Categoría
  • ¿Degeneración macular? Descubre qué vitaminas y suplementos te ayudan a enlentecer su progresión.

    ¿Qué son las vitaminas para la degeneración macular y por qué ayudan a enlentecer esta enfermedad ocular?

    ¿Qué son las vitaminas para la degeneración macular y por qué ayudan a enlentecer esta enfermedad ocular? La DMAE (degeneración macular asociada a la edad) se manifiesta de dos maneras distintas; la degeneración macular húmeda y la degeneración macular seca. 

    La primera, la DMAE húmeda precisa de un tratamiento a base de fármacos anti angiogénicos descubierto en 2006. La degeneración macular seca por otro lado, afecta al 80% de las personas diagnosticadas con DMAE. 

    Actualmente no existe un medicamento que trate directamente la degeneración macular seca. Es por eso mismo que muchos oftalmólogos recomiendan el consumo de vitaminas. 

    Las vitaminas para la DMAE seca, forman parte del único método con capacidad de enlentecer la enfermedad ocular reduciendo la probabilidad de aparición de este hasta un 25%.

    Vitaminas para la degeneración macular, ¿realmente funcionan?

    Aunque hay cierta polémica que rodea este asunto, especulando sobre su verdadera eficacia y la veracidad de las fuentes que promueven estos mensajes, contamos con el apoyo de dos grandes estudios (AREDS y AREDS2) que respaldan el uso de este tratamiento mediante una mezcla muy concreta de suplementos y vitaminas para los ojos. 

    El estudio AREDS2 comenzó en el año 2006 y finalizó 6 años más tarde, en 2012, se realizó a 4203 personas diagnosticadas con DMAE seca a distintos niveles, en un rango de edad entre los 50 y los 80 años. 

    La conclusión de este nuevo estudio presentó una formulación mejorada de vitaminas y suplementos para la degeneración macular y la retina en relación al anterior estudio (AREDS). 

    Es importante recordar que la combinación recomendada por AREDS2 no es una cura para la DMAE, si no un tratamiento constante que puede ser de gran ayuda para frenar y retardar el problema ocular en personas que padecen de DMAE temprana o intermedia. 

    Sabiendo esto, he aquí la combinación sugerida: 

    • Vitamina C (ácido ascórbico – 500 mg) 
    • Vitamina E (400 unidades internacionales – UI) 
    • Luteína (10 mg) Zeaxantina (2 mg) 
    • Zinc (óxido de zinc – 80mg) 
    • Cobre (óxido de cobre – 2mg)

    En fármacos o alimentos: ¿cómo tomar vitaminas para la degeneración macular?

    No se precisa de receta médica para adquirir las vitaminas recomendadas para el tratamiento de la degeneración macular. Existen a día de hoy una gran variedad de complejos vitamínicos desarrollados con el propósito de completar dietas carentes de algunos nutrientes.

    Aunque, hay muchos pacientes que hacen uso de estas vitaminas sin necesidad de ello, a la par que hay muchos otros que podrían encontrar un claro beneficio en el consumo de estas vitaminas y no lo hacen.

    Por lo general, en lo que a los ojos respecta, una dieta sana y equilibrada debería bastar para proveer los nutrientes requeridos para mantener una visión saludable. Sin embargo, la incorporación de estos complejos vitamínicos a su dieta, deberían ser consultados primero con un profesional sanitario.

    La importancia de consultar con un oftalmólogo si ha de incluir estas vitaminas en su día a día o no, se debe a la diferencias y variaciones que pueden mostrarse de un caso a otro, haciendo aún más relevante una recomendación específica de vitaminas adecuadas a su caso concreto de DMAE.

    Si aun no padeciendo de DMAE u otras patologías oculares, queremos incorporar a nuestra dieta vitaminas que aporten el bienestar a nuestros ojos, estos son una serie de alimentos que podemos añadir a nuestro día a día:

    Vitamina A
    Carnes como el hígado, algunos pescados y los productos lácteos son alimentos clasificados como fuentes de vitamina A. Las verduras como las zanahorias o las verduras de hoja verde (col, apio, borraja, canónigos, espinacas, lechugas, etc.) también ejercen como proveedores de esta vitamina. 

    Vitamina C
    Ciertos estudios sugieren que dos buenas maneras de disminuir la pérdida de agudeza visual y el desarrollo de la degeneración macular en un 19% y un 25%, respectivamente, consiste en la ingestión de 500mg de vitamina C diariamente.
    Podemos encontrarla en como ya bien sabemos, las naranjas, pero otras fuentes de esta vitamina también son los limones, los tomates, o las verduras de hoja verde, entre tantos otros. La vitamina C es vulnerable al calor, por lo que, si es nuestra intención consumir estos alimentos con el propósito de nutrir nuestro cuerpo con dichas propiedades, hemos de tomarlos crudos 

    Vitamina E
    La vitamina E destaca en alimentos como son los aguacates, las acelgas, las espinacas y una selección de frutos secos. El aceite de oliva, un elemento básico de la dieta del mediterráneo es una fuente muy importante de la vitamina E, aunque ha de ser virgen extra si verdaderamente deseamos aprovechar los beneficios que este aporta.

    En conclusión, el consumo de estas vitaminas y nutrientes sumados y tomando como objetivo el bienestar de nuestra visión es vital para así poder disfrutar de una buena vista durante años, libre de enfermedades oculares asociadas a la edad.

    No olvidemos la severa importancia de acudir a revisiones periódicas a tu clínica oftalomológica para mantener un buen control del estado actual de nuestra visión y en caso de ser necesario, poder actuar con antelación, adelantándonos a posibles enfermedades que puedan surgir.

  • Lente VIVITY en cirugía de cataratas

    ¿Por qué se implanta una lente intraocular?

