Categoría
  • ¿Qué son las sinequias oculares?

    La sinequia ocular es una anomalía que consiste en la adherencia del iris a la córnea o al cristalino, afectando a la correcta circulación del humor acuoso y que, por tanto, puede incrementar los niveles de presión intraocular (PIO). 

    Podemos encontrar dos tipos de sinequias:

    • Sinequia iridocorneal o sinequia anterior: consiste en la adherencia del iris a la córnea, lo cual impide el flujo de humor acuoso desde la cámara anterior a la posterior. Esto puede desencadenar en un glaucoma secundario de ángulo cerrado. 
    • Sinequia iridocristalina o sinequia posterior: consiste en la adherencia del iris al cristalino. Si la adherencia del iris es de 360º, se denomina seclusión pupilar, quedando la pupila completamente sellada, impidiendo por tanto el flujo de humor acuoso desde la cámara posterior a la anterior, aumentando la presión intraocular y provocando también un glaucoma. 

    En ambos casos es importante tratar la sinequia lo antes posible, ya que, de no hacerlo, puede provocar deformaciones pupilares o un glaucoma secundario grave.

    Hay que destacar la vital importancia de la conexión entre la cámara anterior y la cámara posterior del ojo, estas constituyen el principal sistema de drenaje del ojo. El humor acuoso se forma en los procesos ciliares (cámara posterior) y pasa a través de la pupila a la cámara anterior, atraviesa la malla trabecular y de ahí pasa al canal de Schlemm, para ser drenado al sistema venoso. El 90% del drenaje de humor acuoso ocurre a través de esta vía trabecular. Cualquier alteración en esta estructura, va a afectar al sistema de drenaje del humor acuoso y va a aumentar los niveles de presión intraocular, favoreciendo el desarrollo de glaucoma y provocando daños a nivel del nervio óptico. 

    Causas

    Entre las causas más frecuentes de sinequias se encuentran: 

    • Congénita. Durante el periodo embrionario, puede haber un problema en el desarrollo de la estructura ocular y nacer con esta patología. Los pacientes que la padezcan desde el nacimiento deben hacerse revisiones periódicas para su control y evitar futuras complicaciones.
    • Traumatismos oculares. Un golpe fuerte en el ojo puede desencadenar en sinequia. Suele ser una de las causas más comunes y los síntomas habituales serán enrojecimiento y dolor de ojos. 
    • Complicación en cirugía ocular. En ocasiones podemos tener alguna secuela postquirúrgica que habría que tratar de inmediato para evitar esta sinequia. 
    • Uveítis. Es la causa más frecuente de formación de sinequias. La uveítis es la inflamación de la úvea (iris, cuerpo ciliar, coroides). En casos de uveítis anteriores, hay una inflamación importante en el iris que va a desencadenar en una sinequia. Los síntomas que presentan estos pacientes serán hiperemia ocular, dolor, fotofobia intensa, lagrimeo y visión borrosa. 
    • Cataratas. Si tenemos una catarata muy densa, el cristalino estará demasiado engrosado, originando una sinequia posterior que evitará el correcto paso de humor acuoso. Es una sinequia reversible, la cual desaparece en cuanto intervenimos quirúrgicamente la catarata. 

    Tratamiento

    No todas las sinequias necesitan tratamiento, en algunos caos, simplemente observación con revisiones anuales. Las sinequias oculares pueden tratarse con el fin de evitar complicaciones oculares graves. Lo más utilizado son colirios midriáticos, al dilatar la pupila, favorecemos la separación entre el iris y el cristalino, permitiendo así la correcta circulación de humor acuoso. 

    Si este colirio no fuese suficiente, pueden emplearse colirios antifibrinolíticos para intentar destruir las adherencias fibrosas formadas. Si hubiera mucha inflamación, también pueden administrarse corticoesteroides vía tópica para tratarla. 

    En casos de presión ocular muy alta, pueden emplearse fármacos beta bloqueantes, normalmente indicados para casos de glaucomas, con el fin de favorecer el paso de humor acuoso y disminuir así la presión intraocular. 

    En casos de sinequias más graves, donde el paciente sufre un glaucoma por ángulo cerrado, se podría optar por una intervención quirúrgica, como una iridotomía laser periférica, para favorecer el drenaje de humor acuoso y, en consecuencia, disminuir la presión intraocular. 

    Determinadas sinequias solo se solucionan con un acto quirúrgico, por tanto, habría que entrar en quirófano para eliminarlas ya que no responden a tratamiento médico. 

    No todas las sinequias cursan con el mismo cuadro, hay casos que se aprecian a simple vista y muchos otros que permanecen asintomáticos. El glaucoma es una patología ocular que daña el nervio óptico y es considerada una de las principales causas de ceguera a nivel mundial. Si estas sinequias no son tratadas podemos llegar a dañar el nervio óptico. Es por ello que es recomendable acudir a tu centro oftalmológico especializado, donde se realizará un examen exhaustivo mediante biomicroscopía para poder detectarla con la mayor brevedad y evitar futuras complicaciones graves. 

    Bibliografía

    Li, M. et al. Iris ultrastructure in patients with synechiae as revealed by in vivo laser scanning confocal microscopy BMC Ophthalmology, 16, 46. 2016.

    American Academy of Ophthalmolgy. Pittner, A. Synechiae.

  • Pormenores de la cirugía refractiva y cirugía de cataratas a la hora de conducir

    Cirugía refractiva:

    El error refractivo de un paciente se puede clasificar en miopía, hipermetropía, astigmatismo. Estos errores refractivos y la presbicia pueden ser revertidos mediante cirugía.

    El objetivo de la cirugía refractiva es mejorar la agudeza visual (AV) del paciente reduciendo su ametropía o presbicia, esto puede realizarse modificando la morfología corneal o introduciendo lentes intraoculares (LIO). Siendo ambas igual de utilizadas en la práctica diaria. Con estas técnicas se actúa sobre el estroma corneal sin necesidad de entrar en la cámara anterior del globo ocular. No es necesario realizar cambios muy grandes en la curvatura de la córnea para conseguir cambios notorios. Esta superficie ocular es modificada mediante láser. El láser excimer evapora tejido corneal modificando su estructura para que el paciente pueda prescindir al máximo de las gafas o lentillas.

