Todo sobre la blefaritis. Causas y tratamientos de la blefaritis

¿Qué es la blefaritis? Conoce la estructura de nuestros párpados.

El borde de nuestros párpados, es el lugar de origen de nuestras pestañas, existen glándulas secretoras llamada glándulas de Meibomio, estas estructuras se encargan de la producción de secreción de una sustancia aceitosa que luego formará parte de la composición química de las lágrimas que se encuentran en nuestro ojo. Esta sustancia permite que la lágrima se mantenga más tiempo en la superficie ocular sin evaporarse, además, funciona como barrera, impidiendo que la lágrima discurra al exterior del ojo hacia la mejilla. Existen unas 25 glándulas en el párpado superior y 20 glándulas en el párpado inferior del ojo humano.

La blefaritis es una de las afecciones oculares más comunes, se estima que un 40% de la población sufre en algún momento de su vida de blefaritis, puede afectar a todos los grupos étnicos y etarios. Se define como la inflamación, descamación y enrojecimiento del borde del párpado. Entre sus síntomas destacan el prurito, enrojecimiento, sensación de cuerpo extraño. A pesar de que se trata de una enfermedad que generalmente no representa un riesgo para la visión del individuo, puede llegar a causar daños a nivel de párpado y cambios en la calidad y cantidad de secreción lagrimal.

¿Cómo se origina la blefaritis?

La blefaritis es el resultado de un proceso inflamatorio originado de la congestión en las glándulas de Meibomio en el borde del párpado, esta congestión puede deberse a diversos factores, entre ellos podemos encontrar:

-Cambios hormonales y/o estrés: El funcionamiento correcto de nuestras glándulas esta principalmente regulado por nuestro sistema endocrino. Se ha comprobado que cambio en el estado de ánimo, estrés pueden ser el origen de muchas de las blefaritis referidas por los pacientes.

-Infección: En muchos casos, agentes patógenos de la piel son capaces de colonizar las glándulas de Meibomio, en la mayoría de los casos, el agente causal se trata estafilococos, estos producen un proceso de blefaritis infecciosa que puede acarrear cambios en el tratamiento habitual de la enfermedad.

-Acumulación de residuos: Problemas de higiene, defectos en la anatomía normal del párpado, bloqueos en el conducto de salida de las glándulas o aumento en la cantidad de secreciones, pueden originar blefaritis al servir estos residuos como fuente causante de la respuesta inflamatoria en nuestros párpados.

¿Cómo se cura la blefaritis?

Al tratarse de un acumulo o bloqueo anormal en los párpados, en la mayoría de los casos la blefaritis cede con higiene de los párpados todos los días con toallitas oftálmicas.

– La higiene de los párpados se realiza:

-Introduciendo el sobre de la toallita sin abrir en agua muy caliente, puede calentar un vaso en el microondas. Dejar unos 2 minutos.

-Abrir la toallita y partirla en dos. Utilizaremos una mitad para cada ojo.

-Realizar un masaje con la toallita caliente en el ojo de manera circular durante 1 minuto. Después masajear 1 minuto de arriba abajo el parpado superior de abajo arriba el párpado inferior con el fin de drenar las glándulas sebáceas.

-Este punto es el más importante: limpiar la base de las pestañas evertiendo el párpado inferior y limpiar el canto del párpado. Con el fin de limpiar toda la grasa producida.

-Lágrima artificial: una gota en cada ojo al menos tres veces al día aumentando la frecuencia si tiene molestias oculares.

-IPL (Láser de luz pulsada): Consiste en estimulación de las glándulas de Meibomio con el uso de frecuencias de luz, esta mejora la correcta producción y secreción de su contenido.

¿Cómo prevenir la blefaritis?

Se ha evidenciado, que, siguiendo las siguientes normas básicas de higiene, se puede prevenir la aparición de blefaritis hasta en un 80%

  • Lavado de manos y cara frecuentes.
  • Evitar frotarse los ojos con manos o pañuelos sucios
  • No dormir con maquillaje o cremas en los ojos
  • Utilizar toallitas oftálmicas diariamente para evitar acúmulos de lágrima y grasa en los párpados

Diagnóstico de blefaritis

El diagnóstico de blefaritis no supone un reto para un oftalmólogo experimentado, el especialista al examinar el ojo a través de una lámpara de hendidura podrá observar en la zona afectada enrojecimiento, inflamación, descamaciones, acúmulos de grasa, obstrucción de las glándulas de Meibomio; también observará un tiempo de duración de la lágrima reducido, esto debido a la disminución en su calidad causada por esta patología.

Es recomendable ante sospecha o sintomatología de blefaritis acudir con su médico especialista para así poder confirmar el diagnóstico y establecer una pauta de tratamiento efectiva para resolverlo a la brevedad y evitar que esta condición se repita.

Bibliografía

  1. Pérez Mogollón, J. F. (2020). Blefaritis. Universidad de la Salle.
  2. Perdomo Delgado, J., Acosta Quintana, K., Palacios Fernández, S., Carrero Figueroa, M. V., & González Pla, E. A. (2007). Homeopatía y Oftalmología: las blefaritis. Revista Cubana de Medicina Militar, 36(3), 0-0.
  3. Alonso-García, A., & Bonachea-González, B. (2020). Caracterización clínica de pacientes con blefaritis y demodecosis. Revista Archivo Médico de Camagüey, 24(3).
  4. Gómez-García, S., Herreras, J. M., Perez, S., Perez, H., Cano, M. C., & Jimeno, J. C. P. (1997). Test diagnósticos del síndrome de ojo seco asociado a blefaritis: utilidad de la anestesia tópica. Archivos de la Sociedad Española de Oftalmologia, 72(6), 437-444.