    El cristalino es una lente natural transparente que está situada en el interior del ojo y permite enfocar correctamente los objetos a diferentes distancias.
    Cuando el cristalino se opacifica, se convierte en una catarata.
    Una catarata es una opacidad de la transparencia natural del cristalino del ojo.
    La opacidad provoca que la luz se disperse dentro del ojo y que no se logren enfocar bien las imágenes en la retina.
    El tratamiento de esta enfermedad es quirúrgico y es necesario realizar una cirugía para extraer la catarata e implantar una lente intraocular para sustituir la potencia del cristalino.

    Hoy en día, la operación de cataratas con una lente vivity permite recuperar la visión normal que tenía el paciente previo a la aparición de cataratas siempre y cuando no tenga otras enfermedades oculares asociadas.
    La cirugía de cataratas con láser femtosegundo e implantación de lente vivity se realiza con anestesia local y un mínimo de sedación para que el paciente no note molestias durante el proceso.
    Es un procedimiento ambulatorio que no requiere ingreso hospitalario y suele durar entre 10 – 15 minutos.

    Tipos de lentes intraoculares

    Una lente intraocular es una lente artificial que se implanta dentro del ojo realizando una cirugía ocular con el fin de corregir o mejorar el enfoque de las imágenes en la retina. Existen lentes intraoculares pseudofáquicas o fáquicas, en este caso, vamos a hablar de las lentes pseudofáquicas que son las que se utilizan en la cirugía de cataratas. Dentro de las lentes pseudofáquicas tenemos:
    • Lentes Monofocales: Están diseñadas para enfocar un punto/foco
    • Lentes Multifocales: Están diseñadas para enfocar varios focos
    • Lentes Tóricas: Lentes diseñadas para corregir el astigmatismo

    Ventajas de la lente intraocular VIVITY

    Es la primera lente intraocular acrysoft iq vivity trifocal / multifocal que corrige la presbicia proporcionando un rango completo de visión y un perfil de alteraciones visuales como una lente monofocal.

    Tiene un diseño no difractivo proporcionando una buena visión lejana e intermedia de alta calidad y visión funcional de cerca. Elimina en un porcentaje muy alto las alteraciones visuales propias de otros modelos de lentes intraoculares.

    Tiene un innovador diseño no difractivo , denominado tecnología X-WAVE, que reduce la dependencia de gafas en los pacientes con catarata y el nivel de interferencias visuales.

    Un gran porcentaje de pacientes manifiestan visión borrosa, pérdida de nitidez nocturna al conducir y visión de halos. La lente intraocular Vivitty supone una nueva alternativa para estos pacientes, ofreciendo una visión de lejos e intermedia de alta calidad, así como visión funcional de cerca, a la vez que mantiene un bajo perfil de molestias visuales, como halos o destellos, similar al de una lente intraocular monofocal.

    La novedosas tecnología no difractiva utiliza dos elementos de transición en la superficie anterior de la lente que funcionan sinérgicamente para crear un rango focal continuo extendido. De este modo,Vivity ofrece buenas visiones en condiciones fotópicas y mesópicas, sin fenómenos disfotópsicos.   La lente vivity también supone un avance extraordinario y una muy buena opción de lente intraocular para aquellos pacientes que tienen enfermedades oculares asociadas a la patología de catarata. Suelen ser pacientes que quieren optar a tener un rango mayor de visión que el que le aporta una lente monofocal clásica.

    Cuidados y post operación de implantación de lente intracular vivity

    Los cuidados postoperatorios después de la cirugía de catarata con implantación de lente intraocular vivity son iguales que los que se llevan acabo con una cirugía de catarata estándar:

    • No realizar movimientos bruscos post cirugía
    • Acudir periódicamente a los consultas postoperatorias pautadas por el médico
    • Realizar el tratamiento tópico antibiotico y corticoideo post operatorio pautado
    • No frotarse los ojos
    • Dormir del lado contrario al del ojo operado
    • Es recomendable usar gafas de sol
    • No sumergir la cabeza en piscinas, ríos o mar durante el primer mes post cirugía

    Revisiones posteriores

    Las revisiones postoperatorias después de una cirugía de catarata suelen ser :
    • 1 día después de la cirugía
    • Revisión a la semana
    • Revisión mensual
    • Revisión a los 6 meses
    • Revisión anual

    Si el paciente experimenta dolor, ojo rojo o pérdida de visión, deberá acudir a urgentemente a urgencias oftalmológicas para ser estudiado.

    Es importante recalcar que no todas las lentes intraoculares son aptas para todos los pacientes.
    En la Clínica Oftalmológica Martínez de Carneros cada paciente es estudiado de forma personalizada para saber qué lente es la más apropiada en cada caso.

    Después de valorar el caso de forma individual, teniendo en cuenta las características del ojo y las expectativas de cada persona, el cirujano junto con el paciente, decidirán cuál es la mejor lente para su caso en concreto.

    Ante cualquier duda, hable con su cirujano y pregunte las dudas acerca de su proceso quirúrgico y el tipo de lente intraocular que le van a implantar.

  • ¿Qué problemas pueden causar las lentes intraoculares?

    ¿Qué son las lentes intraoculares y por qué se utilizan?

    Una lente intraocular es una lente artificial que se implanta mediante un proceso quirúrgico dentro del ojo con el fin de corregir o mejorar:

    • Problemas de miopia, hipermetropía o astigmatismo
    • Problemas de opacificación del cristalino/cataratas

    Ninguna cirugía está exenta de riesgos, y en el blog de hoy vamos a introduciros posibles problemas que pueden causar.

    Problemas de las lentes intraoculares

    Hoy en día, los problemas o posibles efectos secundarios de las lentes intraoculares son mínimos, infrecuentes y de escasa consideración. Esto es debido al magnífico desarrollo y estudio de los materiales con los que están fabricadas, cada vez más blandos y de unos componentes biocompatibles con el ojo humano y que no suelen provocar rechazo del organismo ni tampoco molestias.