    Entre las ventajas de esta técnica se encuentra que es externa, menos invasiva, requiere gran precisión, sin embargo, la corrección que se puede conseguir es más limitada ya que no se pueden corregir todo tipo de dioptrías en la superficie ocular. Es una técnica irreversible y se realizan los dos ojos el mismo día. Por otro lado, la cirugía con LIO, cirugía fáquica, se emplea para casos en los que se desaconseja la técnica láser corneal, como son las corneas finas, pacientes con cicatrices corneales, pacientes con sequedad ocular moderada o severa, o ametropías muy altas. Su principal ventaja es la posibilidad de corregir errores refractivos más elevados, pero es una cirugía intraocular, económicamente más cara y a diferencia del láser se realizan las cirugías de cada ojo por separado en distintos tiempos.

    Antes de realizar una cirugía refractiva es importante realizar una anamnesis completa incluyendo el tipo de defecto refractivo o los antecedentes del paciente y estudiar todas las medidas relevantes como son la presión intraocular o paquimetría corneal y controlar el fondo de ojo o el estado lagrimal.

    Cirugía de catarata:

    La catarata es un defecto que afecta al cristalino, el cual se vuelve opaco, lo que conlleva a una disminución de la AV. La catarata se vuelve más frecuente en edades avanzadas. No es posible prevenir su aparición y el tratamiento habitual para ello es retirar el cristalino opacificado del paciente y sustituirlo por una lente intraocular (LIO).

    En la siguiente imagen se puede apreciar la diferencia entre un cristalino sano y uno opacificado

    Las cataratas se pueden clasificar en congénitas y adquiridas. Se entiende como congénitas aquellas que se encuentran presentes en el nacimiento o aparecen en edades muy tempranas. Por el contrario, las adquiridas, siendo la más común la catarata senil, aparecen en el ojo envejecido.

    Puede afectar a uno o a ambos ojos y su sintomatología principal es la disminución de la AV, la reducción de sensibilidad al contraste y el aumento de deslumbramientos. En algunos casos puede llegar a causar ceguera.

    Para la preparación de esta cirugía es importante realizar una buena anamnesis, y descartar que se pueda deber a alguna causa diferente a la edad, tener en cuenta la medicación que habitualmente tome el paciente. Es importante confirmar que la disminución de AV está causada por la catarata y no por alguna patología. Otras pruebas a realizar es el examen de fondo de ojo para confirmar la inexistencia de lesiones que puedan provocar un futuro desprendimiento de retina, una queratometría para poder aplicar al paciente la mejor compensación posible y una biometría para conocer la longitud axial y de este modo poder calcular los parámetros necesarios del cálculo de la lente intraocular.

    Afectación de la cirugía en la conducción

    Se han realizado varios estudios sobre cómo afecta las cirugías refractivas y de cataratas en la conducción.

    En ellos se afirma que, en cirugía refractiva las primeras semanas podrá tener sensación de deslumbramiento y podrá ver imágenes desdobladas, especialmente en situaciones de baja iluminación, sin embargo, estas sensaciones irán reduciendo con el tiempo, aunque en algunos casos estas molestias pueden no desaparecer del todo. Respecto a la cirugía de cataratas, estos estudios afirman que, tras un periodo prudente de recuperación después de la cirugía, la seguridad durante la conducción mejora debido al aumento de la AV, de forma monocular y binocular, la sensibilidad al contraste y al deslumbramiento.

    Estas cirugías presentan mayor afectación principalmente en la conducción nocturna

    Un estudio realizado en 2021 valoró la afectación en la conducción en pacientes con catarata, antes de realizar la cirugía, después de realizar la cirugía del primer ojo y después de realizar la cirugía del segundo ojo. En este estudio, llegaron a la conclusión de que antes de realizar la cirugía el paciente presenta una sensibilidad al contraste menor y la conducción, tanto diurna como nocturna, es menos segura. En el intervalo de la primera y segunda cirugía, pueden presentar dificultades en la conducción asociadas a la diferente visión entre el ojo intervenido y el ojo aun con catarata. Y finalmente, tras la operación del segundo ojo refieren mayor confianza al volante.

    Muchos de los accidentes de tráfico son debidos a errores humanos, para evitar estos incidentes hay una serie de reglas. En este caso, según la normativa española, es necesario esperar un mes desde la intervención, tanto refractiva como de catarata, para poder reanudar la tarea de la conducción, aunque, es importante llevar un seguimiento médico para asegurar la posibilidad de poder realizar esta función, ya que el patrón de recuperación no tiene por qué ser el mismo en todos los pacientes.

    Bibliografía:

  • Ambliopía u ojo vago: así son las causas de esta alteración de la visión

    ¿Qué es la ambliopía?

    Es uno de los problemas más comunes en niños, aunque también puede darse en adultos. Es una de las causas más comunes de perdida visual en la infancia.

    Esto ocurre debido a que la ruta nerviosa que va del ojo hasta el cerebro, no se desarrolla adecuadamente en la infancia, esto da lugar a una disminución de la visión afectando a la agudeza visual, el enfoque…

    Puede afectar a un ojo o a los dos ojos si no hubiese habido durante un largo tiempo estímulo visual.

    Síntomas de la ambliopía:

    • Sensibilidad al contraste reducida 
    • Distorsión de las imágenes 
    • Movimientos oculares anormales 
    • Supresión de la imagen proporcionada por el ojo ambliope cuando esta es de baja calidad 
    • Alteración de la visión binocular.

    Dependiendo de la agudeza visual de la persona, la ambliopía se puede clasificar en:

    • Ambliopía leve: Cuando la agudeza visual está entre 0.5 y 0.9. 
    • Ambliopía media: Cuando la agudeza visual está entre 0.2 y 0.4 
    • Ambliopía grave:  Cuando la agudeza visual es < 0.1

    La ambliopía puede afectar a las siguientes habilidades visuales:

    • Motilidad ocular 
    • Enfoque acomodación 
    • Visión binocular 
    • Integración visomotora 
    • Procesamiento de la información visual

    ¿Cuáles son las causas de la ambliopía?

    Las causas de ambliopía son:

    • Estrabismo. En el estrabismo cada ojo enfoca a un punto distinto y por tanto envía imágenes distintas al cerebro. Para evitar la visión doble, el cerebro elige las imágenes procedentes del ojo dominante, anulando las del otro ojo.
    • Diferencia considerable de agudeza visual de un ojo con respecto al otro, esto ocurre sobre todo en personas con miopía, hipermetropía o astigmatismo. En el caso de que un ojo vea mucho mejor que otro, el cerebro ignora las imágenes del ojo “débil” y se queda con las del ojo dominante.
    • Ausencia de estímulo visual al cerebro. Esta causa puede estar debida a una catarata, a una opacificación de la córnea o a una acumulación de sangre u otro material en la porción trasera del ojo.
    • Ambliopía tóxica. Intoxicación por fármacos, alcohol o consumo de tabaco.
    • Opacidades en los medios como puede ser la catarata.

