Estos son los problemas de vista más frecuentes en los niños

¿A qué edad debo llevar a mi hijo a revisión con el oftalmólogo?

La función visual es una de las actividades cerebrales más complejas. Más del 50% del cerebro participa en ella, y gran parte de las funciones cerebrales de aprendizaje, e incluso de la memoria en el niño, dependen a su vez de una actividad visual sana.

Al nacer, el ojo humano cuenta con todas las estructuras necesarias para alcanzar la visión, sin embargo, no es sino hasta los primeros años de vida cuando este alcanza su desarrollo.

En el pasado era habitual que no se realizara una primera revisión oftalmológica en el niño hasta llegar a la etapa escolar, generalmente al determinar una dificultad para enfocar la pizarra. Esta práctica sin embargo ha demostrado ser errónea, ya que en muchos casos lo más recomendable es diagnosticar el problema antes del inicio de esta etapa.

Hoy día se recomienda realizar una primera revisión oftalmológica alrededor de los 3 a 4 años, consulta en la cual el especialista podrá determinar si el paciente infantil cuenta con un desarrollo visual adecuado, indicando un tratamiento oportuno en el caso de detectar existencia de alguna patología.

¿Cuáles son los 5 problemas oculares más comunes en niños?

Entre las enfermedades oculares más comunes en niños podemos encontrar:

  1. Defectos refractivos (Hipermetropía, miopía o astigmatismo):
    La hipermetropía es el defecto refractivo más común en niños, se define como un defecto visual de refracción en el cual el foco de la imagen se forma a una distancia mayor de lo normal, es decir, por detrás de la retina. Las hipermetropías leves (o incluso moderadas) normalmente no experimentan problemas visuales debido a dicho defecto. Sin embargo, en niños con hipermetropías de moderadas a altas existe una mayor probabilidad de padecer estrabismo (desviación de la mirada) y ambliopía (ojo vago).

    Por su parte la miopía es un problema ocular que se manifiesta cuando el paciente percibe borrosos los objetos lejanos. La miopía se debe a que la imagen se forma delante de la retina, en el caso de la miopía en niños, es importante realizar controles periódicos con el especialista para controlar su progresión.

    En el astigmatismo, la parte externa del ojo cuenta con una forma irregular. Esto causa una visión borrosa tanto de lejos como de cerca en el niño, El astigmatismo en la infancia usualmente no progresa del mismo modo que los otros defectos de refracción, este generalmente disminuye en los primeros años de vida.

  2. Epífora (Aumento del lagrimeo):
    La obstrucción lagrimal es la causa más frecuente de consulta al oftalmólogo en menores de un año, afecta a un 6% de los recién nacidos a término y a un 20% de prematuros. Se debe principalmente en defectos en el canal de salida de la lágrima en el ojo.

  3. Ojos rojos:
    Distintas condiciones pueden llevar a que los niños tengan los ojos rojos. Esto generalmente se debe a la inflamación de las partes superficiales del ojo: Córnea (queratitis), conjuntiva (conjuntivitis) y párpados (blefaritis). Debido a las diferentes causas que pueden causar este síntoma, lo más recomendable es acudir lo antes posible con un especialista que sea capaz de indicar el
    tratamiento más preciso para el enrojecimiento del ojo en el niño.

  4. Estrabismo:
    El estrabismo es una desviación en la alineación de los ejes visuales, generalmente el ojo desviado no realiza una correcta fijación sobre los objetos, lo que a la larga conlleva que no desarrolle toda su potencia visual, en caso de no corregirse este defecto en edad temprana, la disminución de la agudeza visual en el ojo desviado será irreversible, creando así un ojo vago.


  5. Ambliopía (Ojo vago):
    La ambliopía u ojo vago se define como la condición generalmente unilateral, de severidad variable, en la cual la mejor agudeza visual conseguida es menor de 20/20 con por lo menos dos líneas de diferencia entre ambos ojos, sin daño aparente en ninguna estructura del ojo que se pueda detectar. Se estima que entre un 2 y 5% de la población mundial padece de ojo vago. Se trata de un problema ocular en niños que necesita de un diagnóstico oportuno a edad temprana para poder tratarse con éxito.

¿Puede evitarse el ojo vago en niños?

Este tratamiento consta de 2 pilares fundamentales, utilizar gafas correctivas y el uso de parches de oclusión en el ojo dominante, haciendo que el ojo vago se esfuerce reforzando las conexiones neuronales de este ojo con nuestro cerebro. Es importante un diagnóstico oportuno de esta patología ya que solo puede ser tratada en los primeros años de infancia.

En casos de ojo vago causados por estrabismo es fundamental que le valore por un médico especialista la corrección del estrabismo, dependiendo del caso existen diversos tratamientos para la corrección de esta condición: Ejercicios de refuerzo para los músculos del ojo que estén causando la anomalía, uso de gafas especiales con prismas correctores, inyección de toxina botulínica en los músculos del ojo e incluso cirugía correctiva del estrabismo.

Bibliografía

  1. Luco, F. (1993). Oftalmología pediátrica. Pediatr. día, 103-7.
  2. Orozco-Gómez, L. P. (2016). Presente y futuro de la atención oftalmológica pediátrica. Cirugía y Cirujanos, 84(3), 187-189.
  3. Agüero-Viamontes, Y., Infante-Vinent, I., & Gesto-Santiesteban, O. Y. (2020). Corrección con lentes de contacto de la ambliopía refractiva en niños mayores de seis años. Revista Electrónica Dr. Zoilo E. Marinello Vidaurreta, 45(3).
  4. Cuadros Cuya, W. A. (2020). Ambliopía en niños de 03 a 05 años de edad.
  5. Solano, A., Restrepo, A., & Palacio, T. (2018). Estereopsis en pacientes con ambliopia en ausencia de estrabismo. Revista Sociedad Colombiana de Oftalmología, 56-57.
5/5 - (2 votos)