    No obstante, la introducción de una lente intraocular en el interior del ojo no deja de ser una operación, por lo que siempre existe riesgo, aunque sea muy bajo, de sufrir alguna complicación o contraindicación.
    Los problemas que se pueden presentar tras la introducción de una lente intraocular, son de diferentes tipos:

    • Infecciones: Durante cualquier tipo de intervención quirúrgica, siempre existe alguna posibilidad de contraer una infección. Pero en el caso de las cirugías para implantar lentes intraoculares dicho riesgo es extremadamente bajo, ya que se trata de un procedimiento limpio y con baja tasa de infección.
    • Desplazamiento de la lente intraocular: En la mayoría de los pacientes las lentes se quedan fijas en el saco capsular el resto de la vida pero hay en algunos casos que se pueden mover o dislocar dentro del ojo.
    • Opacificación de la lente intraocular: Las lentes intraoculares son transparentes en el momento de la implantación y deberían conservar esa transparencia el resto de la vida. Algunas lentes han sufrido un proceso de pacificación con el paso de los años y tienen que ser explantadas para recuperar la transparencia en la visión.
    • Inflamación: Algunas personas tienen tendencia a sufrir inflamaciones, que es lo que se conoce como uveítis. En estos casos, hay que valorar la operación para evitar riesgos de repetición o complicación de este tipo de inflamaciones.
    • Desprendimiento de retina: La retina es una lámina sensible a la luz situada en la parte posterior del ojo. Decimos que se produce un desprendimiento de retina cuando esta lámina se separa de la pared ocular, a la que normalmente está pegada. En las cirugías de implantación de lente intraocular puede existir mayor riesgo de desprendimiento de retina.
    • Glaucoma: El glaucoma es la lesión de las fibras del nervio óptico producido por un aumento de la presión intraocular, causado por una falta de drenaje del humor acuoso que se encuentra en la cámara anterior del ojo con la función de nutrir y oxigenar las estructuras del globo ocular como la córnea o cristalino , por eso la lente puede provocar este contratiempo, ya que se realiza un bloqueo pupilar inducido por la lente, que como se ha comentado anteriormente, impide la normal circulación del humor acuoso.
    • Suciedad en la lente intraocular: Es bastante frecuente que, tras la cirugía de cataratas con implantación de una lente intraocular pseudofáquica, el paciente se queje de tener la sensación de estar viendo a través de un cristal sucio o empañado con el paso del tiempo. Una de las complicaciones más frecuente de la cirugía de cataratas es la opacificación de la cápsula posterior del saco o popularmente conocido como “ lente sucia “ .Esto ocurre por el crecimiento de unas células epiteliales que persisten tras la cirugía de las cataratas y pueden migrar y crecer en la cápsula. En algunos casos, si progresa significativamente, la visión puede ser parecida a la que se tenía antes de la cirugía. Afortunadamente tiene tratamiento seguro, rápido, efectivo y sin dolor. Se realiza una limpieza con el láser YAG en consulta y dura unos segundos.
    • Rotación de la lente intraocular: Las lentes intraoculares que llevan astigmatismo, se llaman lentes tóricas. Estas lentes van situadas en un determinado eje y hasta que cicatrizan dentro del ojo, pueden rotar y moverse del lugar idóneo donde tienen que fijarse. Por ello se aconseja, no realizar esfuerzos físicos ni movimientos bruscos después de la cirugía hasta que la lente cicatrice. Si la lente se moviera, se vuelve a colocar en quirófano con una intervención rápida y habitualmente sencilla.
    • Luxación a cavidad vítrea: La luxación de la lente intraocular es una patología muy infrecuente que afecta a personas intervenidas de cataratas y que consiste en el desplazamiento de la lente implantada hacia la cavidad vítrea del ojo. Los pacientes experimentan pérdida visual repentina indolora. Suele producirse en pacientes con alta miopía, síndrome pseudoexfoliacion, traumatismos o pacientes con cirugías oculares previas. El tratamiento consiste en realizar una vitrectomia, extraer la lente e implantar una nueva en el segmento anterior.

    Si se ha visto sometido a una cirugía de implantación de lente intraocular y padece algún síntoma o problema de los mencionados en este artículo, no dude en contactar con su oftalmólogo de confianza o con su clínica oftalmológica

  • Síntomas y causas de la uveitis

    ¿Qué es la uveítis?

    La uveítis es una inflamación ocular, concretamente de la úvea, que es una capa de tejido que envuelve el interior del globo ocular y que se encuentra entre la esclerótica (la capa blanca del ojo) y la retina. Esta enfermedad es, en la actualidad, la tercera causa de ceguera en países desarrollados, en pacientes en edad laboral. De hecho, el 10% de pérdidas visuales totales tiene su origen en una uveítis.
    La úvea es una parte del ojo que tiene una alta sensibilidad a determinados procesos infecciosos e inflamatorios por un motivo muy claro: es el tejido con un mayor número de vasos sanguíneos de todo el organismo.
    La uveítis es una inflamación ocular grave, pudiendo provocar pérdidas de visión importantes, e, incluso, ceguera. Esto se debe a que la úvea está en contacto directo con estructuras oculares muy importantes y delicadas, especialmente la retina
    En función de la parte del ojo que se encuentre, diferenciamos varios tipos de uveítis:

    • Panuveítis: (uveítis difusa): es el proceso inflamatorio más grave, e implica la inflamación de todas las capas de la úvea.
    • Uveítis posterior (coroiditis y retinitis): afecta a la parte posterior del ojo y puede estar relacionada con alguna infección sistémica o con alguna enfermedad autoinmune.
    • Uveítis intermedia (ciclitis): se presenta en el cuerpo ciliar. Suele aparecer en hombres jóvenes y no se asocia a ninguna otra enfermedad.
    • Uveítis anterior (iritis): es el tipo más frecuente, y afecta a la parte anterior del ojo

    ¿Cuáles son las principales causas de la uveítis?

