astigmatismo miópico y si se diagnostica junto con hipermetropía, se le denomina astigmatismo hipermetrópico.

¿Qué es el astigmatismo miópico?

Astigmatismo miopico

El astigmatismo miópico no es otra cosa que un astigmatismo combinado con miopía. Ambos  son defectos de refracción causados por una diferencia de potencia de la córnea.

La córnea en un ojo sin defecto de refracción tiene una curvatura regular. Sin embargo, la córnea del ojo astigmático tiene una curvatura irregular. Es decir, algunas formas están más inclinadas que otras. Esto provoca que los objetos se vean borrosos o deformados.

El astigmatismo es una irregularidad que puede ser congénita o adquirida, por lo que es muy importante que los pacientes no se froten los ojos, ya que se puede deformar la córnea. Se corrige a través del uso de gafas, lentillas o la cirugía.

Síntomas del astigmatismo miópico

Los síntomas más comunes entre personas con astigmatismo miópico son:

  • Mayor sensibilidad a la luz
  • Visión borrosa
  • Dificultad para enfocar
  • Ardor en los ojos
  • Dolor en la zona que rodea los ojos
  • Dolor de cabeza
  • Fatiga ocular
  • Deslumbramientos nocturnos

Las personas con astigmatismo miópico tienen, una representación difuminada de la realidad en todas las distancias por el astigmatismo. En concreto, la visión de las líneas horizontales y verticales, de cerca y de lejos, es borrosa y confusa. En muchas ocasiones, se confunden las letras relacionadas como la H y la M o la N, la E y la B, así como el 8 y el 0.

El uso del ordenador puede hacernos ver que tenemos un astigmatismo sin corregir, es decir, muchas personas piensan que el uso prolongado de las pantallas empeora su visión, pero la realidad es que las molestias suelen deberse a un astigmatismo sin corregir.

La detección temprana es importante. Se debe vigilar desde el nacimiento hasta los 10-12 años aproximadamente. Es a lo largo de esta etapa cuando suele aparecer.

Si es muy alto y no se corrige a tiempo, un niño podría sufrir una ambliopía (disminución de la agudeza visual sin que exista ninguna lesión orgánica que la justifique) u ojo vago. Los niños con astigmatismo miópico fruncen el ceño, bizquean o se acercan mucho a los objetos.

Tipos de astigmatismo

Regulares o irregulares:

Astigmatismo regular: Cuando los meridianos principales son perpendiculares entre sí. Normalmente afecta sólo a la córnea, pero también es acomodativo. Presenta una diferente orientación y cantidad en visión lejana y en visión cercana. Se divide a su vez en: directo (es el más habitual y muy común en personas jóvenes), inverso (común en personas de avanzada edad) y oblicuo (el eje se encuentra inclinado).

Astigmatismo irregular: En la mayoría de los casos es ocasionado por alteraciones corneales. Éste es el más complicado de compensar. Se origina por alternaciones en la córnea o por perturbaciones del cristalino (la lente que se encuentra dentro del ojo).

Astigmatismo simple, compuesto o mixto:

Astigmatismo simple: Aparece en un solo eje.

Astigmatismo compuesto: Además de afectar a un eje, se asocia a la miopía o la hipermetropía.

Astigmatismo mixto: Cuando un eje se enfoca delante de la retina (miópico) y otro detrás (hipermetrópico).

Pruebas diagnósticas

Para un diagnóstico exacto, se recomienda la visita a un oftalmólogo. El profesional le realizará un estudio con pruebas diagnósticas como la topografía corneal, la refracción o el queratómetro que permitirá determinar la diferencia de potencia entre los meridianos corneales. La medición de los radios de curvatura de la córnea es uno de las pruebas clave.

Cómo corregir el astigmatismo miópico

cómo curar el astigmatismo

Aparte de las gafas, el astigmatismo puede ser corregido con lentes de contacto y con cirugía. El tener astigmatismo no es excluyente de tener otras condiciones como miopía, hipermetropía o presbicia.

Lentes de contacto: Las lentes de contacto pueden corregir el astigmatismo y su mayor inconveniente son sus giros en el ojo. Para evitar el giro se aplica un prisma de balastre que permite, en términos generales, una buena corrección del astigmatismo.

Cirugía: La cirugía es uno de los métodos que se pueden usar para corregir el astigmatismo, ya que podemos modificar la forma y la potencia de la córnea en diferentes zonas. Se puede emplear cirugía refractiva para ser lo más independientes de gafas o cirugía terapeútica, como puede ser un queratocono, para lograr alcanzar el 100% de la agudeza visual.

Mediante el láser se realiza es una remodelación de la curvatura de la córnea para que sea más simétrica y por lo tanto, eliminando los problemas de borrosidad asociados al astigmatismo y aportando mejora en la visión y mayor comodidad.

Cirugía láser de femtosegundo o PRK: Dentro de la cirugía refractiva tenemos, la cirugía láser de femtosegundo o PRK. En esta cirugía el láser evapora tejido corneal otorgándole de nuevo la forma esférica a la córnea.

También existen otras opciones dependiendo del paciente como solución a su astigmatismo.

La lente intraocular ICL: La lente intraocular ICL en aquellos no candidatos a cirugía laser es una opción segura de tratamiento definitivo del astigmatismo. Las ICL son lentes que se introducen en la cámara anterior, entre el iris yel cristalino. Si los pacientes tienen astigmatismo, se ponen ICL tóricas.  Estas lentes permiten corregir astigmatismo que el LASIK o la PRK no pueden corregir o no son seguros según los parámetros óptimos corneales ideales para este tipo de cirugías.

En el caso de presentar cataratas necesitamos sustituir el cristalino con lentes intraoculares que como las gafas, pueden ser tóricas.

Como podemos observar, el astigmatismo no es de las ametropías o defectos de refracción más sencillos de entender y de tratar, pero gracias a los avances, no solo en el campo de las gafas, sino también en cirugía refractiva, cada vez tenemos más opciones para ofrecer a los pacientes una mejor calidad y confort visual.

En Clínica Martínez de Carneros disponemos de 2 centros en la Comunidad de Madrid, con oftalmólogos y cirujanos especialistas, que le ofrecerán un servicio único para su operación de astigmatismo, siempre seleccionando el tratamiento más acorde a sus necesidades oculares.

Si tiene preguntas o dudas en relación a su astigmatismo o no sabe si tiene astigmatismo, no dude en acudir a la clínica, estaremos encantados de informarles y realizarles un examen visual exhaustivo.