    Ambliopía en adultos

    En los adultos el sistema visual está totalmente desarrollado y no tiene tanta plasticidad como en la infancia, es por eso que encontrar una solución para la ambliopía a veces se hace complicado.

    Soluciones para tratar la ambliopía:

    • Tapar el ojo dominante con parches oculares para que trabaje el ojo más débil forzándolo así a trabajar, es decir, taparemos el ojo no ambliope para que el ojo ambliope trabaje. Esta solución se suele recomendar a niños ya que está comprobada su efectividad.
    • Para pacientes jóvenes con miopía se hace posible la corrección de la ambliopía mediante una implantación de lente intraocular fáquica ICL permitiendo la mejora de la agudeza visual.
    • Revisiones periódicas y diagnóstico precoz. Los controles en la infancia son de suma importancia para prevenir que la ambliopía siga afectando en la edad adulta y prevenir las enfermedades que tienen una estrecha relación con esta. Si la ambliopía se trata durante la etapa del desarrollo visual, es mucho más probable recuperar la visión del ojo con éxito. 
    • Terapia Visual o TV: Esta terapia consiste en la realización de una serie de ejercicios visuales tanto en consulta como en casa y que se realizan con el fin de mejorar la agudeza visual de la persona ambliope para conseguir el mejor desarrollo posible de la visión binocular. Dependiendo del tipo de paciente, la Terapia Visual como tratamiento puede realizarse solo, aunque normalmente esta terapia se suele combinar con la refracción y la oclusión. Lo que conseguiremos con la TV será:
      • Mejorar la AV  
      • Mejora de las habilidades visuales 
      • Aumentar la relación entre la estereopsis y la AV, trabajando la primera podemos realizar un mantenimiento de la segunda.
    • Corrección de afecciones que puedan causar la ambliopía, como por ejemplo en el caso de una catarata, operaríamos y el paciente volvería a recuperar la visión al desaparecer esa opacidad.

    Para el tratamiento convencional de la ambliopía en adultos, será de utilidad la corrección óptica y posteriormente combinar esta corrección con la oclusión y también con fármacos (atropina) o con terapia visual (TV). En adultos, el tratamiento que ha resultado ser más exitoso es la combinación de la corrección óptica y la oclusión a tiempo parcial.

    Bibliografía 

    Oftalvist. (2020, 18 mayo). Ojo Vago en adultos o Ambliopía: ¿cómo se soluciona?

    Oftalvist: Lo Último en Salud Ocular.

    AboutKidsHealth. (2021). Aboutkids. 

  • Tipología del ojo vago: así se manifiesta la ambliopía

    La ambliopía se produce cuando las células cerebrales encargadas de la visión de uno de los ojos no se desarrollan durante la infancia. Esto genera dos imágenes diferentes en el cerebro y para evitar la visión doble, suprime una de ellas, favoreciendo el desarrollo de la visión del otro ojo. De esta forma, la visión no evoluciona como debería produciendo el conocido “ojo vago”.

    La ambliopía u ojo vago se manifiesta como una disminución de la agudeza visual sin que exista alteración estructural en el ojo. Es la causa más común de los problemas de visión en niños.

    Es un problema visual difícil de observar en los bebés, pues no muestran síntomas. Sí se puede apreciar:

    • Dificultad para seguir un objeto en movimiento con la vista
    • Giros de la cabeza de forma anormal
    • Leve desviación de los ojos

    Niños mayores suelen quejarse de:

    • Dolor ocular
    • Lagrimeo
    • Picor de ojos
    • Mareos
    • Dolor de cabeza

    En edades más avanzadas se podría sospechar de ambliopía cuando sus problemas visuales no pueden ser compensados con gafas ni lentes de contacto.

    Por ello, desde la clínica Martínez de Carneros recomendamos revisiones oftalmológicas anuales independientemente de la edad. Así evitaremos las secuelas de defectos visuales y aseguraremos el éxito escolar de los más pequeños. 

    Estrábica, refractiva y otros tipos de ambliopía existentes

    ¿Cuáles son los principales tipos de ambliopía?

    Las diferentes clases de ambliopía son:

    • AMBLIOPÍA ESTRÁBICA: es la causa más frecuente de ambliopía y médicamente se conoce como “ojos desviados”.  Está asociada al estrabismo, es decir, la alineación incorrecta de los ojos. Al cerebro llegan imágenes confusas y distorsionadas que no puede fusionar. Por ello, anula progresivamente una de las dos imágenes y así consigue que la imagen final tenga sentido y no se produzca una mala visión. 

    Si la desviación es intermitente o se alterna entre ambos ojos, es posible que no se produzca ambliopía estrabísimica. 

    Este tipo de ambliopía se corrige mediante lentes o cirugía correctora.

    • AMBLIOPÍA ANISOMETRÓPICA: junto a la ambliopía estrábica, es una de las causas más frecuentes de ojo vago. Es causada por la diferencia de refracción en cada ojo, miopía, hipermetropía y astigmatismo. Estos defectos refractivos provocan un enfoque distinto en la retina y el cerebro utilizará la imagen del ojo cuyo funcionamiento sea más adecuado, es decir, la imagen menos borrosa, suprimiendo la otra y dando preferencia al ojo menos afectado.  

    En este tipo, no se producirá ambliopía, aunque el defecto refractivo sea grande si es similar en ambos ojos.

    Su tratamiento se realiza mediante gafas, lentes de contacto, o incluso puede requerir terapia visual.

    • AMBLIOPÍA REFRACTIVA: es aquella producida por la percepción de imágenes borrosas en uno de los ojos debido a una mala compensación miópica o hipermetrópica. 

    Si el defecto refractivo en ambos ojos es importante, la imagen que se forma es tan borrosa que puede llegar a producir ambliopía. Incluso en estos casos, uno de los ojos suele funcionar mejor que el otro. Se denomina ambliopía bilateral.

    Se corrige de la misma manera que la ambliopía anisometrópica.