    En casi la mitad de los casos la uveítis surge de forma espontánea y su origen es desconocido (uveítis idiopática). En la otra mitad de los casos, si se pueden diagnosticar las causas de esta patología, que van desde enfermedades reumáticas como la artritis o la espondilitis anquilosante hasta toxoplasmosis, tuberculosis, sífilis o infección por herpes zóster, entre otras.

    La uveítis puede producirse por un abanico muy amplio de causas que incluyen: enfermedades infecciosas, patologías autoinmunes e, incluso, traumatismos:

    • Enfermedades infecciosas. La más frecuente es la toxoplasmosis, infección provocada por un parásito que puede provocar calcificaciones en el organismo y que, a veces, se enquista en la retina, provocando una patología conocida como coriorretinitis infecciosa, que es la causa más común de la uveítis. En los casos más graves puede llegar a provocar daños en la mácula (centro de la retina), generando pérdidas importantes de visión.
    • Enfermedades reumáticas. Afectan sobre todo a pacientes jóvenes y son de origen inflamatorio y no degenerativo.
    • Enfermedades autoinmunes provocadas por virus o factores ambientales, como la sarcoidosis o la enfermedad de behçet
    • Traumatismos en el ojo
    • Causas genéticas

    Síntomas

    ¿Cómo saber si tienes uveítis? Las manifestaciones clínicas o síntomas de la uveítis dependen de la zona del ojo que se vea afectada por la enfermedad y de las causas de su aparición.

    Para la uveítis anterior, los síntomas son principalmente:

    • Dolor: es la manifestación dominante. Es de carácter agudo y neurálgico ocular que se agrava con la exposición a la luz y la palpación. Puede asociarse también al lagrimeo.
    • Disminución de la visión: aparece desde los primeros momentos y se debe la exudación corneal, turbidez del acuoso y membrana pupilar o ciclítica.
    • Ojo rojo: Suele aparecer de manera repentina, y empeorar con rapidez.

    Para la uveítis posterior, principalmente son:

    • No hay signos de dolor, por lo que suele pasar desapercibido para el paciente a menos que esté afectado el polo posterior en la zona de la región macular o que el cuadro tengan una gran intensidad
    • Escotoma (zona de ceguera o punto negro): es la principal manifestación debido a la afectación de la retina subyacente con destrucción de foto receptores cuya nutrición depende de los vasos coroideos
    • Turbidez de la visión por opacidad difusa del vítreo que puede acompañarse de miodesopsias debido a un rendimiento de vítreo
    • Metamorfopsia (visión distorsionada): cuando la región macular está parcialmente afectada.

    Tratamiento de la uveítis

    Uno de los principales factores a tener en cuenta en el tratamiento de la uveítis es tratar de minimizar la reacción inflamatoria. Para ello el especialista llevará a cabo el siguiente procedimiento:

    • Dilatación pupilar y ciclopejía durante la fase activa del proceso para mantener en reposo la musculatura que forma el globo ocular para calmar el dolor
    • Tratamiento antiinflamatorio: sobre todo con corticoides aplicados tópicamente en las uveítis anteriores o por vía sistemática en las posteriores
      También pueden administrarse vía subconjuntival, aunque de ello debe encargarse siempre un oftalmólogo especializado. Los corticoides tópicos más empleados son la dexametasona y prednisolona, preferiblemente en colirio. Otros antiinflamatorios no corticoides son los salicilatos, la fenilbutazona o la oxifenbutazona.
    • Tratamiento antibiótico: principalmente indicado en las formas purulentas (segregación de pus). Se debe administrar de forma tópica, subconjuntival, sistemáticamente y, en algunos casos, por inyección intraocular.
    • Inmunosupresores: para aquellos casos más graves cuando el tratamiento anterior ha fracasado. Debe ser controlado por un hematólogo.
    • Intervención quirúrgica: En aquellos casos en los que surge alguna complicación por la inflamación intraocular como la catarata, el glaucoma o el desprendimiento de retina.

    Prevención de la uveítis

    La principal prevención de la uveítis es la detección precoz con una visita a consulta en la que un especialista investigue la causa de la inflamación.

     

    No realice ningún tratamiento sin acudir a su oftalmólogo de confianza o a una clínica oftalmológica previamente.

  • Degeneración macular seca

    ¿Qué es la degeneración macular seca?

    La degeneración macular seca se produce cuando las células de la mácula sensibles a la luz se van deteriorando poco a poco haciendo que la visión central se nuble gradualmente en el ojo afectado. A medida que la degeneración macular seca empeora, puede ser que se note un punto borroso en el centro de la visión.

    La degeneración macular relacionada con la edad es una enfermedad asociada con el envejecimiento que gradualmente destruye y provoca el deterioro ocular y la visión central y el detalle de las imágenes. La visión central hace falta para ver con claridad y para realizar tareas diarias como por ejemplo leer y conducir

    La degeneración macular afecta a la mácula, la parte del ojo que permite ver los detalles pequeños. La degeneración macular no causa dolor, consiste en un deterioro ocular.

    En algunos casos, la degeneración macular relacionada con la edad avanza tan lentamente que las personas no notan cambio alguno en su visión. En otros casos la enfermedad progresa más rápidamente y puede causar una pérdida de la visión en ambos ojos. La degeneración macular es una de las causas principales de la pérdida de visión.

    ¿Cuáles son las causas detrás de la degeneración macular seca?

    A día de hoy se desconoce la causa de la degeneración macular seca. No obstante, la investigación indica que puede estar relacionada con una combinación de factores hereditarios y ambientales.

