desprendimiento de retina

Enfermedades de la retina

La retina es la encargada de convertir las imágenes que pasan a través del cristalino en señales eléctricas y enviarlas al cerebro a través del nervio óptico. Se trata de un tejido sensible a la luz y se encuentra en la parte posterior del globo ocular. El color de la retina es roja o naranja debido a la proximidad de numerosos vasos sanguíneos que se encuentran detrás de ella.

Enfermedades de la retina

En la mayoría de los casos, mediante un oftalmoscopio, un médico oftalmólogo podrá ver a través de la pupila y el cristalino el estado de la retina. En aquellos casos que determinados problemas oculares bloquean la perspectiva que el oftalmólogo tiene de la retina, se puede utilizar una ecografía. Los siguientes problemas de visión podrían indicar algún problema en la retina:
  • Pérdida de la percepción del color
  • Visión distorsionada
  • Cambios en la nitidez de la visión
  • Ver mancha flotantes
  • Destellos de luces o moscas volantes

¿Cuáles son las principales enfermedades que afectan a la retina?

Las enfermedades que pueden afectar a la retina son muy amplias, y la gran mayoría afecta de forma directa al estado normal de la visión, poniendo en alerta al paciente. Las patologías de la retina pueden afectar a cualquier parte de esta, que se trata de una fina capa de tejido situada en la pared trasera interna del globo ocular. La retina está compuesta por millones de células fotosensibles y neuronas que reciben o distribuyen la información visual. Será de vital importancia acudir al oftalmólogo si sentimos algún tipo de alteración en nuestra visión lo antes posible, ya que un tratamiento precoz puede evitar una pérdida de grave de visión o ceguera y evitar una operación de desprendimiento de retina. operación desprendimiento de retina
  • Agujero macular

La mácula es la zona central de la retina, y el agujero macular se produce por una contracción del vítreo (que supone más del 80% del globo ocular).  Al contraerse, el centro de la retina se desplaza hacia delante produciendo un agujero en la zona central de la visión.  Existen dos tipos de agujero macular:
  1. Agujero macular miópico: se desarrolla en personas con miopía alta y es frecuente su aparición en edades más tempranas. Puede provocar un desprendimiento de retina.
  2. Agujero macular idiopático: está muy vinculado con la edad del paciente, ya que suele aparecer a partir de los 60 años de edad
agujero macular Un control oftalmológico regular permite detectar patologías e irregularidades que podrían pasar desapercibidas por ausencia de síntomas, por eso, es importante realizar revisiones periódicas al menos una vez al año.
  • Alta miopía

  Hablamos de “alta miopía” o miopía magna cuando supera las 6-8 dioptrías. Afecta aproximadamente al 2% de la población y supone un riesgo a la hora de desarollar patologías oculares como miodesopsias, desprendimiento de retina, distrofias de la retina o DMAE.
  • Edema macular

Se produce con la inflamación y el cúmulo de líquido en la mácula, la principal causa asociada a esta patología es la diabetes, suele ser indoloro y puede presentar síntomas casi desapercibidos en sus inicios, como visión borrosa y descolorida, por eso, será fundamental mantener exámenes oftalmológicos de forma regular para conseguir un diagnóstico a tiempo.
  • Enfermedad de Stargardt

Se trata de una enfermedad genética y es una degeneración precoz de la retina que afecta normalmente a pacientes menores de veinte años, sin embargo, la persona que lo sufre puede no apreciar una pérdida de visión hasta la tercera o cuarta década de vida .
  • Luxación de la lente intraocular

La luxación de la lente intraocular (LIO) puede afectar a pacientes que previamente hayan sido intervenidos de cataratas. Se produce por el desplazamiento de la lente implantada hacia la cavidad vítrea del ojo. Este desplazamiento puede provocar cambios en la visión, tracciones, desprendimiento de retina y/o hemorragias vítreas. luxación lente intraocular
  • Membrana epirretiniana macular (MEM)

La membrana epirretiniana macular se produce con el crecimiento del tejido que se encuentra en la superficie de la retina, dentro del área macular, pudiendo contraerse y produciendo una pérdida de visión. Se produce cuando unas células provenientes generalmente de la retina, se depositan encima de la mácula. Estas células producen colágeno formando una especie de malla, como este tejido está unido a la retina, al contraerse también contrae a esta y la deforma.
  • Oclusiones venosas de la retina

Las oclusiones venosas son una de las principales causas de patología vascular de la retina, por detrás de la retinopatía diabética. Consiste en una obstrucción parcial o total de las venas que conducen la sangre y el resto de fluidos en el interior de la retina. Cuando estos líquidos se acumulan en la mácula, provocan una visión borrosa, provocando un edema en la retina
  • Retinopatía diabética

La diabetes puede provocar un deterioro de los vasos sanguíneos dañando la retina y provocando una pérdida parcial o total de la visión, a este proceso se le denomina retinopatía diabética. Es muy importante mantener un control estricto de la glucemia y realizarse revisiones oftalmológicas de forma periódica.
  • Retinosis pigmentaria

La Retinosis Pigmentaria no se trata de una enfermedad aislada y única, sino que da nombre a un conjunto de patologías degenerativas y hereditarias que afectan al globo ocular, caracterizándose por provocar una pérdida paulatina y progresiva de la visión. El paciente nace con la enfermedad, sin embargo, no es común que se manifiesten síntomas antes de la adolescencia. La persona no padece síntomas hasta una etapa avanzada de la enfermedad, por eso, es importante un diagnóstico precoz. retinosis pigmentaria
  • Tumores intraoculares

Los tumores  intraoculares afectan a los tejidos del globo ocular y pueden ser benignos o malignos. No se pueden prevenir, sin embargo, se pueden diagnosticar de forma precoz, lo que será de vital importancia a la hora tratar la enfermedad y garantizar la visión.
  • Uveítis

La uveítis es una inflamación de la capa situada entre la esclerótica por fuera y la retina por dentro. Puede ser la causa de algún trastorno inmunitario, infecciones o exposiciones a determinadas toxinas. uveítis Para prevenir cualquiera de estas patologías será muy importante acudir al oftalmólogo de forma regular, al menos una vez al año. Si lo desea, puede pedir cita con cualquiera de nuestros expertos oftalmólogos de forma fácil y rápida a través de esta web o en el teléfono 915 77 88 00.