    • AMBLIOPÍA POR DEPRIVACIÓN VISUAL: es provocada por la disminución de la visión en un ojo por problemas físicos que provocan que la luz no llegue de forma correcta a la retina afectando a la imagen retiniana formada. 

    Puede ocurrir, por ejemplo, por: 

    • Catarata congénita, en la que determinados tejidos del ojo no son transparentes. 
    • Defectos en la estructura de la córnea.
    • Enfermedades retinianas.
    • Ptosis palpebral, que impiden la apertura completa de uno de los dos ojos y su correcto desarrollo en el niño.

    En definitiva, patologías que interfieran en el correcto desarrollo de la visión en la edad pediátrica. Deben ser tratadas estas causas, algunas de ellas con cirugía, antes de empezar el tratamiento de la ambliopía.

    Es el tipo de ambliopía más grave, por lo que empezar el tratamiento lo antes posible es fundamental.

    Como se puede observar, la ambliopía suele ocurrir junto al estrabismo. Sin embargo, puede aparecer ambliopía sin estrabismo y, también, estrabismo sin ambliopía. 

    La ambliopía estrábica, refractiva y anisometrópica son de naturaleza funcional, es decir, se producen por un incorrecto desarrollo del del sistema visual por causas diversas no físicas, mientras que la ambliopía por deprivación es causada por un problema físico en el ojo.

    Existen otros tipos de ambliopía como:

    • Ambliopía tóxica: como consecuencia del consumo de fármacos, alcohol o tabaco.

    En la Clínica Martínez de Carneros somos expertos en el diagnóstico y tratamiento de la ambliopía. El oftalmólogo pediátrico puede descartar estas patologías a cualquier edad y sin necesidad de colaboración por el niño. Todo tratamiento precoz tendrá un beneficio en el desarrollo visual de los niños.  Si tienes alguna duda, estaremos encantados de poder ayudarte. 

    BIBLIOGRAFÍA:

    https://www.cnoo.es/que-es/ojo-vago
    https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001014.htm
    https://www.opticaliacallao.com/blog/salud-visual-infantil-ambliop%C3%ADa
    https://areaoftalmologica.com/blog/oftalmopediatria/tipos-de-ambliopia/
    https://www.elisaribau.com/tipos-ambliopia-ojo-vago-puede-tomar-varias-formas/
    https://www.estrabologia.org/patologias/ambliopia/
    https://fernandezagrafojo.com/que-es-la-ambliopia-u-ojo-vago-y-como-se-trata/

  • Enfermedad de Coats, la patología de la visión que más afecta a la población masculina

    La enfermedad de Coats es una patología idiopática que se caracteriza por telangiectasias retinianas y exudados interretinianos y/o subrretinianos, que puede desencadenar en un desprendimiento de retina exudativo, glaucoma neovascular o ceguera unilateral si no es tratada. 

    En la mayoría de los casos, esta enfermedad suele ser unilateral, no hereditaria y no presenta asociaciones étnicas ni geográficas. Suele afectar principalmente a varones jóvenes durante la primera década de vida, tiene un rango de aparición desde los 3-4 meses de vida hasta los 28 años aproximadamente. 

    Cuando se detecta en edades adultas, también ocurre en varones y es unilateral. Estos pacientes adultos pueden ser asintomáticos, presentan buena agudeza visual y el desarrollo de la patología suele desarrollarse más lentamente, al contrario que en el caso de los niños. 

    ¿Qué es la enfermedad de Coats? 

    La enfermedad de Coats es una vasculopatía retiniana idiopática que se caracteriza por la aparición de telangiectasias congénitas, aneurismas en la vasculatura de la retina y depósitos de exudados intraretinianos y subretinianos. 

    La manifestación clínica más frecuente de esta patología es la leucocoria (reflejo blanco dentro del ojo), pero también puede cursar con disminución severa de la agudeza visual y estrabismo.

    La fisiopatología de la enfermedad comenzaría con el deterioro de la barrera hematoretiniana y la debilidad de la pared vascular, originando la formación de telangiectasias y aneurismas, lo cual provoca una fuga progresiva de fluido subretiniano, sangrado y depósitos de lípidos, desencadenando un desprendimiento de retina exudativo.    

    La córnea, el iris y el humor vítreo no suelen verse afectados en las primeras etapas de la enfermedad. Sin embargo, en estados avanzados, si podemos encontrar isquemia en segmento anterior, catarata, neovascularización del iris, reacción inflamatoria en cámara anterior o neovasos en el ángulo iridocorneal. 

    La principal complicación son los exudados sub o intraretinianos, esto ocurre en la mayoría de los casos, al contrario que la aparición de sangrado retiniano, que es poco frecuente encontrarlo y, de observarse, se vería sobre las telangiectasias. Otras complicaciones podrían ser macroquistes intraretinianos, tumores vasoproliferativos secundarios, glaucoma neovascular y colesterolosis de la cámara anterior. 

    Las alteraciones de la vasculatura suelen presentarse en la periferia retiniana, entre el ecuador y la ora serrata. Según los hallazgos patológicos del segmento posterior, la enfermedad de Coats se puede clasificar según Shields de la siguiente forma: 

    • Estadío 1: telangiectasias retinianas
    • Estadío 2 A: exudados extrafoveales
    • Estadío 2B: exudados con compromiso foveal 
    • Estadío 3A1: Desprendimiento de retina parcial sin compromiso foveal
    • Estadío 3A2: Desprendimiento de retina parcial con compromiso foveal
    • Estadío 3B: Desprendimiento de retina total
    • Estadío 4: Desprendimiento de retina total con aumento de la presión intraocular
    • Estadío 5: Terminal, ptisis bulbi

    ¿Cuáles son las causas de la enfermedad de Coats? 

    La etiología de esta enfermedad aún se desconoce, no hay evidencias acerca de componente genético, inflamatorio o vaso oclusivo. Sin embargo, hay estudios donde se observa una mutación del gen NDP, responsable de la enfermedad de Norrie y algunas vasculopatías retinianas. Esta mutación genética somática unilateral, localizada en el cromosoma X, produciría un desarrollo anómalo de los vasos de la retina. 

    ¿Existen tratamientos para la enfermedad de Coats?

    El tratamiento dependerá de la gravedad del diagnóstico. La enfermedad de Coats tiende a ser progresiva y su tratamiento va dirigido a cerrar los vasos anómalos mediante fotocoagulación láser (crioterapia). En estadios más avanzados, se requiere el uso de antiangiogénicos (Anti-VEGF), para paliar el crecimiento de vasos sanguíneos, reducir los exudados y fluidos subretinianos. Los casos más graves suelen requerir una intervención quirúrgica (vitrectomía).

