Perros guía

Hace unos días se ha celebrado el Día Internacional del Perro. Estas mascotas ocupan un lugar muy especial en el mundo de la oftalmología.

Los perros guía o lazarillos son animales adiestrados para ayudar a las personas ciegas o con muy baja visión.

Joseph Resinguer ciego desde los 17 años entrenó a tres perros para que le ayudaran de guías. Muchos años después se publicaron libros en los que se perfeccionaban las técnicas de entrenamiento de Resinguer.

No fue hasta finales de la primera guerra mundial que Dr. Gerhard Stalling abrió el primer centro de perros guía conmovido por la cantidad de veteranos ciegos.

En principio la raza que se utilizaba era Pastor Alemán, pero a finales de la segunda guerra mundial fueron sustituidos por Golden Retriver y labradores, ya que son dóciles y tienen buena capacidad de aprendizaje.

Proceso de entrenamiento:

  • Test inicial: una vez pasada esta prueba a las 7 semanas de vida es entregado a una familia de acogida.
  • Ya con la familia el perro se acostumbrará a las actividades cotidianas. La familia se compromete a educarle bajo normas específicas y a devolverle en cuanto el centro lo necesite.
  • En los primeros 4 meses se le enseña a cumplir comandos
  • A los 8 meses se somete a una serie de pruebas para descartar enfermedades físicas o psicológicas.
  • Al primer año de edad es devuelto a la fundación donde continuará con su adiestramiento (tiene una duración de 6 a 10 meses).
  • En esta etapa se hace nuevamente una selección descartando a perros miedosos. Así como se les realiza una prueba de detonación para evaluar su recuperación tras el impacto auditivo. Un 20% es descartado en esta etapa.
  • Finalmente pasan por la etapa de acoplamiento donde ya entra en contacto con la persona invidente. Durante 3 semanas la persona recibirá instrucciones para aprender a manejar a su ayudante.
  • A los 10 – 12 el perro se jubila volviendo al centro esperando a ser adoptado por otra familia.

La gran labor de estos animales no tiene descanso ya que siempre están para cuando su dueño los necesite.