Categoría
  • Después de la operación de cataratas ¿ves borroso? Descubre el porqué de este fenómeno ocular

    Visión borrosa tras la operación de cataratas: ¿por qué sucede y cuándo debo preocuparme?

    El cristalino es la lente natural del ojo, a través de su capacidad de adaptación nos permite poder ver a distancias próximas, medias y lejanas según sea necesario, con el paso de los años esta lente comienza a opacificarse como parte de un proceso natural de degeneración, es este cristalino opaco a lo que llamamos catarata, principal causa de disminución de agudeza visual en pacientes mayores que acuden a consulta oftalmológica, su único tratamiento es su intercambio por una lente implantada que permitirá al paciente enfocar, este proceso quirúrgico es la cirugía de cataratas.

    “Después de la operación de catarata veo borroso” Es una de las principales inquietudes que refiere el paciente al acudir a las revisiones postoperatorias de la cirugía de cataratas, es normal dicha preocupación cuando el principal motivo por el cual el paciente se realiza la cirugía es precisamente reducir este síntoma. La realidad es que este es el síntoma postcirugía más frecuente, a continuación, estudiaremos sus causas.

    ¿Por qué se ve borroso después de una operación de cataratas?

    La cirugía de cataratas se encuentra entre las 5 operaciones más realizadas a nivel mundial gracias al avance científico que nos ha permitido aumentar la esperanza de vida del ser humano. Por esta misma razón es una de las operaciones con mayor crecimiento tecnológico en las últimas décadas. Simplificando así los tiempos de cirugía y complicaciones intra y postoperatorias, sin embargo, este procedimiento sigue siendo una operación en la cual se extrae el cristalino del ojo para colocar una lente sustituta a través de una micro incisión. 

    Todo esto trae consigo las 2 principales causas de que se vea borroso al operarse de cataratas:

    El proceso inflamatorio que supone la cirugía: Este generalmente tarda de 3 a 5 semanas en finalizar, causando una mejoría lenta y progresiva de la agudeza visual postoperatoria.

    El proceso de adaptación a la lente: A pesar de la tecnología avanzada que es utilizada en las lentes implantadas en la cirugía de cataratas, estas lentes nunca serán iguales al cristalino, la lente natural del ojo, por lo tanto, es necesario que el ojo se adapte lentamente a mirar a través de esta lente.

    ¿Cuáles son los síntomas normales después de una operación de cataratas?

    Generalmente el paciente presenta uno o varios de los siguientes síntomas, todos ellos son temporales y desaparecen a lo largo de las primeras semanas de postoperatorio.

    Visión borrosa:  Es el principal síntoma que se evidencia al día siguiente de la operación, este desaparece progresivamente hasta alcanzar una calidad de visión normal una vez finalice el proceso de adaptación postquirúrgico.

    Sensación de cuerpo extraño: También descrito como arenilla por los pacientes, es un síntoma típico que puede aliviarse con lágrimas artificiales y por lo general desaparece en los primero 3 días posteriores a la cirugía.

    Dolor ocular: El paciente puede sentir un leve dolor en el ojo y sus cercanías, es de los síntomas que aparecen más inmediatos a la cirugía y desaparecen con rapidez.

    Enrojecimiento: Es de esperar que al realizar un procedimiento en el ojo este se encuentre enrojecido durante los primeros días. Es de los síntomas más comunes que pueden llegar a alarmar al paciente.

    Prurito: Este es otro de los síntomas temporales que refiere el paciente como ardor posterior a la cirugía, puede ser aliviado con lágrimas artificiales a demanda.

    Halos alrededor de las luces: Este es uno de los síntomas que más tarda en desaparecer, es parte de un proceso neuroadaptativo a la lente que irá realizando el paciente durante los primeros meses luego de la cirugía.

    En algunos casos pueden formarse derrames alrededor del ojo, estos no suponen un peligro para el paciente y son reabsorbidos los días siguientes a la cirugía. La sedación utilizada en el paciente puede también causar somnolencia el día de la cirugía de cataratas.

    ¿Cuándo hablamos de síntomas de notificación?

    En caso de alguno de los siguientes síntomas es recomendable contactar con el centro clínico en el cual se ha operado de cataratas para valorar el caso de que pudiesen existir complicaciones postquirúrgicas:

    1. Disminución total o abrupta de la visión.
    2. Secreción purulenta y otras señales de posible infección.
    3. Dolor incapacitante que se irradia al resto de la cabeza.
    4. Ver líneas onduladas las líneas rectas.
    5. Náuseas y vómitos.

    ¿Cuándo se ve bien después de una operación de cataratas?

    Se habla de una evolución gradual de la agudeza visual del paciente las primeras semanas de la cirugía, siendo el avance más notorio las primeras 2-3 semanas de postoperatorio. Sin embargo, la recuperación total puede verse entre las 6-8 semanas posteriores al día de la cirugía de cataratas.

    A pesar de que la cirugía de cataratas es uno de los procesos quirúrgicos de mejor recuperación y seguridad, es importante acudir a las revisiones postoperatorias para asegurarnos de que el proceso de recuperación está marchando según lo proyectado y para detectar cualquier complicación que pudiese surgir hasta el alta médica que es dada a los 3 meses de seguimiento postoperatorio.

    Bibliografía

    1. Steinberg, E. P., Tielsch, J. M., Schein, O. D., Javitt, J. C., Sharkey, P., Cassard, S. D., … Sommer, A. (1994). National Study of Cataract Surgery Outcomes. Ophthalmology, 101(6), 1131–1141. doi:10.1016/s0161-6420(94)31210-3
    2. Ye, Z., Li, Z., & He, S. (2017). A Meta-Analysis Comparing Postoperative Complications and Outcomes of Femtosecond Laser-Assisted Cataract Surgery versus Conventional Phacoemulsification for Cataract. Journal of Ophthalmology, 2017, 1–7. 
    3. H. S. Dua, D. G. Said, and A. M. Otri,“Are we doing toomany cataract operations? Cataract surgery: a global per-spective,”The British Journal of Ophthalmology, vol. 93, no. 1, pp. 1-2, 2009.
    4. X. Chen, W. Xiao, S. Ye, W. Chen, and Y. Liu,“Efficacy and safety of femtosecond laser-assisted cataract surgeryversus conventional phacoemulsification for cataract: ameta-analysis of randomized controlled trials,”ScientificReports, vol. 5, p. 13123, 2015.
    5. R. Khandekar, A. Behrens, A. E. Al Towerki et al.,“Determinants of visual outcomes in femtosecond laserassisted cataract surgery and phacoemulsification: a nestedcase control study,”Middle East African Journal of Ophthal-mology, vol. 22, no. 3, pp. 356–361, 2015.
  • ¿Qué es el ectropión y cómo puede solucionarse eficazmente?