    La mayoría de los pacientes, si la enfermedad se ha detectado precozmente, suelen reaccionar de forma positiva a los tratamientos. 

    La angiografía fluoresceínica o la ecografía son pruebas de vital importancia para el control de la enfermedad. Es por ello que recomendamos acudir a un centro oftalmológico especializado para su detección temprana.

       

    Bibliografía

    Sandra María Jalilo Hernández, Ramón Santander Acosta, Nayaris Gómez Martínez (2020). Enfermedad de Coats. Rev Ciencias Médicas. 2020; 24.

    Andonegui J., Aranguren M., Berástegui L. Servicio de Oftalmología. Hospital de Navarra. Pamplona. España. Enfermedad de Coats. Arch Soc Esp Oftalmol vol.83 no.2 feb. 2008

    Bernardo Quijano Nieto, Sandra Juliana Peñaloza Suárez, Alba Pérez Murillo. Enfermedad de Coats, presentación de un caso. Rev. Sociedad Colombiana de Oftalmología Vol. 49 (2): 142 – 152, 2016.

  • ¿Cuáles son los síntomas de la hipermetropía?

    La hipermetropía es un defecto refractivo en el cual los rayos de luz focalizan detrás de la retina, en vez de sobre ella. Esto es causado porque el globo ocular tiene menor longitud axial de lo normal, o bien puede ser porque la córnea tiene menos potencia de la que debería, al ser más plana. Este defecto resulta en visión borrosa, sobre todo, en cerca.

    La hipermetropía tiene un componente hereditario en muchos casos. Es por esto, que va a ser más frecuente que las personas con antecedentes de hipermetropía en su familia, lo padezcan. Sin embargo, también pueden intervenir otros factores.

    El proceso de emetropización tiene lugar durante los primeros años de vida. Al nacer, lo normal es tener hipermetropía, la cual debe ir disminuyendo a medida que el globo ocular crezca. A los 7 años aproximadamente, el sujeto debería ser emétrope. 

    En la infancia, la hipermetropía puede ser compensada por la acomodación. Los niños tienen mucha capacidad para acomodar, y es por eso que compensan el defecto. Sin embargo, si durante esta época no se corrige la hipermetropía infantil de forma adecuada esta puede desencadenar otras alteraciones visuales, como ojo vago o estrabismo. Sin embargo, a medida que envejecemos vamos perdiendo esa capacidad de acomodación, ya que el cristalino va perdiendo su función, y es cuando aparecen los síntomas.

    Fatiga, dolores de cabeza y otros síntomas de la hipermetropía

    No hay una correlación entre los síntomas y el grado de hipermetropía, es decir, un paciente puede cursar con síntomas y tener una hipermetropía baja, y viceversa.

    Síntomas

    • Visión borrosa, sobre todo al enfocar objetos cercanos.
    • Dolor de cabeza o fatiga ocular tras realizar tareas en cerca, como por ejemplo leer, pintar, estudiar, etc
    • Lagrimeo.
    • Picores y enrojecimiento de los ojos.

    Estos síntomas son debidos al esfuerzo que realiza el paciente para ver bien los objetos.

    Hay que saber diferenciar en el caso de los adultos, los síntomas de la hipermetropía con los síntomas de la presbicia o vista cansada. 

    Este último, es un proceso fisiológico por el cual el cristalino pierde flexibilidad y, por tanto, se pierde la capacidad acomodativa. 

    Los síntomas que produce la vista cansada son principalmente la incapacidad de ver los objetos cercanos, y suelen comenzar a los 40 años aproximadamente.

    Los niños con hipermetropías moderadas pueden no presentar síntomas, como ya hemos mencionado anteriormente, debido a la acomodación, o pueden presentar síntomas tales como:

    • Dolores de cabeza.
    • Frotarse los ojos con frecuencia.
    • Mostrar una falta de interés en la lectura.
    • Tener dificultad para leer.
    • Desarrollar un estrabismo.
    • Generar ambliopía u ojo vago

    Corrección de la hipermetropía

    La hipermetropía se puede corregir con gafas, lentes de contacto y en el caso de estrabismos acomodativos o ambliopías, con terapia visual o cirugía

    Corrección con gafas o lentes de contacto
    Es la forma más simple de corregir la hipermetropía. En este caso las lentes utilizadas para la corrección de la hipermetropía tienen potencia o esfera positiva. Con lentes de contacto, la demanda acomodativa es menor que con gafas. Existe gran variedad de opciones para corregir la hipermetropía con lentes de contacto. Las LC pueden ser blandas, rígidas, permeables a los gases (RPG) o incluso lentes de ortoqueratología. Estas últimas son unas lentes de contacto que el paciente porta por la noche, consiguiendo moldear la córnea variando su potencia para que el paciente durante el día obtenga una buena visión sin necesidad de usar corrección. 

    Cirugía refractiva láser
    La técnica LASIK es la más utilizada en las operaciones de hipermetropía por su probada seguridad y eficacia.

    Lentes intraoculares
    En casos seleccionados existen otras técnicas quirúrgicas como el implante de lentes intraoculares fáquicas (sin quitar el cristalino) o la extracción del cristalino con implante de una lente intraocular.

  • Estos son los problemas de vista más frecuentes en los niños

    ¿A qué edad debo llevar a mi hijo a revisión con el oftalmólogo?

    La función visual es una de las actividades cerebrales más complejas. Más del 50% del cerebro participa en ella, y gran parte de las funciones cerebrales de aprendizaje, e incluso de la memoria en el niño, dependen a su vez de una actividad visual sana.

    Al nacer, el ojo humano cuenta con todas las estructuras necesarias para alcanzar la visión, sin embargo, no es sino hasta los primeros años de vida cuando este alcanza su desarrollo.

    En el pasado era habitual que no se realizara una primera revisión oftalmológica en el niño hasta llegar a la etapa escolar, generalmente al determinar una dificultad para enfocar la pizarra. Esta práctica sin embargo ha demostrado ser errónea, ya que en muchos casos lo más recomendable es diagnosticar el problema antes del inicio de esta etapa.

