¿Miopía en un solo ojo? Buscando las causas de esta anomalía ocular

¿Se puede tener miopía en un solo ojo?

La miopía en un solo ojo es una condición más frecuente de lo que se piensa, el término correcto para llamar a este fenómeno es anisometropía. Se define como la condición visual en la cual existe una diferencia refractiva superior a 2-3 dioptrías entre un ojo y otro, es decir, uno de ellos es miope y el otro es hipermétrope o no tiene graduación.

Se estima que la anisometropía se presenta en un 5% de la población infantil, se manifiesta en edades tempranas y en la mayoría de los casos no es diagnosticada, ya que un ojo es capaz de suprimir el defecto visual del otro. Su aparición se asocia a pacientes con estrabismo, por lo tanto, es importante valorar en niños con desviaciones en la mirada si existe anisometropía en sus ojos.

La anisometropía, por lo tanto, es en la mayoría de los casos asintomática, ya que el cerebro del niño sufre un proceso de neuroadaptación en el cual suprime la visión de un ojo (Recibiendo especialmente las imágenes del ojo con mejor visión). Sin embargo, en caso de no ser tratado oportunamente, es capaz de causar ojo vago.

 El ojo vago o ambliopía se define como la disminución de la agudeza visual en un ojo sin causa orgánica clara. Aparece en la infancia y de no ser adecuadamente tratada antes de los 8-10 años, momento en el cual concluye el desarrollo visual, el ojo permanecerá amblíope a lo largo de la vida puede permanecer inclusive en la adultez, haciendo que un ojo sea incapaz de alcanzar la máxima agudeza visual por mayor corrección óptica que se intente colocar en ese ojo.

Conoce los tipos de anisometropía.

La anisometropía puede clasificarse en 3 tipos diferentes dependiendo de la diferencia entre las graduaciones de ambos ojos:

  • Anisometropía simple: Un ojo no tiene graduación (Emetrope). Mientras que el otro es miope o hipermetrope.
  • Anisometropía compuesta: Ambos ojos son hipermétropes o miopes pero la graduación de uno es mucho mayor que la del otro ojo.
  • Anisometropía mixta: Un ojo es hipermétrope y el otro es miope. También pueden en ocasiones asociarse a ojos con astigmatismo

¿Cuáles son las causas de anisometropía?

  • Herencia: La anisometropía tiene una fuerte relación genética, pudiendo ser heredado en familias con historial de esta condición.
  • Estrabismo: Más del 50% de los casos de anisometropía se asocian a pacientes con estrabismo.
  • Diferencias en tamaño de los ojos: La mayoría de los casos de anisometropía se asocian a ojos con diferencias notables en sus longitudes axiales, ojos más grandes necesitan de más dioptrías para su corrección.
  • Presbicia y cataratas: En el ojo del adulto mayor estos 2 fenómenos son capaces de alterar de forma independiente las dioptrías que necesita un ojo para corregir su defecto visual, estas condiciones son capaces de causar en su evolución una anisometropía.

¿Cómo detectar la miopía en un solo ojo en niños?

 Es difícil que el niño manifieste o se queje de estas condiciones, por lo tanto, lo más recomendable es realizar una primera revisión oftalmológica a los 4 años de edad para poder identificarse por un profesional y ser tratadas oportunamente, entre las manifestaciones de ambliopía o anisometropía que un niño puede hacer se encuentran:

  • Desviación de la mirada
  • Desviación del cuello al enfocar objetos
  • Cerrar un ojo al enfocar objetos
  • Aumento en la frecuencia del parpadeo
  • Dolores de cabeza
  • Dificultad para leer
  • Golpes y caídas frecuentes por malos cálculos visuales

¿Existe un tratamiento para ojos con anisometropía o ambliopía?

El tratamiento de estas condiciones dependerá principalmente de la edad en la cual sea diagnosticada al paciente. 

 En el caso de la ambliopía generalmente es tratada con el uso de gafas o parches correctores, demostrando excelentes resultados tras su uso, siendo capaz de corregirse este problema antes de llegar a la adolescencia.

En los adultos muchas veces la ambliopía no puede ser tratada, al representar una disminución en la agudeza visual incorregible; con respecto a la anisometropía puede valorarse el uso de gafas, lentes de contacto o cirugía refractiva en el ojo que lo pueda necesitar.

En ambos casos es necesario acudir a consulta con su profesional de la salud para poder diagnosticar oportunamente la patología a la primera sospecha o sintomatología. Evitando así complicaciones a futuro.

Bibliografía

  • De Vries, J. (1985). Anisometropia in children: analysis of a hospital population. British Journal of Ophthalmology, 69(7), 504–507.
  • Hashemi, H., Khabazkhoob, M., Yekta, A., Mohammad, K., & Fotouhi, A. (2011). Prevalence and Risk Factors for Anisometropia in the Tehran Eye Study, Iran. Ophthalmic Epidemiology, 18(3), 122–128. doi:10.3109/09286586.2011.574333
  • Dobson V, Miller JM, Clifford-Donaldson CE, Harvey EM. Associations between anisometropia, amblyopia, and reduced stereoacuity in a school-aged population with a high prevalence of astigmatism. Invest Ophthalmol Vis Sci 2008;49(10):4427–4436
  • Tomac S, Birdal E. Effects of anisometropia on binocularity. J Pediatr Ophthalmol Strabismus 2001;38(1):27–33.
  • Huynh SC, Wang XY, Ip J, Robaei D, Kifley A, Rose KA, et al. Prevalence and associations of anisometropia and aniso-astigmatism in a population based sample of 6-year-old children. Br J Ophthalmol 2006;90(5):597–601