    Ectropión, un tipo de lesión palpebral con múltiples tratamientos efectivos

    Definiendo el ectropión, una rara desviación ocular:

    El ectropión es una de las malposiciones más frecuentes del párpado, se caracteriza por la eversión (Hacia afuera) del borde del párpado. Esta patología puede ser congénita o adquirida. Dependiendo de estar en contacto con el globo ocular. Esto puede ocasionar problemas de superficie y lagrimeo.

    El ectropión congénito es poco frecuente y generalmente viene acompañado de otras malformaciones.

    El ectropión por involución es el más frecuente todas las formas ectropión, también puede existir ectropión cicatricial, causado por el acortamiento de la lámina anterior del párpado, causado por traumatismos, quemaduras, cicatrices, entre otros.

    Puede existir ectropión del párpado inferior o ectropión del párpado superior, siendo más común que se encuentre anatómicamente en el párpado inferior, el ectropión deja al ojo expuesto, facilitando la aparición de otras patologías como abrasiones y úlceras corneales.

    Dependiendo del tipo de ectropión existen diversos tratamientos y técnicas quirúrgicas a ser decididas por el médico especialista. 

    ¿Cuáles son las causas del ectropión?:

    El ectropión puede tener distintos orígenes dependiendo de su tipo como, sin embargo, entre los más frecuentes encontramos:

    Ectropión por involución: A causa de la edad se van debilitando los tejidos, perdiendo tono, esto se suma a la hiperlaxitud de los mismos, termina deformando en esta malposición, los músculos son los encargados de mantener el párpado inferior en su correcta ubicación anatómica, al perder su capacidad tensora con la edad avanzada se manifiesta clínicamente en forma de ectropión. 

    A pesar de esta ser la causa más frecuente, existen otras causas como cicatrices, traumatismos o parálisis faciales. En casos de parálisis facial los músculos del párpado pierden su función, trayendo consigo la misma sintomatología que en los ectropiones por involución.

    Ectropión por involución

    Ectropión cicatricial: Otras causas frecuentes de ectropión adquirido son eventos que condicionen la indemnidad del párpado: Quemaduras, traumatismos, cicatrices, tumores y cirugías anteriores.

    Ectropión mecánico: Es un tipo de ectropión que se puede encontrar tanto en párpado inferior como superior, es causado por una patología de origen que condicione la indemnidad del párpado afectado, generalmente se trata de tumores o procesos inflamatorios crónicos en el área.

    Conoce los síntomas del ectropión:

    Los síntomas principales del ectropión son:

    • Irritación ocular
    • Enrojecimiento
    • Lagrimeo: Este síntoma se debe a que, al encontrarse el párpado mal posicionado, este no actúa como bomba de desagüe de la lágrima, ya que el punto lagrimal tampoco estará correctamente posicionado.

    Al no estar en contacto el párpado con el globo, favorece la evaporación de la lágrima, creando un mayor riesgo de queratitis y úlceras corneales.

    Solucionando el ectropión. ¿Cuáles son los tratamientos disponibles?

    El tratamiento es fundamentalmente quirúrgico tratando de reposicionar el párpado sobre el globo. Se hace con anestesia local con o sin sedación y suelde durar entre 30 y 60 minutos. Si la causa se principalmente por la edad se realiza el ajuste y reanclaje del párpado en el ángulo. (Esta técnica se conoce como tira tarsal lateral).

    En algunas ocasiones la Tira tarsal o los injertos de piel no son suficientes y se han de practicar cirugías más complejas como los lifting del tercio medio de la cara o los injertos de paladar o de cartílago para dar soporte a un párpado deteriorado.

    Con respecto a ectropiones causados por tumores de párpado o procesos inflamatorios del párpado. El tratamiento gira en torno a eliminar la causa base del problema.  En caso de que posterior a su tratamiento se presente laxitud del párpado, podrá considerarse tratamiento quirúrgico. 

    Bibliografía

    1. Picó G. Congenital ectropion and distichiasis: etiologic and hereditary factor: a report of a case and review of the litera-ture. Am J Ophthalmol. 1959;47:363–387.

    2. França VP, Bongiovanni CS, Soares EJC. Ectrópio. Cirurgia Plástica Ocular, São Paulo: Roca, 1997.

    3. Moe KS, Bergeron CM. The evolution and treatment of lower eyelid paralysis. Facial Plast Surg. 2008;24:231–241.

    4. Gilbard SM. Involutional and Paralytic Ectropion: Principles and Practice of Ophthalmic Plastic and Reconstructive Sur-gery. Stephen Bosniak, 1996;422–437.

    5. Bosnial SL, Zilkha MC., Ectropion. In Nesi FA, Lisman, RD, Levine MR. Smith’s Ophthalmic Plastic and Reconstructive Surgery. 2nd ed. Mosby, 1998.

  • Retina, clave en el desarrollo de la visión infantil.

    La retina es un tejido sensible a la luz ubicado en el polo posterior del ojo, la luz que incide en ella desencadena una serie de fenómenos físicos y químicos que se traducen en la transmisión de la imagen visual al cerebro a través de impulsos nerviosos. La formación de la retina inicia durante la quinta semana de gestación, y culmina a los 45 meses de nacimiento. 

    Durante los últimos años, han ocurrido una serie de avances tecnológicos en el tratamiento y diagnóstico de enfermedades de la retina en niños que nos han permitido dar un tratamiento oportuno a estas enfermedades. 

    ¿Cuáles son los problemas de retina en niños más frecuentes?

    Entre los problemas más frecuentes de retina en niños encontramos la Retinopatía del Prematuro, Enfermedad de Coats y la toxoplasmosis ocular. 

    Retinopatía del Prematuro 
    Es una de las principales causas de ceguera infantil potencialmente evitable. Acontece en recién nacidos inmaduros, generalmente sometidos a oxigenoterapia, el origen de esta enfermedad es actualmente desconocido, pero se asocia a cambios en las concentraciones de oxígeno en la retina del niño, causando un crecimiento anómalo de los vasos de la retina. Esta varía desde casos leves donde las secuelas son mínimas y no afectan a la visión, hasta los casos más agresivos, con desprendimiento de retina bilateral y ceguera total. 

    El diagnóstico de esta enfermedad es principalmente clínico, al observar el especialista directamente la retina del recién nacido, su tratamiento es a través de un láser capaz de obliterar los vasos anómalos, posiblemente mejorando la capacidad visual del ojo. 

    Enfermedad de Coats
    La enfermedad de Coats es una enfermedad de los vasos sanguíneos de la retina que comienza a manifestarse antes de los 10 años, se desarrolla de forma lenta y generalmente solo afecta un ojo. Es causada por un desarrollo anormal de estos vasos, su sintomatología principal es la pérdida progresiva de visión. 

    El diagnóstico además de evidenciarse al examinar el ojo directamente y observar los vasos anormales puede confirmarse con una angiografía con fluoresceína. 

    El tratamiento consiste en la aplicación de láser o crioterapia sobre la retina destruyendo así los vasos anómalos. 