    Hoy día se recomienda realizar una primera revisión oftalmológica alrededor de los 3 a 4 años, consulta en la cual el especialista podrá determinar si el paciente infantil cuenta con un desarrollo visual adecuado, indicando un tratamiento oportuno en el caso de detectar existencia de alguna patología.

    ¿Cuáles son los 5 problemas oculares más comunes en niños?

    Entre las enfermedades oculares más comunes en niños podemos encontrar:

    1. Defectos refractivos (Hipermetropía, miopía o astigmatismo):
      La hipermetropía es el defecto refractivo más común en niños, se define como un defecto visual de refracción en el cual el foco de la imagen se forma a una distancia mayor de lo normal, es decir, por detrás de la retina. Las hipermetropías leves (o incluso moderadas) normalmente no experimentan problemas visuales debido a dicho defecto. Sin embargo, en niños con hipermetropías de moderadas a altas existe una mayor probabilidad de padecer estrabismo (desviación de la mirada) y ambliopía (ojo vago).

      Por su parte la miopía es un problema ocular que se manifiesta cuando el paciente percibe borrosos los objetos lejanos. La miopía se debe a que la imagen se forma delante de la retina, en el caso de la miopía en niños, es importante realizar controles periódicos con el especialista para controlar su progresión.

      En el astigmatismo, la parte externa del ojo cuenta con una forma irregular. Esto causa una visión borrosa tanto de lejos como de cerca en el niño, El astigmatismo en la infancia usualmente no progresa del mismo modo que los otros defectos de refracción, este generalmente disminuye en los primeros años de vida.

    2. Epífora (Aumento del lagrimeo):
      La obstrucción lagrimal es la causa más frecuente de consulta al oftalmólogo en menores de un año, afecta a un 6% de los recién nacidos a término y a un 20% de prematuros. Se debe principalmente en defectos en el canal de salida de la lágrima en el ojo.

    3. Ojos rojos:
      Distintas condiciones pueden llevar a que los niños tengan los ojos rojos. Esto generalmente se debe a la inflamación de las partes superficiales del ojo: Córnea (queratitis), conjuntiva (conjuntivitis) y párpados (blefaritis). Debido a las diferentes causas que pueden causar este síntoma, lo más recomendable es acudir lo antes posible con un especialista que sea capaz de indicar el
      tratamiento más preciso para el enrojecimiento del ojo en el niño.

    4. Estrabismo:
      El estrabismo es una desviación en la alineación de los ejes visuales, generalmente el ojo desviado no realiza una correcta fijación sobre los objetos, lo que a la larga conlleva que no desarrolle toda su potencia visual, en caso de no corregirse este defecto en edad temprana, la disminución de la agudeza visual en el ojo desviado será irreversible, creando así un ojo vago.


    5. Ambliopía (Ojo vago):
      La ambliopía u ojo vago se define como la condición generalmente unilateral, de severidad variable, en la cual la mejor agudeza visual conseguida es menor de 20/20 con por lo menos dos líneas de diferencia entre ambos ojos, sin daño aparente en ninguna estructura del ojo que se pueda detectar. Se estima que entre un 2 y 5% de la población mundial padece de ojo vago. Se trata de un problema ocular en niños que necesita de un diagnóstico oportuno a edad temprana para poder tratarse con éxito.

    ¿Puede evitarse el ojo vago en niños?

    Este tratamiento consta de 2 pilares fundamentales, utilizar gafas correctivas y el uso de parches de oclusión en el ojo dominante, haciendo que el ojo vago se esfuerce reforzando las conexiones neuronales de este ojo con nuestro cerebro. Es importante un diagnóstico oportuno de esta patología ya que solo puede ser tratada en los primeros años de infancia.

    En casos de ojo vago causados por estrabismo es fundamental que le valore por un médico especialista la corrección del estrabismo, dependiendo del caso existen diversos tratamientos para la corrección de esta condición: Ejercicios de refuerzo para los músculos del ojo que estén causando la anomalía, uso de gafas especiales con prismas correctores, inyección de toxina botulínica en los músculos del ojo e incluso cirugía correctiva del estrabismo.

    Bibliografía

    1. Luco, F. (1993). Oftalmología pediátrica. Pediatr. día, 103-7.
    2. Orozco-Gómez, L. P. (2016). Presente y futuro de la atención oftalmológica pediátrica. Cirugía y Cirujanos, 84(3), 187-189.
    3. Agüero-Viamontes, Y., Infante-Vinent, I., & Gesto-Santiesteban, O. Y. (2020). Corrección con lentes de contacto de la ambliopía refractiva en niños mayores de seis años. Revista Electrónica Dr. Zoilo E. Marinello Vidaurreta, 45(3).
    4. Cuadros Cuya, W. A. (2020). Ambliopía en niños de 03 a 05 años de edad.
    5. Solano, A., Restrepo, A., & Palacio, T. (2018). Estereopsis en pacientes con ambliopia en ausencia de estrabismo. Revista Sociedad Colombiana de Oftalmología, 56-57.
  • ¿Cómo se cura un arañazo en el ojo?

    ¿Arañazo en el ojo? Conoce los tratamientos para sanar esta herida 

    Para empezar a hablar de arañazos en el ojo, primero tenemos que saber que los ojos son de las partes más delicadas que podemos encontrar en nuestro cuerpo. Pero para ello están los párpados y las pestañas, que sirven para protegerlos. A pesar de todo esto, seguimos sufriendo problemas oculares que, si no les prestamos atención, pueden acarrear problemas a corto o a largo plazo. 

    Un rasguño ocular puede aparecer en nuestro ojo de la forma más accidental posible y sin apenas darnos cuenta. Suele ocurrir cuando un cuerpo extraño impacta contra nuestro ojo y causa cambios y daños en este mismo. No podemos dejar que pase tiempo hasta que decidamos tratarnos, puesto que un arañazo en el ojo puede terminar infectándose, por ello es importante acudir al oftalmólogo cuanto antes para que éste nos dé un tratamiento acorde a nuestro problema. 

    ¿Por qué los arañazos en el ojo son heridas graves? ¿Cuáles son sus principales síntomas? 

    Un arañazo en el ojo puede ser algo que tenga una cura rápida o algo que puede complicarse si no es tratado de la forma correcta. Existen varios signos de alarma a los que hay que estar atentos y que no pasen desapercibidos, los más comunes son los siguientes: 

    • El escozor en los ojos es uno de los principales síntomas y que se manifiestan antes, tenemos que estar alerta cuando el ojo nos empieza a picar o a escocer. 
    • La fotofobia o sensibilidad a la luz son muy frecuentes, normalmente, una cosa lleva a la otra, cuando tenemos un rasguño en el ojo, se nos hace muy difícil mirar a la luz directamente o simplemente abrir los ojos en ambientes con una luz clara. 