    La enfermedad se desarrolla medida que los ojos envejecen. La degeneración macular afecta la mácula: la parte de la retina responsable de la visión clara en tu línea directa de visión. Con el tiempo, el tejido de la mácula puede adelgazar y romperse

    Factores de riesgo

    Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer degeneración macular son los siguientes:

    • La edad
    • Antecedentes familiares y genéticas
    • Raza
    • Tabaquismo
    • Obesidad
    • Enfermedad cardiovascular

    ¿Es hereditaria la degeneración macular seca?

    La degeneración macular puede ser hereditaria, por lo que, si tiene parientes con la enfermedad, puede tener mayor riesgo de desarrollarla. Sin embargo, la buena noticia es que los factores de riesgo modificables también juegan un papel importante cuando se trata de desarrollar la degeneración macular. 

    Test de Amsler

    A continuación, a través de la rejilla de Amsler realizaremos un test, en donde se puede evaluar la visión e identificar un problema de degeneración macular, de forma precoz.
    (Para conocer si realmente padece esta enfermedad, tendrá que acudir a su oftalmólogo de confianza para que le realizan las pruebas adecuadas y le diagnostiquen de manera profesional).

    Consiste en un recuadro compuesto por un enrejado de líneas rectas idénticas y paralelas que tienen un punto en el medio.

    Para hacer el test debemos colocar la rejilla aproximadamente a unos 30 o 40 centímetros de los ojos y fijar la mirada en el punto central tapándonos alternativamente cada ojo sin ejercer presión. Las personas que usen lentillas, o gafas para leer deben ponérselas para realizar correctamente la prueba.

    La persona afectada por DMAE no ve las líneas rectas sino onduladas, deformadas, blanquecinas, turbias e incluso como si le faltaran trozos al enrejado y el punto central como si fuera una mancha en mitad del recuadro.

    • Colóquese a unos 35 cm de distancia del ordenador.
    • Sin quitarse las gafas si las usa, cúbrase un ojo y mire el punto del centro de esta rejilla
    • A continuación, repita el mismo ejercicio con el otro ojo
    • Compruebe si las líneas alrededor del punto o algún área de la rejilla aparecen onduladas o deformadas

    ¿Existe tratamiento para degeneración macular seca?

    Una vez que la degeneración macular seca alcanza la etapa avanzada, ningún tipo de tratamiento puede prevenir la pérdida de visión. Sin embargo, el tratamiento puede retrasar y posiblemente prevenir que la degeneración macular intermedia progrese a la etapa avanzada en la que ocurre la pérdida de visión.

    El Estudio de Enfermedades de la Visión Relacionadas con la Edad del Instituto Nacional del Ojo encontró que, si se tomaba una formulación específica de dosis altas de antioxidantes y zinc, se reducía considerablemente el riesgo de la degeneración macular avanzada y de la pérdida de visión asociada. Demorando el progreso de la etapa intermedia de la degeneración macular relacionada con la edad, a la etapa avanzada, podría salvar la visión de muchas personas.

  • Prótesis Ocular

    ¿Qué es una prótesis del ojo?

    Las prótesis oculares son sustitutos estéticos del globo ocular, creados lo más parecido posible al ojo natural, es decir, al ojo sano.  El ojo artificial ha evolucionado gracias al uso de materiales cada vez más vanguardistas y fiables que nos han hecho pasar de las prótesis de cristal clásicas a prótesis creadas con resinas acrílicas antialergénicas de larga durabilidad y que ofrecen a los pacientes un gran efecto estético.

    Se trata de restaurar el aspecto facial natural cuando se sufre la pérdida de un ojo, bien por traumatismos (accidentes de tráfico, laborales, domésticos…)

    La restauración del globo ocular mediante una prótesis ocular no supone para el paciente ningún impedimento a la hora de realizar cualquier tipo de tarea, bañarse, hacer deporte, etc…

    Lo cual ayudará a no tener ningún complejo derivado de ello.

    Adaptación de prótesis oculares

    Para la realización de la prótesis ocular se tomará un molde de la cavidad de cada paciente, lo que indica que cada prótesis es única y solo se puede adaptar en dicho paciente. Posteriormente, se hace un estudio de cada paciente y s se considera oportuno se hacen unas pruebas epicutáneas de alergias a materiales.

    Hecho esto, se trabaja directamente con el paciente para adaptar el patrón de cera con el que se realizará la prótesis ocular definitiva y se pinta y maquilla tanto el iris como la esclera con el paciente delante para tomar todos los detalles como colores vistos en la esclera, venas y rasgos característicos.

    Para la realización de dicha prótesis se necesitan varias sesiones con el paciente y horas de trabajo en el laboratorio para la realización de una prótesis intransferible, perfectamente adaptada, única, y exclusiva.

    Historia de las prótesis oculares

    El ejercicio de esta especialidad tiene sus inicios en Europa en el siglo XVIII y se utilizaban diferentes materiales para la confección de los ojos artificiales pero el cristal fue el mejor tolerado por los pacientes.
    Fue entonces, el francés Boissonneau quien formuló el término “ocularista” para la persona que hacía los ojos y “ocularística” a la profesión en sí misma.

    Su labor tuvo fuerte influencia en el desarrollo de esta ciencia en Europa y América, tato que Boissonneau proveía de prótesis y viajaba a diversos pueblos y ciudades de Europa para atender a los pacientes.

    Ya en el siglo XX, después de dos guerras mundiales, Estados Unidos se hizo fuerte en la fabricación de ojos de acrílico, desplazando cada vez más al vidrio como material. En 1958 se fundó la American Society of Ocularists (A.S.O.)

    Limpieza de prótesis oculares

    La limpieza y cuidado de la prótesis ocular es fundamental para aumentar su bienestar y apariencia y alargará la vida y duración de la prótesis ocular.