    Toxoplasmosis Ocular
    Se trata de una enfermedad retiniana causada por la infección con el parásito Toxoplasma gondii, generalmente transmitido a través de heces de gatos contaminados.  

     Si este contagio ocurre durante el primer trimestre del embarazo puede conducir al aborto, mientras que si ocurre tardíamente en el tercer trimestre del embarazo puede conllevar a microcefalia, hidrocefalia, calcificaciones y lesiones bilaterales de la retina, con pérdida variable de la agudeza visual. 

    Una vez producidas las heridas en la retina es poco probable que se recupere la visión, en procesos agudos con inflamación es importante el tratamiento con medicamentos específicos y anti-inflamatorios para reducir el daño ocasionado.

    DISTROFIAS HEREDITARIAS DE LA RETINA (DHR)

    Las DHR son un grupo de enfermedades hereditarias que afectan a un número reducido de pacientes. Las DHR se asocian a una pérdida progresiva de la agudeza visual y/o del campo visual en ambos ojos. Estas enfermedades suelen progresar con el tiempo y terminan provocando la disminución o la pérdida total de la visión.  

    De entre todas las DHR que existen, entre las principales encontramos: 

    ENFERMEDADES HEREDITARIAS QUE CURSAN CON CEGUERA NOCTURNA

    • Retinosis pigmentaria: Patología con una gran variabilidad genética, lo que significa que hay muchas posibles mutaciones y muchos posibles genes que podrían causarla. Es la distrofia hereditaria de la retina más frecuente. 

    Los primeros síntomas visuales que suelen experimentar las personas con retinosis pigmentaria son la dificultad o imposibilidad de ver con relativa poca luz y la pérdida progresiva del campo visual. 

    • Coroideremia: Se caracteriza por la pérdida progresiva de la visión y afecta principalmente a varones por tener herencia recesiva ligada al cromosoma X. Los síntomas típicos incluyen la dificultad o imposibilidad de ver con poca luz y la visión en túnel, generalmente se manifiesta en la primera o segunda década de la vida, por lo que se suele confundir con la retinosis pigmentaria. 
    • Atrofia girata: Es una enfermedad metabólica poco común que impide a los pacientes descomponer un aminoácido llamado ornitina. Los altos niveles de ornitina dañan la retina y causan síntomas muy similares a la retinosis pigmentaria. 

    DISTROFIAS MACULARES 

    • Enfermedad de Stargardt: Es la distrofia macular más frecuente y la segunda enfermedad hereditaria de la retina más frecuente tras la retinosis pigmentaria. La edad de inicio es típicamente entre los 10 y 20 años. 
    • Distrofia de Best: Es una forma lenta y progresiva de distrofia macular. Estos pacientes desarrollan membranas neovasculares subretinianas que les produce una pérdida brusca de visión. Por lo tanto, si estos pacientes notan esta pérdida de visión brusca deben acudir al oftalmólogo, pues la complicación es tratable. En la mayoría de los casos tiene su comienzo en la infancia 

    DISTROFIAS VITREORRETINIANAS

    • Complejo Wagner-Stickler: El síndrome de Wagner-Stickler provoca distintas alteraciones oculares (miopía, cataratas precoces y desprendimiento de retina, entre otros), problemas articulares y otros síntomas como sordera o alguna anomalía facial. 
    • Retinosquisis juvenil ligada a X: Se caracteriza por la pérdida de visión de inicio temprano y separación de las capas del área de la retina, que es la zona donde se enfocan los rayos luminosos y que se encuentra especialmente capacitada para la visión del color) en ambos ojos que da lugar a un aumento del riesgo de desprendimiento de retina. El trastorno se puede presentar en la infancia temprana con estrabismo, movimientos involuntarios y rápidos de los globos oculares (nistagmus), hipermetropía axial, desprendimiento de retina o hemorragia intraocular. 

    Las DHR son enfermedades de causa genética, es decir, la aparición de la enfermedad está determinada por los genes heredados de los padres. Por tanto, no son provocadas por traumatismos, infecciones o ningún otro agente externo.  

    Es de vital importancia un diagnóstico correcto de la enfermedad por el especialista para su oportuno tratamiento, por lo tanto, es recomendable una visita oportuna al especialista ante la sospecha de una patología de retina en niños.

    Bibliografía  

    Martin M., Gunther R., Hereditary retinal eye diseases in childhood and youth affecting the central retina. Department of Ophthalmology, Ludwig Maximilians-University, Munich, Germany. 2013. 6. p18-25. 
    James A., et al., Pediatric retina. Springer Nature Singapore. 2018. p155-166 
    Martin H.I., Ocular toxoplasmosis: a review brief. Revista oftalmológica UCV. 2010. 53. p38-43. 
    Pardo A., et al., Revisión de la prevención y tratamiento de la toxoplasmosis   ocular.  Annals d’Oftalmologia. 2004. 12. p11-20. 
    Jauregui R., et al., Caring for Hereditary Childhood Retinal Blindness. Asia-Pacific    
    Journal of Ophthalmology. 2018. 7. p183-191 
    Marano F., et al., Hereditary retinal dystrophies and choroidal neovascularization.   Graefe’s Archive for Clinical and Experimental Ophthalmology.2000. 238. p760–764 

  • ¿Qué es la retinopexia neumática y en qué consiste esta cirugía ocular?

    La retinopexia neumática es un procedimiento quirúrgico poco invasivo indicado para tratar los desprendimientos de retina.

    El desprendimiento de retina se produce cuando la capa neurosensorial de la retina se separa del epitelio pigmentario, normalmente tiene lugar acompañado de una acumulación de líquido subretiniano entre ambas estructuras.

    Se suele manifestar como un defecto en el campo visual,descenso en la agudeza visual, visión de moscas flotantes (miodesopsias) y flashes de luz (fotopsias).

