El fondo de ojo, una parte fundamental del examen visual

¿Qué es el fondo de ojo?

Es una parte de la exploración oftalmológica que se realiza en medicina para visualizar a través de la pupila la cámara anterior y posterior del ojo. A través de esta evaluación el especialista oftalmólogo es capaz de detectar anomalías que pudiesen existir en las estructuras de la parte posterior del ojo como la mácula, retina, nervio óptico, vasos sanguíneos y humor vítreo. 

Para la visualización completa de las estructuras que conforman el polo posterior del ojo se recomienda realizar una dilatación pupilar durante la consulta oftalmológica. Esta consiste en la colocación de gotas capaces de crear una buena dilatación durante 4 horas. Durante este tiempo el paciente puede llegar a presentar fotofobia y visión borrosa que gradualmente irá desapareciendo.

Es también recomendable realizar esta evaluación en una habitación con baja iluminación para facilitar la exploración y evitar el efecto de fotofobia, así como también indicando al paciente hacía donde fijar la mirada para ir evaluando cada una de las estructuras presentes. El estudio del fondo de ojo no produce dolor, pero hay personas que pueden tener alguna molestia por la sensibilidad a la luz. Tras el estudio, en caso de que se haya tenido que dilatar la pupila, el paciente puede presentar visión borrosa y fotofobia por lo que se recomienda el uso de gafas de sol y evitar conducir. Este examen tarda alrededor de 5 y 15 minutos.

¿Qué síntomas pueden indicar que necesito evaluar mi fondo de ojo?

Metamorfopsias: Se define como la alteración de la visión que produce percepción de ondulación en líneas o formas que en condiciones normales serían rectas.

Micropsias y Macropsias: Alteraciones de la visión en las cuales los objetos son percibidos con tamaños menores o mayores a los que realmente poseen.

Miodesopsias: También llamadas moscas volantes o cuerpos flotantes, son un fenómeno ocular que se manifiesta en la visión como un conjunto de manchas, puntos o filamentos suspendidos en el campo visual, generalmente se traducen en desprendimiento del humor vítreo en el fondo del ojo.

Disminución de la visión: La agudeza visual que no puede corregirse con graduación es el indicador más fácilmente identificable de enfermedad de la retina

Escotoma: Se trata de una mancha, fija que se encontrará en el campo visual del paciente asociado a un daño estructural en su sistema de visión.

Sensibilidad al contraste: Consiste en la pérdida de la capacidad de distinguir cambios sutiles en texturas y colores.

¿Con qué instrumentos se realiza el fondo de ojo?

Oftalmoscopia directa: Se trata de la manera más antigua de observar la retina, es realizada tanto por especialistas como por médicos generales y ópticos para una primera evaluación del polo posterior, su funcionamiento básico se basa en la reflexión por espejos de un rayo de luz que va hacia el paciente mediante un instrumento llamado oftalmoscopio. A pesar de su funcionalidad limitada es capaz de servir como una herramienta básica para detectar cambios en el fondo del ojo.

Retinografía: Técnica de diagnóstico realizada a través de una máquina llamada retinografo capaz de tomar una fotografía del fondo del ojo para luego ser analizada por el médico especialista. Es una técnica rápida, útil y segura con buena capacidad diagnóstica que también permite el almacenamiento informático de la imagen obtenida.

Biomicroscopia: Consiste en la visualización de las estructuras a través de la lámpara de hendidura asistidos por lentes de aumento. Esto permite ver una imagen del fondo de ojo ampliada y de gran calidad, facilitando la correcta evaluación y detección de patologías.

Oftalmoscopia indirecta: Es de las técnicas más frecuentemente utilizadas por los especialistas oftalmólogos, en ellas se utiliza un casco especial para obtener imágenes con una calidad y efecto de profundidad superior al de los otros métodos de evaluación.

Oftalmoscopio indirecto de Heine OMEGA 600. Una nueva herramienta capaz de conseguir una imagen tridimensional de la retina.

El oftalmoscopio indirecto es un instrumento de diagnóstico que puede obtener imágenes estereoscópicas (Con efecto de profundidad) del fondo del ojo consiguiendo el diagnóstico más preciso de patologías retinianas. Es generalmente utilizado únicamente por médicos oftalmólogos con experiencia.

  El casco OMEGA 600 de Heine supone el último avance tecnológico en lo que respecta a exploración del fondo del ojo. Se trata de un casco equipado con lentes que producen un ajuste sincronizado de convergencia y paralaje único en su estilo, perfecto para una visión del fondo de ojo en pupilas de todos los tamaños. Posee también un sistema de iluminación de revestimiento múltiple capaz de conseguir un rendimiento óptico extraordinario. Y una montura de aluminio que proporciona una larga vida útil al instrumento.

¿Puede ajustarse el oftalmoscopio indirecto para poder visualizar las pupilas no dilatadas?

El OMEGA 600 es capaz de observar no solo a través de pupilas totalmente dilatadas sino también a través de pupilas tan pequeñas como de 1 mm de diámetro.  Al mover una palanca de ajuste es posible para el especialista cambiar el ángulo de iluminación (paralaje) y la línea de visión de cada pupila (convergencia) para obtener vistas estereoscópicas completamente iluminadas incluso a través de pupilas de difícil visualización. 

¿Puedo realizarme un fondo de ojo si tengo cataratas?

El oftalmoscopio indirecto de Heine OMEGA 600 es capaz de mejorar de forma acreditada un 20 % la visibilidad de la retina en pacientes con cataratas, ofreciendo más confianza en el diagnóstico al explorar pacientes con opacidades en los medios ópticos. Independientemente de las circunstancias puede ofrecer una luminosidad de trabajo ideal tanto para el paciente como para el usuario.

¿Cada cuánto tiempo es necesario realizarme un fondo de ojo?

A pesar del riesgo que puede suponer una patología del fondo del ojo para la correcta visión del paciente, en caso de ser diagnosticadas en el momento correcto la mayoría de ellas tienen una evolución satisfactoria para la visión. Debido a esto los especialistas oftalmólogos recomiendan una revisión anual con fondo de ojo en caso de pacientes sin patología previa o historiales familiares de problemas en la retina. 

En casos en los que exista patología o antecedentes familiares el especialista evaluará tiempos de evaluación menores a los anuales para realizar un correcto control del fondo del ojo. En cualquiera de los casos no dude en contactar con su centro médico especializado en caso de presentar cualquier síntoma que pueda asociarse a una posible anomalía en el fondo del ojo.

Bibliografía

  1. Dhaliwal C, Wright E, Graham C, et al. Wide-field digital retinal imaging versus binocular indirect ophthalmoscopy for retinopathy of prematurity screening: a two-observer prospective, randomised comparison. British Journal of Ophthalmology 2009; 93:355-359.
  2. Lewallen S .A simple model for teaching indirect ophthalmoscopy. British Journal of Ophthalmology 2006; 90:1328-1329.
  3. Zheng Y, He M, Congdon N. The worldwide epidemic of diabetic retinopathy. Indian J Ophthalmol. 2012; 60:428–31
  4. Gupta RR, Lam WC. Medical students’ self-confidence in performing direct ophthalmoscopy in clinical training. Can J Ophthalmol. 2006; 41:169-74.
  5. Morad Y, Barkana Y, Avni I, Kozer E. Fundus anomalies: what the pediatrician’s eye can’t see. Int J Qual Health Care. 2004;16(5):363-5.
  6. Chung KD, Watzke RC. A simple device for teaching direct ophthalmoscopy to primary care practitioners. Am J Ophthalmol. 2004; 138:501-2