    Así como cada prótesis es única, el uso y cuidado depende de cada paciente.
    Sin embargo, comúnmente, un lente escleral debe retirarse antes de dormir y lavarse al día siguiente antes de colocarse.

    Por otro lado, una prótesis ocular convencional puede usarse las 24 horas y su limpieza se recomienda cada tres días.
    Además del uso adecuado, es importante limpiar las prótesis, ya que las secreciones comunes de los ojos como lágrimas o mucosa, dejan depósitos que pueden opacarla.
    Al limpiarlas no es necesario dejarlas reposar o remojándose en soluciones para lentes de contacto o similares.

    Como la prótesis se usa en un medio húmedo puede formar adherencias que no se quitan con la limpieza regular, por eso deben recibir una limpieza profesional pulido cada seis meses.
    Además de retirar las impurezas, la limpieza y el pulido profesional eliminarán rasguños y parte del desgaste natural de la limpieza y devolverá su brillo y apariencia de vida

  • Salud Ocular

    Salud Ocular

    La salud ocular es muy importante y en nuestro día a día nos enfrentamos a múltiples actividades en las que se ve realmente afectada como puede ser las pantallas de los móviles y ordenadores o el estrés, son factores que perjudican y alteran la tensión ocular.

    Para mantener e, incluso mejorar tu salud ocular es necesario contar con un buen estado de salud general, con una alimentación equilibrada y evitar hábitos nocivos como el tabaco, así como tener en cuenta aspectos concretos para proteger el sentido de vista como proteger tus ojos del sol, el polvo, o pequeños golpes o tener cuidado con las pantallas de ordenadores, tablets, y móviles.

    Consejos para proteger los ojos

    Desde nuestra clínica oftalmológica Martínez de Carneros vamos a dar una serie de consejos que le ayudarán a proteger su vista.

    • Uso de lentillas desechables: Uno de los principales trucos para evitar malos hábitos en el cuidado ocular es el correcto uso de las lentillas. En este sentido, la mejor opción para quienes son más propensos a padecer alergias oculares, son las lentes desechables diarias, ya que impiden cualquier acumulación de agentes alérgenos en su superficie. Para aquellos que prefieran las lentillas quincenales, mensuales o de uso prolongado, es muy importante preocuparse por la limpieza y la desinfección constante.
    • Protección ocular en la práctica de deportes al aire libre: En caso de que se realicen actividades deportivas de aventura o velocidad como el ciclismo, es necesario prestar especial atención a la salud visual, y protegerla mediante gafas envolventes. Sin apenas tiempo de reacción los practicantes de este deporte tienen que hacer frente a inclemencias del tiempo como viento, mosquitos o partículas de polvo, la entrada de estos cuerpos extraños en el sistema visual puede producir graves irritaciones en los ojos e incluso dañar la superficie ocular.
    • Evitar la sequedad ocular frente al ordenador: Practicar ejercicios visuales de relajación, apartar la mirada de la pantalla cada 2 horas, parpadear a menudo, utilizar lágrimas artificiales, el objetivo es evitar la sequedad ocular y conseguir una humedad del ojo de entre el 40 y el 70% para lograr que permanezca libre de alérgenos. La razón es que con la vista fija en la pantalla se tiende a parpadear menos, por lo que pasar muchas horas frente al ordenador nos hace más vulnerables ante las afecciones oculares. Por este motivo, es fundamental adecuar los espacios de trabajo para evitar mareos, fatiga visual, visión borrosa o enrojecimiento de los ojos.
    • Acudir periódicamente a revisiones con el oftalmólogo: Hay enfermedades como el glaucoma, la retinopatía, y “el ojo vago” en el caso de los niños, no dan síntomas al principio, pero detectarlas a tiempo permiten facilitar el tratamiento y mejorar el pronóstico, advirtiendo además que este tipo de enfermedades pueden volverse crónicas.
    • Una alimentación equilibrada: es también fundamental, en la que se trata de retirar alimentos de nuestra dieta, pero si reducir el consumo de aquellos altos en grasas y denominados “alimentos chatarra” por su nulo aporte nutricional. Un consumo equilibrado que incluya regularmente frutas, legumbres, y verduras debe ser parte indispensable diaria de nuestra mesa.
    • Evitar el tabaco: Dejando a un lado los efectos negativos del tabaco y que todos conocemos, la nicotina que inhalamos puede provocar problemas visuales elevando significativamente el riesgo de padecer degeneración macular, una de las principales causas de ceguera funcional en el mundo occidental.
    • Un consejo muy útil y que la gente desconoce su importancia, son los ejercicios para descansar la vista, sin embargo, hacerlos de manera regular, ofrecen muchos beneficios para mantener una vista saludable y descansada, además de rebajar la tensión ocular.
  • Tensión Ocular

    ¿Qué es la tensión ocular?

    La tensión ocular es el nombre coloquial de presión ocular. El ojo al ser un órgano aproximadamente esférico, para conservar la forma, se llena con un fluido que está a más presión de la atmósfera. Si el fluido está a mayor presión que lo que hay en el exterior, la cubierta se estira y adopta la forma aproximada de la esfera.

    La hipertensión ocular significa que la tensión dentro del ojo es más alta de lo normal, si no es tratada, puede provocar glaucoma y la pérdida permanente de la visión en algunas personas. Sin embargo, hay casos en los que se puede tener una tensión ocular alta sin desarrollar ningún daño en sus ojos o visión por lo que para medir la tensión ocular sería necesario un examen de la vista completo y un examen del campo visual.

    Los síntomas principales de una presión ocular alta son:

    • Dolor de cabeza
    • Dolor de ojos
    • Pérdida gradual de la visión

    Por otro lado encontramos el humor acuoso es un líquido transparente que se produce en el ojo que fluye a través de la pupila y llena la cámara anterior del ojo, que es el espacio entre el iris y la córnea

    El humor acuoso drena fuera del ojo a través de una estructura llamada malla trabecular, en la periferia de la cámara anterior, donde se unen la córnea y el iris. Si el cuerpo ciliar produce demasiado humor acuoso, la presión dentro del ojo aumenta y causa hipertensión ocular.