    Tipos de desprendimiento de retina

    Existen principalmente tres tipos de desprendimientos de retina: seroso o exudativo, el traccional y el regmatógeno.
    • Seroso o exudativo: Es el caso menos frecuente. Se produce por una elevación entre las capas de la retina por una acumulación de líquido subretiniano. Esto puede deberse a un daño en el epitelio pigmentario o por una excesiva producción del líquido, que da lugar a una rotura del equilibrio entre su producción y su absorción. Este tipo de desprendimiento ocurre sin una tracción vítrea significativa o rotura de la retina.Normalmente está asociada a enfermedades oculares o sistémicas que puedan dar lugar a problemas vasculares de la retina, tumores coroideos o inflamaciones oculares.
    • Traccional: Es la segunda forma más común de desprendimiento de retina. Se produce por una tracción que separa la capa neurosensorial del epitelio pigmentario subyacente. Generalmente aparece acompañado de una membrana clínicamente visible que contiene células con propiedades contráctiles las cuales generan esa tracción. Se observa normalmente en enfermedades como la retinopatía diabética, trauma ocular penetrante o retinopatía del prematuro.
    • Regmatógeno: Es la forma más común. Se producen por una rotura que bien puede ser un desgarro o un agujero retiniano. Normalmente son precedidos de un desprendimiento del vítreo posterior, es decir, una licuefacción del vítreo. Este suele estar asociado a factores como la edad, miopías elevadas, inflamación o trauma ocular o haberse sometido a cirugía de catarata recientemente.En estos casos, los movimientos del vítreo dentro del ojo producen una tracción que puede dar lugar a dicha rotura.
    Uno de los tratamientos indicados para este último tipo de desprendimiento de retina es la retinopexia neumática. Esta técnica, además de haber evolucionado y avanzado desde su primera introducción en 1986, ha ganado gran importancia gracias a las siguientes ventajas que la diferencian de otras técnicas más tradicionales como el cerclaje escleral o la vitrectomía:
    • Es una cirugía efectiva, segura y menos invasiva.
    • No presenta complicaciones graves a diferencia de las otras dos técnicas nombradas en las que se puede llegar a generar diplopía, inducir miopía, dar lugar a desgarros en la conjuntiva o bien tienen un postoperatorio molesto y complejo.
    • Tiene un menor coste económico que las otras cirugías.

    Retinopexia neumática

    Inicialmente la retinopexia neumática estaba indicada únicamente para desgarros de retina reumatogena de pequeño tamaño y localizados en la región superior del ojo. Actualmente se considera o recomienda también en aquellos casos en los que los pacientes poseen una esclera fina, toman anticoagulantes o ya han sido sometidos a un cerclaje escleral o vitrectomía en el pasado. 

    Esta técnica ha demostrado tener un éxito del 91% en los casos recomendados descritos. Por otra parte, en aquellos casos donde hay varios desgarros retinianos de mayor tamaño y en diferentes cuadrantes de la retina, el éxito desciende hasta un 75% de los casos.

    La cirugía consiste en la inyección, con una jeringa o bien con una aguja pequeña, de una burbuja de gas con la intención de que esta burbuja tape la rotura y vuelva a colocar en su lugar la retina desgarrada. Para esto se usa algún gas expansible, normalmente SF6 o C3F8, que tiene la capacidad de aumentar su tamaño una vez inyectados y permanecer dentro del ojo durante varias semanas. Una vez realizado este procedimiento, el oftalmólogo indica al paciente que coloque la cabeza en una posición específica para evitar que la burbuja se mueva de la zona a tratar. Pasadas unas 24-48 horas se sella la retina con fotocoagulación láser. Para asegurar que se genera una buena adhesión coriorretiniana en las zonas tratadas con láser, el paciente debe continuar con la cabeza en una posición específica.

    Existe una variante en la técnica, la cual consiste en el uso de crioterapia inmediatamente tras inyectar la burbuja de gas. Sin embargo, está en desuso ya que, aunque permite realizar todo el procedimiento en una sola visita sin tener que esperar 24-48 horas para poder aplicar el láser, este procedimiento está asociado a más complicaciones y dolor post-quirúrgico.

    Aunque existen ciertos riesgos poco comunes asociados a estar cirugía (pliegues en la retina, inflamación ocular, aumento de la presión intraocular, sangrado en el ojo y recidiva del desgarro de retina), se ha demostrado que se trata de una excelente opción en ciertos casos sin la necesidad de realizar grandes incisiones o el uso de aceites de siliconas, líquidos pesados o cerclajes.

  • ¿Cuáles son los síntomas más comunes del queratocono?

    Queratocono, una enfermedad degenerativa de la córnea

    Síntomas y tratamiento.

    El queratocono se trata de una patología degenerativa de la córnea, no inflamatoria, caracterizada por una alteración de la propia forma. En esta estructura se produce un adelgazamiento progresivo de su espesor en la zona central y paracentral provocando una modificación en la curvatura de la misma, dejamos de ver una córnea esférica para ver una córnea más cónica.

    Uno de los signos más característicos de esta irregularidad corneal es el crecimiento excesivo del astigmatismo. Como consecuencia de este incremento se produce una retención de líquido en dicha estructura provocando en fases tardías un tejido cicatrizante. Es entonces cuando este tejido provoca una pérdida de la suavidad inicial de la propia córnea causando una opacidad en ella. Finalmente, como resultado de lo anterior, la visión del paciente se deteriora y se vuelve incluso más distorsionada y borrosa.

    Para un buen diagnóstico a tiempo es importante las visitas con regularidad al oftalmólogo, especialmente en paciente adolescentes y más aún si se tienen antecedentes familiares de queratocono. Se ha demostrado que esta patología puede avanzar de manera muy rápida durante el periodo de adolescencia llegando a prolongarse hasta la 3º o 4º década de vida.

    5 síntomas del queratocono a los que debes estar atento

    Los síntomas más comunes del queratocono incluyen visión borrosa, fotofobia (alta sensibilidad a la luz y al resplandor) causando una sensación de deslumbramiento. Otro síntoma que puede aparecer es la irritación ocular, provocando un frotamiento excesivo de ojos y por ende un adelgazamiento corneal. La patología comienza a aparecer en personas entre los 10 y los 25 años de edad y, la afección puede progresar lentamente durante 10 años o más por lo que debes revisarla muy a menudo.

    Dentro de la sintomatología clínica podemos encontrar un aumento de manera veloz y repentina del astigmatismo, provocando así un astigmatismo oblicuo e irregular, una córnea cónica (no esférica) y adelgazamiento progresivo del espesor corneal. Esta patología que conocemos como el queratocono suele ser bilateral, significando que, es una enfermedad ocular que comúnmente afecta a ambos ojos, aunque, cabe remarcar que, por norma general, suele afectar más a uno que al otro.

    Algunos factores de riesgo que hemos de tener en cuenta y que pueden actuar como potenciadores de esta patología son:

    – Un historial familiar con antecedentes de queratocono.

    – Frotamiento excesivo de los ojos con asiduidad.

    – Pacientes que padecen frecuentes conjuntivitis, asma, síndrome de Down…

    ¿De qué tratamientos ópticos dispone la medicina actual? Existen diferentes métodos de tratamiento en función de la fase en la que se encuentre el queratocono:

    – Fases iniciales: Durante esta fase primaria, podemos recurrir a la corrección óptica, ya sea mediante gafas o lentes de contacto.

    – Fases más avanzadas: Durante esta fase más tardía de la enfermedad ocular, la corrección óptica deja de ser una opción y la manera de tratarlo es mediante la adaptación de lentes de contacto rígidas permeables al gas (RPG) o incluso escleróticas.

    En cuanto al tratamiento clínico:

    – En caso de que exista una intolerancia a las lentes de contacto o no proporcionen una buena agudeza visual, existe la opción de la implantación de segmentos intraestromales, también llamados intracorneales.