    Los síntomas mencionados antes pueden aparecer inmediatamente después de producirse el rasguño o, por lo contrario, tardar un tiempo en aparecer. Si no prestamos atención a estos síntomas en cuanto aparecen, un simple rasguño puede convertirse en un problema más grave, como una erosión corneal recidivante. 

    ¿Cómo se cura un arañazo en el ojo?

    Existen varias formas de calmar un arañazo en el ojo, pero lo más recomendable para que se cure del todo es acudir a un oftalmólogo. Muchas veces, como se comentaba antes, los arañazos aparecen cuando impactan objetos extraños contra nuestros ojos, para adelantarnos al hecho, lo que tenemos que hacer cuando sintamos algo raro dentro de nuestro ojo, es pestañear para intentar expulsarlo. Si con pestañear no es suficiente, el agua será nuestro próximo aliado. Es recomendable utilizar una solución salina en pequeñas dosis para así humedecer la parte de dentro de nuestro ojo y así poder ayudar a que el objeto extraño salga sin mucha dificultad. Esto son solo dos ejemplos de lo que podemos hacer para ayudarnos a extraer ese objeto extraño, pero, si por el contrario no somos capaces, un especialista nos dará la mejor solución. 

    Por otro lado, si ya nos hemos hecho un arañazo grave en la córnea o por un mal y corto tratamiento, el arañazo se nos ha infectado, necesitaremos gotas antibióticas para curarlo del todo, lo último que debemos hacer es dejar que siga infectándose ya que, en el caso más extremo, perderemos la visión. 

    Si pasados unos días, presentamos alguna de las siguientes condiciones, debemos acudir al oftalmólogo: 

    • Continúas sintiendo molestias y creemos que el objeto extraño que está haciendo que nos salga un rasguño, continúa en nuestro ojo.
    • Lagrimeo extremo
    • Visión borrosa
    • Sensibilidad extrema a la luz o destellos de luz
    • Úlcera corneal 
    • Tu ojo segrega pus de color verde o amarillo, o con sangre

    ¿Cuánto tardan en sanar los arañazos en el ojo?

    La mayor parte de estas lesiones oculares son de pequeña importancia y pueden sanar por sí mismas en pocos días con un tratamiento que nos proporcione nuestro médico y manteniendo una buena higiene. De todos modos, cada tiempo de curación depende de la persona y de cómo decida tratar esta abrasión corneal.  

    Bibliografía:

    Gerstenblith, A., Rabinowitz, M. (2014). Manual de oftalmología del Wills Eye Institute.

  • ¿Conoces las lesiones oculares más frecuentes en el deporte?

    Las lesiones oculares a veces presentan un problema a la hora de continuar practicando deporte. Los deportes de contacto y los deportes de pelota siguen siendo los principales protagonistas de este post.

    7 lesiones oculares más comunes en la actividad deportiva

    ABRASIÓN CORNEAL

    Se denomina abrasión corneal a una especie de “arañazo” superficial que aparece en la córnea. Es uno de los problemas oculares más comunes.

    Los síntomas más frecuentes cuando se tiene una abrasión corneal son varios, entre ellos nos encontramos con el dolor agudo, la fotofobia, sensación de cuerpo extraño, arañazo en el ojo, molestias al parpadear…

    En los deportes de contacto, la abrasión corneal está muy presente, ya que cualquier mínimo arañazo o golpe puede provocarla.

    HEMORRAGIAS SUBCONJUNTIVALES

    Las hemorragias subconjuntivales se producen principalmente cuando un vaso sanguíneo se rompe debajo de la conjuntiva del ojo. El aspecto es como si tuviésemos un moratón dentro del ojo, ya que la conjuntiva, no puede absorber toda la sangre y por lo tanto queda atrapada provocando este efecto.

    Pasa más veces de las que creemos. Cuando hacemos un esfuerzo físico (levantar pesas, por ejemplo) puede producirse un pequeño incremento de la presión arterial que hace que nuestro ojo se vea afectado por una hemorragia subconjuntival.

    HIPEMAS

    El hipema es la presencia de sangre en la cámara anterior del ojo. Entre sus síntomas está el dolor, la visión borrosa y padecer antecedentes de traumatismo contuso. Por ello, la causa más frecuente por la que se producen los hipemas, es la producida por un golpe directo, como puede ser, el impacto de una pelota de pádel directamente al ojo.

    CUERPOS EXTRAÑOS EN EL OJO

    Cuando hablamos de cuerpos extraños dentro del ojo, nos referimos a un objeto que aparece en nuestro glóbulo ocular y que no debería de estar ahí. Como bien lo dice su nombre, uno de los síntomas es la sensación de cuerpo extraño dentro de nuestro ojo. Pero también abunda el lagrimeo, entre otras.

    PÁRPADOS Y OJOS HINCHADOS

    Es una lesión muy común y que puede aparecer por múltiples causas. En cuanto al deporte, cualquier actividad de impacto puede derivar en una patología de párpados y ojos hinchados. Un golpe de gran magnitud en la cara, puede hacer que tanto los ojos como el contorno de ellos, se inflamen dejando ver moratones y manchas oscuras por toda la cara.

    IRITIS TRAUMÁTICA

    Esta lesión es muy parecida al hipema. Su desarrollo aparece a raíz de un traumatismo ocular. Sus síntomas comienzan a los 3 días siguientes del traumatismo. Otro de sus síntomas es la molestia al exponernos a las luces brillantes. Con un golpe directo y con propulsión, se puede padecer una iritis traumática, como por ejemplo con una pelota de pádel o de beisbol.

    DESPRENDIMIENTO DE RETINA

    La retina se encuentra en la parte posterior del ojo. Tenemos que tener en cuenta que existen varios tipos de desprendimiento de retina. El más común es debido a un desgarro o perforación de la misma, por lo tanto, a través de este se pueden filtrar líquidos que hacen que se separe de la retina sus tejidos subyacentes.

    Como en anteriores lesiones, una de las más comunes es cuando se practican deporte que tengan riesgo de contacto con pelotas. Pueden meterse algún cuerpo extraño en el ojo y perforarlo y causar problemas en la retina.