    ¿Cómo se mide la tensión ocular?

    Para medir la tensión ocular, hay que saber que no tiene nada que ver la presión arterial con la presión ocular.
    La primera mide la presión que ejerce la sangre en las paredes de las arterias mientras que la tensión ocular mide la formación y eliminación del humor acuoso.

    La manera de conocer la tensión ocular es realizando un examen que mediante un artefacto se mide la presión de los nervios, este examen se denomina tonometría, y para ello, el Doctor, colocará una anestesia local para no sentir molestias, pues durante el proceso, se tocará la córnea con un tonómetro.

    También hay otro tipo de examen que permite al doctor conocer la tensión de los ojos sin tener que dormir la zona y sin tocar la córnea. La medición se lograría con un pequeño soplo de aire que le permite al especialista observar si hay demasiada presión en la cavidad.

    Ambos procesos llevará no más de dos minutos para conocer si se tiene o no niveles altos de presión ocular.

    Los indicadores de una tensión ocular alta, indican que los valores normales, conocidos por no superar los 21 mmHg, o milímetros de mercurio, se encuentran alterados. Es decir, por encima de la presión intraocular aceptada

    Las principales causas de una tensión ocular elevada son:

    • Antecedentes familiares
    • Padecer miopía alta o miopía patológica
    • Diabetes mellitus

    ¿Cómo bajar la tensión ocular?

    La manera principal de cómo bajar una tensión ocular alta, comienza por la reducción de estrés, o consumo elevado de alcohol y tabaco, ya que estas últimas sustancias aumentan las posibilidades de desarrollar una complicación.

    También es recomendable contar con hábitos alimenticios saludables que aporten al organismo, nutrientes y vitaminas para reponerse.

    Sin embargo, cuando el caso es grave, se recomienda acudir al oftalmólogo para evaluar las posibles opciones para remediar la anomalía, entre las más frecuentes destaca el uso de gotas artificiales para bajar la presión de tus nervios o incluso una cirugía que consiste en un láser con el que se crean pequeñas perforaciones en el iris que ayudan a liberar presión intraocular.

    Es altamente recomendable, que si se notan los síntomas mencionados se acuda a su clínica oftalmológica de confianza lo antes posible. 

  • Coroides del Ojo

    Definición y función de la coroides

    Seguramente la coroides o úvea posterior sea una de las partes más desconocidas del ojo humano, puesto que solemos estar más familiarizados con otras partes de su morfología, como la córnea o la retina. No obstante, enseguida entenderemos la importancia de la coroides para el correcto funcionamiento del ojo.
    Esta parte del ojo es una membrana formada por innumerables vasos sanguíneos, además de tejido conectivo, cuya función es la de nutrir y suministrar oxígeno a la retina.
    También asume la importante misión de absorber la luz directa gracias a su pigmentación, dado que está constituida por melanina. La coroides impide la reflexión de la luz, de lo contrario, las imágenes se percibirían borrosas.

    Coroiditis

    En esta zona, se puede desarrollar un tipo de uveítis conocida como coroiditis. Además, si la afección llega a la retina se conoce como coriorretinitis. Este tipo de enfermedades oculares se suelen originar por enfermedades reumatológicas o exposición a toxinas. Normalmente se produce en pacientes jóvenes de unos 20 a 50 años. Resulta más frecuente en sujetos con estrés, apnea nocturna, antecedentes de cefalea migrañosa, agentes vasoconstrictores, uso de corticoides, tabaquismo y también alcohol. También presenta una asociación con el Helicobacter pylori, Lupus y trasplante de órganos

    Rotura coroidea

    Por otro lado, en los deportes de pelota que se están incrementando, los traumatismos oculares con afectación coroidea. El pádel, o el squash son deportes con pelotas pequeñas y campos de juego pequeños en los que la pelota adquiere una velocidad importante y pueden ser de riesgo para los ojos.

    Ante un traumatismo ocular, los principales síntomas del paciente son:

    • Pérdida de la visión
    • Aparición de moscas flotantes
    • Dolor ocular

    Un impacto directo en el ojo puede tener graves consecuencias. El trauma puede provocar edema de tejidos como el párpado y la córnea, inflamación o hemorragia intraocular que pueden provocar pérdida de visión transitoria, que puede recuperarse con tratamiento apropiado.

    También pueden producirse lesiones más graves como heridas corneo – esclerales, catarata o desprendimiento de retina que precisen cirugía y pueden comprometer la visión de forma definitiva.

    Pero por desgracia, una de las lesiones más comunes en traumatismos contusos severos es la rotura coroidea.

    Causas de la rotura de Coroides

    Un traumatismo fuerte en el ojo, como el impacto de una pelota de pádel, de tenis o de squash, provoca un efecto de compresión – descompresión del globo ocular, pero no todas las capas oculares tienen la misma elasticidad. La coroides (capa vascular situada debajo de la retina), es más rígida que la retina y que la esclera (capa estructural), por lo que la compresión – descompresión puede provocar con frecuencia una rotura de la misma. Por las características anatómicas del ojo, la rotura coroidea suele producirse alrededor del nervio óptico, o a la zona macular (área retiniana de máxima visión) provocando pérdida de visión que puede ser muy severa e irreversible Actualmente no existe tratamiento específico y la lesión varía con el tiempo. Debido a la asociación de la rotura coroidea con el traumatismo contuso, lo más importante es descartar comorbilidad, tanto sistemática como ocular, siendo necesaria, a veces, la utilización de pruebas de imagen.