    Se trata de un tratamiento quirúrgico cuyo objetivo es regularizar la curvatura corneal y disminuir el astigmatismo irregular mencionado anteriormente. Se trata de piezas de plástico transparente rígido en forma de arco que se introducen en el espesor de la córnea aplanándola con el tiempo, evitando el avance del astigmatismo, no dejando que la córnea se curve más.

    – Una vez el paciente ha corregido la regularidad de la córnea existen opciones quirúrgicas para corregir las dioptrías residuales. Si la calidad visual con graduación es buena, se puede corregir el defecto refractivo (miopía, hipermetropía y astigmatismo) con una lente intraocular o ICL. Se trata de una técnica reversible con ventajas significativas para el paciente.

    – Por otro lado, se puede proponer otro tratamiento llamado Cross-linking corneal. Este procedimiento fortalece los enlaces de colágeno de la córnea frenando el avance del queratocono.

    Este tipo de tratamiento se puede aplicar en cualquier fase del queratocono a excepción de la final. – En la fase final, cuando la patología está muy avanzada, en los casos más graves el tratamiento indicado es la queratoplastia o trasplante de córnea.

    Actualmente se puede realizar mediante el remplazo de las capas afectadas conservando así el tejido sano.

    Como conclusión, podemos decir que el queratocono se trata de una patología ocular en pacientes jóvenes que puede ocasionar defectos visuales importantes a largo plazo.

    Por ello, es muy importante el diagnóstico y tratamiento precoz para estabilizar la enfermedad e intentar no llegar a fases tardías. Nuestra recomendación es hacer revisiones anuales, no frotar nunca los ojos y estar alerta ante astigmatismos elevados.

    Hoy en día, ante diagnósticos y tratamientos precoces, la enfermedad se suele frenar en las primeras fases.

  • ¿Degeneración macular? Descubre qué vitaminas y suplementos te ayudan a enlentecer su progresión.

    ¿Qué son las vitaminas para la degeneración macular y por qué ayudan a enlentecer esta enfermedad ocular?

    ¿Qué son las vitaminas para la degeneración macular y por qué ayudan a enlentecer esta enfermedad ocular? La DMAE (degeneración macular asociada a la edad) se manifiesta de dos maneras distintas; la degeneración macular húmeda y la degeneración macular seca. 

    La primera, la DMAE húmeda precisa de un tratamiento a base de fármacos anti angiogénicos descubierto en 2006. La degeneración macular seca por otro lado, afecta al 80% de las personas diagnosticadas con DMAE. 

    Actualmente no existe un medicamento que trate directamente la degeneración macular seca. Es por eso mismo que muchos oftalmólogos recomiendan el consumo de vitaminas. 

    Las vitaminas para la DMAE seca, forman parte del único método con capacidad de enlentecer la enfermedad ocular reduciendo la probabilidad de aparición de este hasta un 25%.

    Vitaminas para la degeneración macular, ¿realmente funcionan?

    Aunque hay cierta polémica que rodea este asunto, especulando sobre su verdadera eficacia y la veracidad de las fuentes que promueven estos mensajes, contamos con el apoyo de dos grandes estudios (AREDS y AREDS2) que respaldan el uso de este tratamiento mediante una mezcla muy concreta de suplementos y vitaminas para los ojos. 

    El estudio AREDS2 comenzó en el año 2006 y finalizó 6 años más tarde, en 2012, se realizó a 4203 personas diagnosticadas con DMAE seca a distintos niveles, en un rango de edad entre los 50 y los 80 años. 

    La conclusión de este nuevo estudio presentó una formulación mejorada de vitaminas y suplementos para la degeneración macular y la retina en relación al anterior estudio (AREDS). 

    Es importante recordar que la combinación recomendada por AREDS2 no es una cura para la DMAE, si no un tratamiento constante que puede ser de gran ayuda para frenar y retardar el problema ocular en personas que padecen de DMAE temprana o intermedia. 

    Sabiendo esto, he aquí la combinación sugerida: 

    • Vitamina C (ácido ascórbico – 500 mg) 
    • Vitamina E (400 unidades internacionales – UI) 
    • Luteína (10 mg) Zeaxantina (2 mg) 
    • Zinc (óxido de zinc – 80mg) 
    • Cobre (óxido de cobre – 2mg)

    En fármacos o alimentos: ¿cómo tomar vitaminas para la degeneración macular?

    No se precisa de receta médica para adquirir las vitaminas recomendadas para el tratamiento de la degeneración macular. Existen a día de hoy una gran variedad de complejos vitamínicos desarrollados con el propósito de completar dietas carentes de algunos nutrientes.

    Aunque, hay muchos pacientes que hacen uso de estas vitaminas sin necesidad de ello, a la par que hay muchos otros que podrían encontrar un claro beneficio en el consumo de estas vitaminas y no lo hacen.

    Por lo general, en lo que a los ojos respecta, una dieta sana y equilibrada debería bastar para proveer los nutrientes requeridos para mantener una visión saludable. Sin embargo, la incorporación de estos complejos vitamínicos a su dieta, deberían ser consultados primero con un profesional sanitario.

    La importancia de consultar con un oftalmólogo si ha de incluir estas vitaminas en su día a día o no, se debe a la diferencias y variaciones que pueden mostrarse de un caso a otro, haciendo aún más relevante una recomendación específica de vitaminas adecuadas a su caso concreto de DMAE.

    Si aun no padeciendo de DMAE u otras patologías oculares, queremos incorporar a nuestra dieta vitaminas que aporten el bienestar a nuestros ojos, estos son una serie de alimentos que podemos añadir a nuestro día a día:

    Vitamina A
    Carnes como el hígado, algunos pescados y los productos lácteos son alimentos clasificados como fuentes de vitamina A. Las verduras como las zanahorias o las verduras de hoja verde (col, apio, borraja, canónigos, espinacas, lechugas, etc.) también ejercen como proveedores de esta vitamina. 

    Vitamina C
    Ciertos estudios sugieren que dos buenas maneras de disminuir la pérdida de agudeza visual y el desarrollo de la degeneración macular en un 19% y un 25%, respectivamente, consiste en la ingestión de 500mg de vitamina C diariamente.
    Podemos encontrarla en como ya bien sabemos, las naranjas, pero otras fuentes de esta vitamina también son los limones, los tomates, o las verduras de hoja verde, entre tantos otros. La vitamina C es vulnerable al calor, por lo que, si es nuestra intención consumir estos alimentos con el propósito de nutrir nuestro cuerpo con dichas propiedades, hemos de tomarlos crudos 

    Vitamina E
    La vitamina E destaca en alimentos como son los aguacates, las acelgas, las espinacas y una selección de frutos secos. El aceite de oliva, un elemento básico de la dieta del mediterráneo es una fuente muy importante de la vitamina E, aunque ha de ser virgen extra si verdaderamente deseamos aprovechar los beneficios que este aporta.

    En conclusión, el consumo de estas vitaminas y nutrientes sumados y tomando como objetivo el bienestar de nuestra visión es vital para así poder disfrutar de una buena vista durante años, libre de enfermedades oculares asociadas a la edad.

