Problemas de visión

Consejos de salud visual para estudiantes

En cualquier etapa de aprendizaje se tiene una carga de trabajo que en mayor o menor medida implica un esfuerzo visual. Ya sea a nivel escolar, o a nivel universitario tenemos que ser responsables de nuestra salud ocular y tomar precauciones para evitar en todo momento cualquier problema visual. Por ello, es importante tanto la prevención como la correcta interpretación de las señales que pueda mandarnos nuestro sistema visual en todo momento. ojos fatigados A continuación, se describen algunas de las actividades de la vida cotidiana con las que todos, pero especialmente los estudiantes, deberían tener especial atención para mantener en perfecto estado su salud ocular.  En primer lugar, hoy en día estamos en todo momento rodeados de pantallas digitales, ya sea con un teléfono móvil, con una Tablet, con un ordenador, etc, por lo que el esfuerzo visual digital es real, constante y puede ser la causa de un verdadero malestar visual. Estar utilizando de forma constante un dispositivo digital puede provocar sequedad ocular, cansancio visual y hasta visión borrosa en determinadas circunstancias. El porqué de estos signos, es que al utilizar estos dispositivos, se parpadea mucho menos de lo que normalmente se parpadea cuando se hacen otro tipo de actividades sin dispositivos electrónicos. Nuestra Clínica Oftalmológica y la Academia Americana de Oftalmología recomienda seguir la regla 20-20-20 al utilizar estos dispositivos. Esta consiste en llevar a cabo que por cada 20 minutos que se este utilizando una pantalla digital, se mire inmediatamente después a un objeto que esté a 20 pies de distancia (en nuestro caso a unos 6 metros) durante aproximadamente 20 segundos para que el sistema visual pueda descansar y seguir al máximo rendimiento posible.  Otras posibles estrategias de relajación visual incluyen:
  • Alternar la lectura entre un libro electrónico y un libro impreso en papel. 
  • Levantar la mirada y mirar por la ventana cada 2 capítulos aproximadamente.
  • Evitar utilizar las pantallas digitales en exteriores o en áreas con gran iluminación porque los destellos de las pantallas pueden aumentar el cansancio visual. 
  • Adoptar una buena postura al sentarse frente a las pantallas digitales y la lectura. 
  • En caso de que tenga que llevar gafas por tener alguna ametropía, colocar los filtros necesarios en la corrección óptica para evitar en la medida de lo posible las radiaciones producidas por las pantallas digitales.
Problemas visión estudiante Además de todo lo anterior es importante tener claro qué tipo de síntomas no son únicamente producidos por el uso excesivo de pantallas digitales y que nos pueden llevar a descubrir algún defecto refractivo que podamos tener o cualquier otra alteración. Por ejemplo, si tenemos dolores de cabeza persistentes al usar las pantallas digitales, o existen dificultades a la hora de enfocar en la lectura, o dificultades a la hora de fijar la visión en distancias lejanas que impliquen precisión visual, lo más recomendable es acudir al oftalmólogo y optometrista para realizar una revisión completa del sistema visual, y así estos síntomas no supongan un problema en nuestro desarrollo visual ni en el aprendizaje.  Otra forma de cuidar nuestro sistema visual es mantener la higiene de las lentes de contacto en caso de ser usuario de ellas. Es importante mantener buenos hábitos de higiene de forma consistente para evitar cualquier tipo de infección ya que la manipulación de las lentes de contacto supone un alto riesgo ya que generalmente el número de horas de porte es bastante elevado. Asimismo, debemos dar los descansos necesarios de lentes de contacto a nuestros ojos, puesto que no se puede abusar de ellas si queremos preservar nuestra la salud ocular. Hay que alternarlas con las gafas siempre que sea posible, y es muy importante hacer los cambios pertinentes cuando su durabilidad llega a su fin.  Por otro lado, en relación con la práctica de deportes, ya sea a nivel escolar o únicamente de forma casual, es importante llevar la protección adecuada para evitar las posibles lesiones provocadas por las radiaciones solares o producidas por los agentes externos.  Por último, aunque todas y cada una de las personas deberíamos realizar controles periódicos de nuestra salud ocular, si existe cualquier indicio o antecedente familiar de tener cualquier patología ocular como glaucoma, problemas de retina, etc, acudan cuanto antes a su medico especialista (oftalmólogo), para que sea él quien paute unas revisiones con la frecuencia adecuada para controlar la presencia o ausencia de cualquier enfermedad ocular.