Tratamiento de limpieza

Cómo hacer un buen lavado de ojos

Mediante un correcto lavado ocular no sólo mantendremos los ojos limpios y húmedos, sino que también evitaremos irritaciones y posibles infecciones.

¿Cuándo es necesario lavar los ojos?

El lavado de ojos se debe realizar diariamente. Es cierto que cuando nos limpiamos la cara, también incluimos nuestros ojos en ese proceso de higiene. Además, las lágrimas se encargan de eliminar residuos y cuerpos extraños. No obstante, en determinadas ocasiones, por ejemplo, cuando sufrimos una conjuntivitis (inflamación del ojo), blefaritis (inflamación del párpado) o después de cirugías oculares (Ej. Cirugía refractiva…crear hipervínculo), hemos de realizar una limpieza más exhaustiva. Para ello se recomienda el uso de productos específicos.

¿Cómo limpiar los ojos?

El lavado ocular se debe realizar con cuidado, ya que el contorno de ojos está compuesto por una piel fina y sensible. Para una higiene diaria, puede humedecer un algodón con agua tibia y pasarlo por la zona del lagrimal y los párpados. Es muy importante que use un algodón para cada ojo. De este modo, evitará infecciones cruzadas.

Los mejores productos para la higiene ocular

  • Suero fisiológico

El suero fisiológico es una solución salina formada por agua y sal. En concreto, está compuesto por cloruro de sodio al 0,9% en agua. Su concentración de sal es igual a la de la sangre humana. De ahí, que es compatible con cualquier organismo.

El suero fisiológico es ideal para el lavado ocular, ya que no provocará ninguna irritación. Su uso es especialmente recomendable para tratar conjuntivitis. En este caso, antes de aplicar el colirio o gota para los ojos que le haya recetado el oftalmólogo, debe limpiar la zona ocular con suero fisiológico ayudándose de una gasa estéril.

Higiene ocular

No use el suero fisiológico como sustituto de colirio o lágrimas artificiales. Estos últimos dos fármacos son compuestos específicos para determinadas afecciones como: el síndrome del ojo seco severo.

El tipo de suero que ha de emplear para el lavado de ojos es el suero fisiológico en ampollas monodosis. Suelen contener 5ml y están pensadas para un sólo uso.

  • Toallitas estériles para ojos

Las toallitas estériles para el cuidado de ojos llevan una loción limpiadora compuesta normalmente por propiedades hidratantes, antisépticas y cicatrizantes.

El tejido facilita la adhesión rápida de residuos o cuerpos extraños. Debe evitar que la loción limpiadora de la toallita entre en contacto con el interior de los ojos, ya que podría irritarlos. La limpieza de párpados debe hacerse siempre en dirección a la base de la nariz.

Su uso se recomienda para tratar patologías inflamatorias e infeccionas, así como el cuidado tras una cirugía menor.

Se trata de un producto es muy práctico. Las toallitas vienen envasadas evitando de esta forma cualquier tipo de contaminación.

  • Desmaquillantes

Maquillarse obliga siempre a una segunda acción: desmaquillarse. Es especialmente importante hacerlo con productos de calidad que cumplan con la normativa sanitaria. Elija compuestos hipoalergénicos sin perfume o alcohol que respeten el PH lagrimal.

Una buena higiene de los párpados no solo depende de los productos empleados, sino también del modo en el que se desmaquilla.

La piel de los párpados es fina y frágil (entre 0,33 y 0,36 mm de grosor). De ahí que se recomiende desmaquillar el ojo con movimientos suaves. Frotar con fuerza no garantiza eliminar el producto con mayor facilidad y podría provocar irritaciones.

La importancia de desmaquillarse

Es importante no dejar restos de producto, ya que así, evita que el producto entre en la córnea y provoque infecciones.

Después de desmaquillarse, se recomienda aplicar un contorno de ojos. Aproveche y haga un pequeño masaje con la yema de los dedos por la zona de la ojera para activar la circulación sanguínea.

No se desmaquille con aceites o vaselina. Estos productos pueden obstruir la piel del contorno y los párpados.

Debe ser consecuente y evitar ir a dormir con maquillaje o frotar los ojos antes de eliminarlo. Ambas acciones provocan que la sombra de ojos o el rímel entre en contacto con la córnea, causando así irritación de la misma.

Remedios naturales

¿Sí o no? Lo aconsejable es evitar infusiones, así como otros productos naturales para limpiar los ojos o tratar afecciones oculares.

Limpieza ocular

El uso de la manzanilla es probablemente el remedio natural más extendido cuando hablamos del tratamiento de conjuntivitis. Con la preparación de una manzanilla no conseguimos una solución estéril. El agua, que ponemos a cocer, puede contaminarse.

A ello hay que añadir que en la propia infusión pueden quedar partículas de la planta que alteren negativamente la flora ocular. De hecho, en pacientes alérgicos, su uso es totalmente contraproducente.

La aplicación de manzanilla es por tanto un remedio sin base científica. Su uso únicamente retrasa la visita al especialista, quien podrá proporcionar un diagnóstico y tratamiento adecuado.

Si sigue teniendo dudas sobre un lavado de ojos correcto o cualquier otra cuestión, no dude en contactarnos.