    No olvidemos la severa importancia de acudir a revisiones periódicas a tu clínica oftalomológica para mantener un buen control del estado actual de nuestra visión y en caso de ser necesario, poder actuar con antelación, adelantándonos a posibles enfermedades que puedan surgir.

  • Lente VIVITY en cirugía de cataratas

    ¿Por qué se implanta una lente intraocular?

    El cristalino es una lente natural transparente que está situada en el interior del ojo y permite enfocar correctamente los objetos a diferentes distancias.
    Cuando el cristalino se opacifica, se convierte en una catarata.
    Una catarata es una opacidad de la transparencia natural del cristalino del ojo.
    La opacidad provoca que la luz se disperse dentro del ojo y que no se logren enfocar bien las imágenes en la retina.
    El tratamiento de esta enfermedad es quirúrgico y es necesario realizar una cirugía para extraer la catarata e implantar una lente intraocular para sustituir la potencia del cristalino.

    Hoy en día, la operación de cataratas con una lente vivity permite recuperar la visión normal que tenía el paciente previo a la aparición de cataratas siempre y cuando no tenga otras enfermedades oculares asociadas.
    La cirugía de cataratas con láser femtosegundo e implantación de lente vivity se realiza con anestesia local y un mínimo de sedación para que el paciente no note molestias durante el proceso.
    Es un procedimiento ambulatorio que no requiere ingreso hospitalario y suele durar entre 10 – 15 minutos.

    Tipos de lentes intraoculares

    Una lente intraocular es una lente artificial que se implanta dentro del ojo realizando una cirugía ocular con el fin de corregir o mejorar el enfoque de las imágenes en la retina. Existen lentes intraoculares pseudofáquicas o fáquicas, en este caso, vamos a hablar de las lentes pseudofáquicas que son las que se utilizan en la cirugía de cataratas. Dentro de las lentes pseudofáquicas tenemos:
    • Lentes Monofocales: Están diseñadas para enfocar un punto/foco
    • Lentes Multifocales: Están diseñadas para enfocar varios focos
    • Lentes Tóricas: Lentes diseñadas para corregir el astigmatismo

    Ventajas de la lente intraocular VIVITY

    Es la primera lente intraocular acrysoft iq vivity trifocal / multifocal que corrige la presbicia proporcionando un rango completo de visión y un perfil de alteraciones visuales como una lente monofocal.

    Tiene un diseño no difractivo proporcionando una buena visión lejana e intermedia de alta calidad y visión funcional de cerca. Elimina en un porcentaje muy alto las alteraciones visuales propias de otros modelos de lentes intraoculares.

    Tiene un innovador diseño no difractivo , denominado tecnología X-WAVE, que reduce la dependencia de gafas en los pacientes con catarata y el nivel de interferencias visuales.

    Un gran porcentaje de pacientes manifiestan visión borrosa, pérdida de nitidez nocturna al conducir y visión de halos. La lente intraocular Vivitty supone una nueva alternativa para estos pacientes, ofreciendo una visión de lejos e intermedia de alta calidad, así como visión funcional de cerca, a la vez que mantiene un bajo perfil de molestias visuales, como halos o destellos, similar al de una lente intraocular monofocal.

    La novedosas tecnología no difractiva utiliza dos elementos de transición en la superficie anterior de la lente que funcionan sinérgicamente para crear un rango focal continuo extendido. De este modo,Vivity ofrece buenas visiones en condiciones fotópicas y mesópicas, sin fenómenos disfotópsicos.   La lente vivity también supone un avance extraordinario y una muy buena opción de lente intraocular para aquellos pacientes que tienen enfermedades oculares asociadas a la patología de catarata. Suelen ser pacientes que quieren optar a tener un rango mayor de visión que el que le aporta una lente monofocal clásica.

    Cuidados y post operación de implantación de lente intracular vivity

    Los cuidados postoperatorios después de la cirugía de catarata con implantación de lente intraocular vivity son iguales que los que se llevan acabo con una cirugía de catarata estándar:

    • No realizar movimientos bruscos post cirugía
    • Acudir periódicamente a los consultas postoperatorias pautadas por el médico
    • Realizar el tratamiento tópico antibiotico y corticoideo post operatorio pautado
    • No frotarse los ojos
    • Dormir del lado contrario al del ojo operado
    • Es recomendable usar gafas de sol
    • No sumergir la cabeza en piscinas, ríos o mar durante el primer mes post cirugía

    Revisiones posteriores

    Las revisiones postoperatorias después de una cirugía de catarata suelen ser :
    • 1 día después de la cirugía
    • Revisión a la semana
    • Revisión mensual
    • Revisión a los 6 meses
    • Revisión anual

    Si el paciente experimenta dolor, ojo rojo o pérdida de visión, deberá acudir a urgentemente a urgencias oftalmológicas para ser estudiado.

    Es importante recalcar que no todas las lentes intraoculares son aptas para todos los pacientes.
    En la Clínica Oftalmológica Martínez de Carneros cada paciente es estudiado de forma personalizada para saber qué lente es la más apropiada en cada caso.

    Después de valorar el caso de forma individual, teniendo en cuenta las características del ojo y las expectativas de cada persona, el cirujano junto con el paciente, decidirán cuál es la mejor lente para su caso en concreto.

    Ante cualquier duda, hable con su cirujano y pregunte las dudas acerca de su proceso quirúrgico y el tipo de lente intraocular que le van a implantar.

  • ¿Qué problemas pueden causar las lentes intraoculares?

    ¿Qué son las lentes intraoculares y por qué se utilizan?

    Una lente intraocular es una lente artificial que se implanta mediante un proceso quirúrgico dentro del ojo con el fin de corregir o mejorar:

    • Problemas de miopia, hipermetropía o astigmatismo
    • Problemas de opacificación del cristalino/cataratas

    Ninguna cirugía está exenta de riesgos, y en el blog de hoy vamos a introduciros posibles problemas que pueden causar.

    Problemas de las lentes intraoculares

    Hoy en día, los problemas o posibles efectos secundarios de las lentes intraoculares son mínimos, infrecuentes y de escasa consideración. Esto es debido al magnífico desarrollo y estudio de los materiales con los que están fabricadas, cada vez más blandos y de unos componentes biocompatibles con el ojo humano y que no suelen provocar rechazo del organismo ni tampoco molestias.

