¿Por qué se produce el queratocono, una rara ectasia que afecta al ojo humano?

El queratocono es una alteración corneal degenerativa que consiste en la deformación y el adelgazamiento progresivo de la córnea. Esta ectasia corneal suele ser bilateral, aunque asimétrica, afectando a personas de todas las razas y ambos sexos. En los últimos años, se han desarrollado novedosas técnicas para su diagnóstico y tratamiento, sin embargo, aún se desconoce la causa y el mecanismo exacto de esta enfermedad.

 

Traumatismos, predisposición genética y otras posibles causas del queratocono

Aunque la etiología de esta patología aún se desconoce, hay factores que favorecen su aparición, como antecedentes genéticos, factores ambientales y de estilo de vida. Se ha demostrado que frotarse los ojos se considera una de las principales causas de queratocono.

Queratocono, una anomalía de la córnea que no debes subestimar

El queratocono se manifiesta en adolescentes y adultos jóvenes, pudiendo ser asintomático en sus etapas iniciales. En esta anomalía se produce un adelgazamiento corneal, de predominio central o paracentral inferior. Al aumentarse progresivamente la curvatura corneal, se induce un astigmatismo irregular y miopía axial, afectando por tanto a la condición visual del paciente.

Los pacientes suelen empezar quejándose de disminución de la agudeza visual en todas las distancias, que no se compensa con su corrección óptica ni con sus lentes de contacto. Además, puede ir acompañado de otros síntomas como distorsión de la imagen, sobre todo por las noches, fotofobia, irritación ocular, deslumbramientos, visión borrosa, lagrimeo, enrojecimiento, picor o diplopía ocasional. 

La evolución de la enfermedad podemos dividirla en fases. En una fase inicial, en la biomicroscopía podemos observar normalidad, pero nos encontraremos con una refracción inestable, la miopía y el astigmatismo no pueden corregirse por completo con gafas. En una fase intermedia, podremos observar el adelgazamiento central o paracentral inferior de la córnea, acompañada de estrías de Vogth, anillo de Fleischer u opacidades corneales. En una fase final, la ectasia se hará más severa, observándose hidrops corneal, el cual implica rotura en la membrana de Descemet, pudiendo verse opacidades corneales profundas, dejando cicatrices subepiteliales. 

La evolución del queratocono puede ser lenta y progresiva, detenerse o progresar rápidamente, pudiendo llegar a causar incapacidad visual en casos muy avanzados, debido a la opacidad corneal secundaria que puede producirse. 

El diagnóstico precoz del queratocono es fundamental, pues de esto va a depender, el manejo, la evolución y la incidencia de la enfermedad. 

El tratamiento de esta patología va a depender de su gravedad y evolución. Se puede corregir mediante gafas o lentes de contacto blandas (en estadios iniciales), lentes de contacto rígidas (esclerales y semi-esclerales), anillos o segmentos intraestromales, crosslinking y trasplante de córnea (ya en fase final). 

  

¿Cuáles son las principales causas del queratocono?

Como ya hemos comentado anteriormente, la causa del queratocono es multifactorial. La herencia genética, además de enfermedades sistémicas como el síndrome de Down o el síndrome de Marfan, son factores de riesgo de esta ectasia. 

Las patologías que más relación tienen con el queratocono son las enfermedades atópicas, como dermatitis atópica, blefaritis, queratoconjuntivitis o conjuntivitis vernal. El queratocono también se ha asociado con patologías del segmento posterior, como la retinosis pigmentaria. 

Los microtraumatismos oculares que se producen al frotarse los ojos con demasiada fuerza y frecuencia, hacen que se debilite la red de fibras de colágeno de la córnea, encargada de preservar su curvatura, provocando así el adelgazamiento y deformación progresivos de su estructura. El uso de lentes de contacto también es un factor importante, ya que pueden producirse microtraumas corneales secundarios. 

 

Actualmente, para el diagnóstico y seguimiento del queratocono, contamos con la tecnología de los topógrafos corneales, los cuales nos ofrecen mapas de curvaturas corneales, permitiendo detectar toda irregularidad corneal desde estadios iniciales. 

El queratocono es una de las principales causas de trasplantes de córnea, por lo que es muy importante su detección en edades tempranas. Es recomendable realizar revisiones periódicas para llevar un buen control de la salud visual. 

Bibliografía 

Gustavo Aguilar Montes, Gustavo Aguilar Montes, Fernando Castillo Nájera. Actualidades en queratocono. Rev Hosp Gral Dr M Gea Glez. 2001; Vol 4, nº4: Págs 130-132. 

Roberto G. Albertazzi, Carlos Guillermo Arce, Jaime Arramberi Agesta, César Carriazo, María José Consentino, Federico Cremona, Joaquín Fernández, Hugo Legaria, David P. Piñero, Manuel Ramírez. Queratocono, pautas para su diagnóstico y tratamiento. Segunda edición. 

Laurent Bataille, Jorge L. Alió, Alfredo Vega-Estrada, Pablo Peña García, María Luisa Durán García, Pablo Sanz-Díez, Miguel Maldonado, Ramón Gutiérrez. Guía de actuación en el queratocono. Primera edición. Navarra: 2015. 

Bravo Venegas SM. Una revisión del queratocono. Rev Unisalle. Cienc Tecnol Salud Vis Ocul. 2009; 95-106.