    Cómo cuidar la Coroides

    La principal recomendación es el uso de gafas protectoras adecuadas para la práctica de estos deportes, y en caso de traumatismo acudir rápidamente a un servicio de urgencias donde pueda ser valorado por un oftalmólogo.

    No administrar por vía oral líquidos, alimentos ni medicamentos hasta no aclarar si el paciente requiere intervención quirúrgica urgente con anestesia general.

    Antes del examen detallado realizado por un especialista, no colocar un apósito común en el ojo, sobretodo un apósito compresivo. Asegurar el globo ocular con una tapa rígida para que la frotación o la presión, no agraven el cuadro.

    En caso de hematoma palpebral aislado, hematoma periorbital o petequias conjuntivales aplicar durante 24-48 horas hielo sin presionar el globo ocular para disminuir el edema y posteriormente de temperatura tibia para facilitar la absorción del hematoma.

    Acudir al oftalmólogo o a su clínica oftalmológica de confianza , sobre todo si se presentan: deterioro o pérdida de la visión, o enrojecimiento del globo ocular profundo.

  • Córnea Guttata o Distrofia de Fuchs

    Córnea Guttata Definición

    La córnea es un tejido transparente formado por cinco capas.
    Constituye la parte anterior del globo ocular y se sitúa delante del iris.

    La córnea cumple múltiples funciones:

    • Escudo protector del ojo, lo protege de polvo, microorganismos y otros agentes externos
    • Ventana transparente del ojo. Deja pasar las imágenes y actúa como una potente lente para enfocarlas sobre la retina.
    • Es el tejido con mayor densidad de terminaciones nerviosas en el cuerpo humano.

    Una de las anomalías que puede sufrir la córnea, es la córnea guttata o distrofia de Fuchs. Consiste en una patología ocular caracterizada por la pérdida gradual de células en la capa más posterior del ojo llamada endotelio.

    El endotelio corneal es una capa de la córnea compuesta por células hexagonales que se encuentra en contacto directo con el humor acuoso y la cámara anterior del ojo.

    El endotelio es una membrana semipermeable que actúa como bomba permitiendo el paso de líquido y nutrientes hacia la córnea.

    El endotelio es una membrana semipermeable que actúa como bomba permitiendo el paso de líquido y nutrientes hacia la córnea.

    La pérdida de células endoteliales provoca:

    • Que la córnea se hinche / edematice
    • Pérdida de transparencia corneal
    • Opacidad corneal
    • Pérdida de visión

    Córnea Guttata Fases:

    La córnea de guttata/ distrofia de Fuchs tiene cuatro fases:

    ESTADÍO I:

    Guttas corneales
    Buena visión
    transparencia normal
    Paciente sin síntomas
    Envejecimiento fisiológico

    ESTADÍO II:

    A menudo hay un número mayor de Guttas (pérdida de células endoteliales ) y pueden ir acompañadas de pigmento que forman parches confluentes.
    Va asociada a traumatismo, inflamación y degeneración o distrofia corneal. Los pacientes sin edema corneal son asintomáticos y no requieren tratamiento.
    Es importante conocer que si el paciente con córnea guttata usa de lentes de contacto para su vida cotidiana y seleccionar materiales con alta transmisibilidad a los gases correctos para ese paciente.

    ESTADÍO III:

    Pacientes sintomáticos
    Dolor
    Pérdida de transparencia y visión
    Úlceras corneales
    Queratopatía bullosa ocasionada por edema epitelial

    ESTADÍO IV:

    Es la etapa más grave y final de esta patología
    Fibrosis estroma
    Cicatrices que no permiten el paso de luz
    Visión borrosa

    Síntomas distrofia de Fuchs o Córnea Guttata

    Los síntomas principales de la distrofia de Fuchs son muy variables:

    • Asintomáticos en estadío I
    • Visión borrosa / nublada por las mañanas que va mejorando a lo largo del día en estadío I – II
    • Mayor sensibilidad a la luz
    • En estadíos II – III la visión permanece borrosa todo el día por cúmulo de líquido en la córnea.

    Se puede comprometer la visión del paciente en fases avanzadas, sobre todo a las horas más tempranas, después de levantarse.

    Caúsas y factores de riesgo en la Córnea Guttata

    • Antecedentes familiares. Se estima que el riesgo de heredarlo de los padres es del 50%.
    • Existen otro tipo de situaciones que se pueden dar aunque en tu familia no haya personas que sufran la córnea guttata, sino debido a una modificación del gen específico en el genoma humano.
    • Los pacientes empiezan con la enfermedad alrededor de los 40 años pero no tienen síntomas

    La mejor manera de detectar la córnea guttata es hacerse revisiones periódicas en el oftalmólogo.

    • Los problemas de visión no suelen aparecer hasta los 60 años

    Tratamiento de córnea guttata

    • Revisión anual + contaje endotelial en pacientes asintomáticos.
    • Pomada antiedema en pacientes con pocos síntomas.
    • Trasplante endotelial en fases avanzadas con pérdida de visión.

    La mayoría de pacientes no requieren tratamiento, sólo controles periódicos en el oftalmólogo.

    Si se realizan revisiones anuales, es raro llegar a etapas avanzadas de la enfermedad.

    Algunos pacientes llegan a estadíos III-IV y el tratamiento de elección es quirúrgico con trasplante endotelial. El trasplante tiene muy buenos resultados en la mayoría de los casos y consiste en sustituir la capa de endotelio enferma del paciente por un endotelio sano de un donante, puesto que estas células no se regeneran.

    Los dos tipos de trasplante que se suelen hacer son:

    1. DMEK
    2. DSAEK

    Con todo esto, sacamos en claro la importancia de acudir de manera periódica al oftalmólogo para anticipar o poder identificar a tiempo la aparición de esta anomalía. En  Clínica Martínez de Carneros, podremos realizarle un seguimiento personalizado siempre acorde a las necesidades y características visuales propias de cada paciente.