    No obstante, la introducción de una lente intraocular en el interior del ojo no deja de ser una operación, por lo que siempre existe riesgo, aunque sea muy bajo, de sufrir alguna complicación o contraindicación.
    Los problemas que se pueden presentar tras la introducción de una lente intraocular, son de diferentes tipos:

    • Infecciones: Durante cualquier tipo de intervención quirúrgica, siempre existe alguna posibilidad de contraer una infección. Pero en el caso de las cirugías para implantar lentes intraoculares dicho riesgo es extremadamente bajo, ya que se trata de un procedimiento limpio y con baja tasa de infección.
    • Desplazamiento de la lente intraocular: En la mayoría de los pacientes las lentes se quedan fijas en el saco capsular el resto de la vida pero hay en algunos casos que se pueden mover o dislocar dentro del ojo.
    • Opacificación de la lente intraocular: Las lentes intraoculares son transparentes en el momento de la implantación y deberían conservar esa transparencia el resto de la vida. Algunas lentes han sufrido un proceso de pacificación con el paso de los años y tienen que ser explantadas para recuperar la transparencia en la visión.
    • Inflamación: Algunas personas tienen tendencia a sufrir inflamaciones, que es lo que se conoce como uveítis. En estos casos, hay que valorar la operación para evitar riesgos de repetición o complicación de este tipo de inflamaciones.
    • Desprendimiento de retina: La retina es una lámina sensible a la luz situada en la parte posterior del ojo. Decimos que se produce un desprendimiento de retina cuando esta lámina se separa de la pared ocular, a la que normalmente está pegada. En las cirugías de implantación de lente intraocular puede existir mayor riesgo de desprendimiento de retina.
    • Glaucoma: El glaucoma es la lesión de las fibras del nervio óptico producido por un aumento de la presión intraocular, causado por una falta de drenaje del humor acuoso que se encuentra en la cámara anterior del ojo con la función de nutrir y oxigenar las estructuras del globo ocular como la córnea o cristalino , por eso la lente puede provocar este contratiempo, ya que se realiza un bloqueo pupilar inducido por la lente, que como se ha comentado anteriormente, impide la normal circulación del humor acuoso.
    • Suciedad en la lente intraocular: Es bastante frecuente que, tras la cirugía de cataratas con implantación de una lente intraocular pseudofáquica, el paciente se queje de tener la sensación de estar viendo a través de un cristal sucio o empañado con el paso del tiempo. Una de las complicaciones más frecuente de la cirugía de cataratas es la opacificación de la cápsula posterior del saco o popularmente conocido como “ lente sucia “ .Esto ocurre por el crecimiento de unas células epiteliales que persisten tras la cirugía de las cataratas y pueden migrar y crecer en la cápsula. En algunos casos, si progresa significativamente, la visión puede ser parecida a la que se tenía antes de la cirugía. Afortunadamente tiene tratamiento seguro, rápido, efectivo y sin dolor. Se realiza una limpieza con el láser YAG en consulta y dura unos segundos.
    • Rotación de la lente intraocular: Las lentes intraoculares que llevan astigmatismo, se llaman lentes tóricas. Estas lentes van situadas en un determinado eje y hasta que cicatrizan dentro del ojo, pueden rotar y moverse del lugar idóneo donde tienen que fijarse. Por ello se aconseja, no realizar esfuerzos físicos ni movimientos bruscos después de la cirugía hasta que la lente cicatrice. Si la lente se moviera, se vuelve a colocar en quirófano con una intervención rápida y habitualmente sencilla.
    • Luxación a cavidad vítrea: La luxación de la lente intraocular es una patología muy infrecuente que afecta a personas intervenidas de cataratas y que consiste en el desplazamiento de la lente implantada hacia la cavidad vítrea del ojo. Los pacientes experimentan pérdida visual repentina indolora. Suele producirse en pacientes con alta miopía, síndrome pseudoexfoliacion, traumatismos o pacientes con cirugías oculares previas. El tratamiento consiste en realizar una vitrectomia, extraer la lente e implantar una nueva en el segmento anterior.

    Si se ha visto sometido a una cirugía de implantación de lente intraocular y padece algún síntoma o problema de los mencionados en este artículo, no dude en contactar con su oftalmólogo de confianza o con su clínica oftalmológica

  • Síntomas y causas de la uveitis

    ¿Qué es la uveítis?

    La uveítis es una inflamación ocular, concretamente de la úvea, que es una capa de tejido que envuelve el interior del globo ocular y que se encuentra entre la esclerótica (la capa blanca del ojo) y la retina. Esta enfermedad es, en la actualidad, la tercera causa de ceguera en países desarrollados, en pacientes en edad laboral. De hecho, el 10% de pérdidas visuales totales tiene su origen en una uveítis.
    La úvea es una parte del ojo que tiene una alta sensibilidad a determinados procesos infecciosos e inflamatorios por un motivo muy claro: es el tejido con un mayor número de vasos sanguíneos de todo el organismo.
    La uveítis es una inflamación ocular grave, pudiendo provocar pérdidas de visión importantes, e, incluso, ceguera. Esto se debe a que la úvea está en contacto directo con estructuras oculares muy importantes y delicadas, especialmente la retina
    En función de la parte del ojo que se encuentre, diferenciamos varios tipos de uveítis:

    • Panuveítis: (uveítis difusa): es el proceso inflamatorio más grave, e implica la inflamación de todas las capas de la úvea.
    • Uveítis posterior (coroiditis y retinitis): afecta a la parte posterior del ojo y puede estar relacionada con alguna infección sistémica o con alguna enfermedad autoinmune.
    • Uveítis intermedia (ciclitis): se presenta en el cuerpo ciliar. Suele aparecer en hombres jóvenes y no se asocia a ninguna otra enfermedad.
    • Uveítis anterior (iritis): es el tipo más frecuente, y afecta a la parte anterior del ojo

    ¿Cuáles son las principales causas de la uveítis?

    En casi la mitad de los casos la uveítis surge de forma espontánea y su origen es desconocido (uveítis idiopática). En la otra mitad de los casos, si se pueden diagnosticar las causas de esta patología, que van desde enfermedades reumáticas como la artritis o la espondilitis anquilosante hasta toxoplasmosis, tuberculosis, sífilis o infección por herpes zóster, entre otras.

    La uveítis puede producirse por un abanico muy amplio de causas que incluyen: enfermedades infecciosas, patologías autoinmunes e, incluso, traumatismos:

    • Enfermedades infecciosas. La más frecuente es la toxoplasmosis, infección provocada por un parásito que puede provocar calcificaciones en el organismo y que, a veces, se enquista en la retina, provocando una patología conocida como coriorretinitis infecciosa, que es la causa más común de la uveítis. En los casos más graves puede llegar a provocar daños en la mácula (centro de la retina), generando pérdidas importantes de visión.
    • Enfermedades reumáticas. Afectan sobre todo a pacientes jóvenes y son de origen inflamatorio y no degenerativo.
    • Enfermedades autoinmunes provocadas por virus o factores ambientales, como la sarcoidosis o la enfermedad de behçet
    • Traumatismos en el ojo
    • Causas genéticas

    Síntomas

    ¿Cómo saber si tienes uveítis? Las manifestaciones clínicas o síntomas de la uveítis dependen de la zona del ojo que se vea afectada por la enfermedad y de las causas de su aparición.

