La hipermetropía

En el mundo de la óptica, la hipermetropía es considerada un defecto refractivo en el cual los rayos de luz que entran en el ojo lo hacen por detrás de la retina, este punto es el denominado foco imagen, causando que el paciente tenga dificultad para enfocar objetos de cerca. 

¿Cómo se origina la hipermetropía?

Anatómicamente un ojo hipermétrope es considerado un “ojo corto”, su longitud axial (El diámetro del ojo como tal), es más corta de lo normal 

La hipermetropía puede ser originada mediante traumatismo, esto puede generar una córnea más plana, finalizando con una alteración de la misma y provocando la incidencia de los rayos por detrás de esta. 

Enlazando lo anterior, podemos afirmar que, en el momento del nacimiento, todos somos hipermétropes, a medida que vamos creciendo, también lo hacen nuestros ojos, por ende, si el crecimiento del ojo, es menor de lo necesario, ese ojo será hipermétrope, sin embargo, esto se puede corregir tras la visita a un oftalmólogo

¿Cuándo inicia la hipermetropía?

La hipermetropía puede aparecer en cualquier etapa de nuestra vida, sin embargo, cuanto más joven es el paciente menos síntomas puede presentar y más cuando la graduación no es muy elevada. Esto es debido a la función del cristalino, que a la hora de enfocar y relajar actúa como un “acordeón”, curvándose y relajándose. Es el encargado de enfocar objetos en las distintas distancias, esto se produce gracias a los músculos que lo rodean (músculo ciliar). Si bien es cierto que al principio esta contracción y relajación de dicho músculo, se puede producir de manera asintomática para el paciente, sin embargo, llegados a un punto de esfuerzo excesivo sin una corrección previa que ayude a evitar el sobreesfuerzo, puede acarrear cefaleas, picor de ojos y desenfoque en distancias de visión próxima. 

Es por eso que, para poder diagnosticar correctamente las causas posibles de cefalea acompañada de cansancio ocular, es necesario acudir a un especialista, el cual realizará una prueba en la cual, al inhabilitar el músculo ciliar, somos capaces de detectar la verdadera corrección óptica del paciente.  

La hipermetropía se suele confundir con la presbicia, también conocida como “vista cansada”. El síntoma más común entre ambos defectos, es la mala visión en distancias próximas, sin embargo, la presbicia suele aparecer en torno a una edad próxima a los 40 años mientras que la hipermetropía inicia en la infancia, la presbicia se debe a que con el paso del tiempo los músculos que rodean el cristalino van perdiendo elasticidad y no consiguen contraerse de manera tan fácil como lo hacen en pacientes más jóvenes.  

Por norma general un paciente hipermétrope llegará antes a padecer presbicia que un paciente miope, esto es debido al recorrido de acomodación. Un paciente miope tiene más recorrido de acomodación que un paciente hipermétrope, ya que las dioptrías negativas (De la miopía) contrarrestan a las dioptrías positivas (De la presbicia) .

Corrección de la Hipermetropía

Como cualquier defecto refractivo, ya sea miopía, astigmatismo o presbicia, la hipermetropía también se puede corregir mediante gafas, lentes de contacto o incluso cirugía refractiva. 

En el caso de los más jóvenes es conveniente saber exactamente la graduación real. Como hemos hablado con anterioridad, el cristalino en los niños es muy potente y tiene una gran capacidad de curvarse, esto hace aumentar su potencia y permite el enfoque de los objetos en cualquier distancia, esto significa que estos pacientes pueden estar enmascarando una graduación que a la larga puede acarrear cualquier síntoma mencionado con anterioridad. En este caso es muy importante las visitas continuadas al oftalmólogo, ya que se deben administrar colirios que relajen el cristalino para poder conocer cuanta graduación tienen de manera real, este proceso se conoce como “graduación bajo cicloplejia” 

El tratamiento más común para la corrección de la hipermetropía es mediante el uso de gafas o lentes de contacto.  

En el caso de las gafas la característica más significativa de este tipo de lentes es que son convexas (más curvas por el centro que por los laterales). La estructura de este tipo de lentes provoca la desviación de los rayos y la incidencia de estos en la propia retina.  

Cirugía refractiva en Hipermetropía

En cuanto a pacientes que no quieran la opción del uso de gafas o no toleren el uso de lentes de contacto, existen diferentes tipos de métodos quirúrgicos que solucionan su defecto refractivo: 

LASIK y PRK: Corrige de forma excéntrica la córnea a través de su ablación con un láser, logrando que la luz llegue correctamente a la retina corrigiendo así el defecto visual. 

ICL: Consiste en implantar directamente dentro del ojo, en su polo anterior, una lente con la corrección óptica necesaria para contrarrestar la hipermetropía del paciente, es una cirugía mínimamente invasiva de minutos de duración y recuperación rápida. 

El paciente hipermétrope posee además una mayor labilidad en su visión binocular y se asocia en ocasiones a cuadros de estrabismo. Su binocularidad y grado de compensación oculomotor con frecuencia están ligados a la corrección de su refracción y la cirugía refractiva podría descompensarlos.

 

Bibliografía
  • Kushner B, Kowal L. Diplopia after refractive surgery: ocurrence and prevention. Arch Ophthalmol 2003; 121: 315-321. 
  • Nearsightedness: Myopia treatment. American Academy of Ophthalmology website. Available at: http://www.geteyesmart.org/eyesmart/diseases/myopia-treatment.cfm. 2013. 
  • Hoyos JE, Cigales M, Hoyos-Chacon J, Ferrer J, Maldonado-Bas A. Hyperopic laser in situ keratomileusis for refractive accommodative esotropia. J Cataract Refract Surg 2002; 28: 1522-1529. 
  • Moore B, Stacy A. Revisión clínica sobre la hipermetropía en niños. Ciencias de la optometría. ISSN. 2003; 29: p1133-7834. 
  • Ferrer P, Pueyo D. Estudio de la hipermetropía alta en la infancia. Universidad de Zaragoza, Facultad de Ciencias, 2015. Trabajo de fin de grado.