    Bibliografía:

    Gerstenblith, A., Rabinowitz, M. (2014). Manual de oftalmología del Wills Eye Institute.

  • Lentillas para niños: ¿En qué casos se recomiendan y en cuáles no?

    ¿Cuándo pueden utlizar lentes de contacto los niños?

    Las lentillas pueden ser una modalidad de tratamiento muy útil, incluso necesaria, para niños con diferentes necesidades optométricas. Muchas veces los padres del paciente no tienen en cuenta este tratamiento de elección debido a diferentes preocupaciones. Muchos de los «obstáculos» con niños pueden ser rápidamente eliminados con paciencia, planificación, y educación.

    Muchos estudios han reportado la adaptación exitosa a lentillas de pacientes en edades pediátricas. Incluso utilizándose distintas modalidades de lentillas (Blanda o rígidas). No existe un consenso claro de a qué edad el paciente pediátrico puede empezar a utilizar lentillas, sin embargo, existen estudios donde se evidencia que adaptar lentillas en pacientes entre 8 y 12 años es similar a adaptarlas en pacientes entre 13 y 17 años teniendo en cuenta la satisfacción del paciente, facilidad de adaptación a ellas y cumplimiento de su uso

    En muchas ocasiones se cuestiona si adaptar lentillas en niños puede aumentar el riesgo de queratitis microbianas, infección del ojo causada por un uso incorrecto de la lentilla. A pesar de existir un riesgo mayor de aparición frente al uso de gafas tradicionales, si el paciente es correctamente educado y sus padres realizan un seguimiento de la ru(na de uso de las lentillas del paciente este riesgo puede reducirse a un mínimo. Como en cualquier tipo de tratamiento médico, deberá de valorarse el riesgo- beneficio que conlleva para determinar la eficacia del tratamiento.

    Muchas veces tanto niños como padres solicitan el uso de lentes de contacto al médico o Valmólogo por razones estéticas al preferir no utilizar gafas o también por realizar alguna práctica deportiva, donde el uso de gafas puede significar una desventaja. En estos casos la terapia con lentillas es recomendada para conseguir un cambio considerable en la calidad de vida del paciente.

    5 claves para el uso correcto de lentillas de contacto en niños.

    1. Realizar un lavado de manos correcto antes y después de colocar la lentilla en el ojo, previniendo la invasión de microorganismos a la superficie ocular.

    2. Se recomienda el uso de lentillas de recambio diario para reducir considerablemente el riesgo de infección microbiana

    3. Nunca exponer la lente de contacto con el agua.

    4. No usar la lente de contacto más del tiempo establecido o dormir con ellas.

    5. En caso de que tener algún tipo de moles(a en el ojo, suspender su uso y acudir con el médico especialista para valorar a que puede deberse el problema

    ¿Qué complicaciones pueden ocurrir por un mal uso de lentillas en pacientes pediátricos?

    La manipulación incorrecta, sobreuso, o mala higiene de la terapia con lentes de contacto puede originar las siguientes patologías oculares:

    Úlceras corneales: La lentilla no deja de ser un cuerpo extraño en contacto con la superficie ocular. Por tanto, puede favorecer la aparición de erosiones y úlceras corneales

    Conjuntivitis inflamatorias: Por otra parte, también está en contacto con la parte inferior del párpado superior. Al cerrar y abrir el ojo, el párpado se desliza sobre la lentilla en vez de sobre la

    córnea. El tejido que se encuentra por dentro al párpado puede reaccionar a este cuerpo extraño inflamándose, creando un tipo de conjuntivitis crónico.

    Sequedad ocular: Las lentillas interfieren en la dinámica natural de la lágrima. Es un cuerpo extraño, y la lágrima (ene que situarse entre ella y la córnea.

    El llevar de lentes de contacto, exige una mayor humectación lagrimal para evitar moles(as en su utilización. Por otro lado, si usamos lentillas blandas el nivel de exigencia de humectación aumenta pues estas lentillas son como esponjas que atrapan el agua y necesitan mucha más humedad para no adherirse a la córnea.

    Infecciones corneales: Una mala higiene en el uso de las lentillas puede ocasionar infecciones denominada queratitis microbianas. Son una complicación poco frecuente, pero importante, del uso de lentes de contactos. En los casos graves cursa con pérdida de visión debido a la formación de cicatrices y úlceras corneales.

    Enrojecimiento ocular: El ojo puede iniciar una reacción frente al uso prolongado de lentillas, generalmente se inicia por la mañana temprano. Esto puede ocurrir por usar lentes de contacto de uso prolongado, no quitar la lentilla durante la noche, usar lentillas con alto contenido en agua, o usar lentillas muy cerradas.

    En resumen, muchos pacientes pediátricos pueden usar con facilidad y seguridad lentes de contacto incluso a edades tempranas con el debido control de sus padres y médico especialista. Las lentillas pueden mejorar la agudeza visual, confianza y comodidad conseguida con gafas en los pacientes pediátricos. A pesar de que adaptar lentillas a pacientes en edad infantil podría intimidar inicialmente, es un tratamiento que a la larga puede recompensar tanto al paciente como a sus padres.

    Bibliografía

    1. Walline J, Jones L, Sinnob L, et al. Randomized trial of the effect of contact lens wear on self- perception in children. Optometry and Vision Science. 2009;86(3):222-32.
    2. Winn B, Acherley RG, Brown CA, et al. Reduced aniseikonia in axial anisometropia with contact lens correction. Ophthalmic Physiological Op(cs. 1988;8(3): 341-4.

    3. Walline, J, Jones L, Rah M, et al. Contact lenses in pediatrics (CLIP) Study: chair (me and ocular health. Optometry and Vision Science. 2007;84(9):896-902.
    4. Wagner H, Richdale K, Mitchell G, et al. Age, behavior, environment, and health factors in the soV contact lens risk survey. Optometry and Vision Science. 2014;91(3):252-61.

    5. Chalmers RL, Hickson-Curren SB, Keay L, et al. Rates of adverse events with hydrogel and silicone hydrogel daily disposable lenses in a large postmarket surveillance registry: the TEMPO Registry. Invest Ophthalmol Vis Sci. 2015;56(1):654-63.
    6. Walline J, Rah M. Contact lenses for amblyopia Treatment. Contact Lens Spectrum. 2008. Available at www.clspectrum.com/issues/2008/november-2008/treatment-plan. Accessed January 17, 2017.