    Para la uveítis anterior, los síntomas son principalmente:

    • Dolor: es la manifestación dominante. Es de carácter agudo y neurálgico ocular que se agrava con la exposición a la luz y la palpación. Puede asociarse también al lagrimeo.
    • Disminución de la visión: aparece desde los primeros momentos y se debe la exudación corneal, turbidez del acuoso y membrana pupilar o ciclítica.
    • Ojo rojo: Suele aparecer de manera repentina, y empeorar con rapidez.

    Para la uveítis posterior, principalmente son:

    • No hay signos de dolor, por lo que suele pasar desapercibido para el paciente a menos que esté afectado el polo posterior en la zona de la región macular o que el cuadro tengan una gran intensidad
    • Escotoma (zona de ceguera o punto negro): es la principal manifestación debido a la afectación de la retina subyacente con destrucción de foto receptores cuya nutrición depende de los vasos coroideos
    • Turbidez de la visión por opacidad difusa del vítreo que puede acompañarse de miodesopsias debido a un rendimiento de vítreo
    • Metamorfopsia (visión distorsionada): cuando la región macular está parcialmente afectada.

    Tratamiento de la uveítis

    Uno de los principales factores a tener en cuenta en el tratamiento de la uveítis es tratar de minimizar la reacción inflamatoria. Para ello el especialista llevará a cabo el siguiente procedimiento:

    • Dilatación pupilar y ciclopejía durante la fase activa del proceso para mantener en reposo la musculatura que forma el globo ocular para calmar el dolor
    • Tratamiento antiinflamatorio: sobre todo con corticoides aplicados tópicamente en las uveítis anteriores o por vía sistemática en las posteriores
      También pueden administrarse vía subconjuntival, aunque de ello debe encargarse siempre un oftalmólogo especializado. Los corticoides tópicos más empleados son la dexametasona y prednisolona, preferiblemente en colirio. Otros antiinflamatorios no corticoides son los salicilatos, la fenilbutazona o la oxifenbutazona.
    • Tratamiento antibiótico: principalmente indicado en las formas purulentas (segregación de pus). Se debe administrar de forma tópica, subconjuntival, sistemáticamente y, en algunos casos, por inyección intraocular.
    • Inmunosupresores: para aquellos casos más graves cuando el tratamiento anterior ha fracasado. Debe ser controlado por un hematólogo.
    • Intervención quirúrgica: En aquellos casos en los que surge alguna complicación por la inflamación intraocular como la catarata, el glaucoma o el desprendimiento de retina.

    Prevención de la uveítis

    La principal prevención de la uveítis es la detección precoz con una visita a consulta en la que un especialista investigue la causa de la inflamación.

     

    No realice ningún tratamiento sin acudir a su oftalmólogo de confianza o a una clínica oftalmológica previamente.

  • Degeneración macular seca

    ¿Qué es la degeneración macular seca?

    La degeneración macular seca se produce cuando las células de la mácula sensibles a la luz se van deteriorando poco a poco haciendo que la visión central se nuble gradualmente en el ojo afectado. A medida que la degeneración macular seca empeora, puede ser que se note un punto borroso en el centro de la visión.

    La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad asociada con el envejecimiento que gradualmente destruye y provoca el deterioro ocular y la visión central y el detalle de las imágenes. La visión central hace falta para ver con claridad y para realizar tareas diarias como por ejemplo leer y conducir

    La degeneración macular afecta a la mácula, la parte del ojo que permite ver los detalles pequeños. La degeneración macular no causa dolor, consiste en un deterioro ocular.

    En algunos casos, la degeneración macular relacionada con la edad avanza tan lentamente que las personas no notan cambio alguno en su visión. En otros casos la enfermedad progresa más rápidamente y puede causar una pérdida de la visión en ambos ojos. La degeneración macular es una de las causas principales de la pérdida de visión.

    ¿Cuáles son las causas detrás de la degeneración macular seca?

    A día de hoy se desconoce la causa de la degeneración macular seca. No obstante, la investigación indica que puede estar relacionada con una combinación de factores hereditarios y ambientales.

    La enfermedad se desarrolla medida que los ojos envejecen. La degeneración macular afecta la mácula: la parte de la retina responsable de la visión clara en tu línea directa de visión. Con el tiempo, el tejido de la mácula puede adelgazar y romperse

    Factores de riesgo

    Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer degeneración macular son los siguientes:

    • La edad
    • Antecedentes familiares y genéticas
    • Raza
    • Tabaquismo
    • Obesidad
    • Enfermedad cardiovascular

    ¿Es hereditaria la degeneración macular seca?

    La degeneración macular puede ser hereditaria, por lo que, si tiene parientes con la enfermedad, puede tener mayor riesgo de desarrollarla. Sin embargo, la buena noticia es que los factores de riesgo modificables también juegan un papel importante cuando se trata de desarrollar la degeneración macular. 

    Test de Amsler

    A continuación, a través de la rejilla de Amsler realizaremos un test, en donde se puede evaluar la visión e identificar un problema de degeneración macular, de forma precoz.
    (Para conocer si realmente padece esta enfermedad, tendrá que acudir a su oftalmólogo de confianza para que le realizan las pruebas adecuadas y le diagnostiquen de manera profesional).

    Consiste en un recuadro compuesto por un enrejado de líneas rectas idénticas y paralelas que tienen un punto en el medio.

    Para hacer el test debemos colocar la rejilla aproximadamente a unos 30 o 40 centímetros de los ojos y fijar la mirada en el punto central tapándonos alternativamente cada ojo sin ejercer presión. Las personas que usen lentillas, o gafas para leer deben ponérselas para realizar correctamente la prueba.

    La persona afectada por DMAE no ve las líneas rectas sino onduladas, deformadas, blanquecinas, turbias e incluso como si le faltaran trozos al enrejado y el punto central como si fuera una mancha en mitad del recuadro.

    • Colóquese a unos 35 cm de distancia del ordenador.
    • Sin quitarse las gafas si las usa, cúbrase un ojo y mire el punto del centro de esta rejilla
    • A continuación, repita el mismo ejercicio con el otro ojo
    • Compruebe si las líneas alrededor del punto o algún área de la rejilla aparecen onduladas o deformadas

    ¿Existe tratamiento para degeneración macular seca?

    Una vez que la degeneración macular seca alcanza la etapa avanzada, ningún tipo de tratamiento puede prevenir la pérdida de visión. Sin embargo, el tratamiento puede retrasar y posiblemente prevenir que la degeneración macular intermedia progrese a la etapa avanzada en la que ocurre la pérdida de visión.

    El Estudio de Enfermedades de la Visión Relacionadas con la Edad del Instituto Nacional del Ojo encontró que, si se tomaba una formulación específica de dosis altas de antioxidantes y zinc, se reducía considerablemente el riesgo de la degeneración macular avanzada y de la pérdida de visión asociada. Demorando el progreso de la etapa intermedia de la degeneración macular relacionada con la edad, a la etapa avanzada, podría salvar la visión de muchas personas.