lentes intraoculares

¿Qué problemas pueden causar las lentes intraoculares?

¿Qué son las lentes intraoculares y por qué se utilizan?

Una lente intraocular es una lente artificial que se implanta mediante un proceso quirúrgico dentro del ojo con el fin de corregir o mejorar:

  • Problemas de miopia, hipermetropía o astigmatismo
  • Problemas de opacificación del cristalino/cataratas

Ninguna cirugía está exenta de riesgos, y en el blog de hoy vamos a introduciros posibles problemas que pueden causar.

Problemas de las lentes intraoculares

Hoy en día, los problemas o posibles efectos secundarios de las lentes intraoculares son mínimos, infrecuentes y de escasa consideración. Esto es debido al magnífico desarrollo y estudio de los materiales con los que están fabricadas, cada vez más blandos y de unos componentes biocompatibles con el ojo humano y que no suelen provocar rechazo del organismo ni tampoco molestias.

No obstante, la introducción de una lente intraocular en el interior del ojo no deja de ser una operación, por lo que siempre existe riesgo, aunque sea muy bajo, de sufrir alguna complicación o contraindicación.
Los problemas que se pueden presentar tras la introducción de una lente intraocular, son de diferentes tipos:

  • Infecciones: Durante cualquier tipo de intervención quirúrgica, siempre existe alguna posibilidad de contraer una infección. Pero en el caso de las cirugías para implantar lentes intraoculares dicho riesgo es extremadamente bajo, ya que se trata de un procedimiento limpio y con baja tasa de infección.
  • Desplazamiento de la lente intraocular: En la mayoría de los pacientes las lentes se quedan fijas en el saco capsular el resto de la vida pero hay en algunos casos que se pueden mover o dislocar dentro del ojo.
  • Opacificación de la lente intraocular: Las lentes intraoculares son transparentes en el momento de la implantación y deberían conservar esa transparencia el resto de la vida. Algunas lentes han sufrido un proceso de pacificación con el paso de los años y tienen que ser explantadas para recuperar la transparencia en la visión.
  • Inflamación: Algunas personas tienen tendencia a sufrir inflamaciones, que es lo que se conoce como uveítis. En estos casos, hay que valorar la operación para evitar riesgos de repetición o complicación de este tipo de inflamaciones.
  • Desprendimiento de retina: La retina es una lámina sensible a la luz situada en la parte posterior del ojo. Decimos que se produce un desprendimiento de retina cuando esta lámina se separa de la pared ocular, a la que normalmente está pegada. En las cirugías de implantación de lente intraocular puede existir mayor riesgo de desprendimiento de retina.
  • Glaucoma: El glaucoma es la lesión de las fibras del nervio óptico producido por un aumento de la presión intraocular, causado por una falta de drenaje del humor acuoso que se encuentra en la cámara anterior del ojo con la función de nutrir y oxigenar las estructuras del globo ocular como la córnea o cristalino , por eso la lente puede provocar este contratiempo, ya que se realiza un bloqueo pupilar inducido por la lente, que como se ha comentado anteriormente, impide la normal circulación del humor acuoso.
  • Suciedad en la lente intraocular: Es bastante frecuente que, tras la cirugía de cataratas con implantación de una lente intraocular pseudofáquica, el paciente se queje de tener la sensación de estar viendo a través de un cristal sucio o empañado con el paso del tiempo. Una de las complicaciones más frecuente de la cirugía de cataratas es la opacificación de la cápsula posterior del saco o popularmente conocido como “ lente sucia “ .Esto ocurre por el crecimiento de unas células epiteliales que persisten tras la cirugía de las cataratas y pueden migrar y crecer en la cápsula. En algunos casos, si progresa significativamente, la visión puede ser parecida a la que se tenía antes de la cirugía. Afortunadamente tiene tratamiento seguro, rápido, efectivo y sin dolor. Se realiza una limpieza con el láser YAG en consulta y dura unos segundos.
  • Rotación de la lente intraocular: Las lentes intraoculares que llevan astigmatismo, se llaman lentes tóricas. Estas lentes van situadas en un determinado eje y hasta que cicatrizan dentro del ojo, pueden rotar y moverse del lugar idóneo donde tienen que fijarse. Por ello se aconseja, no realizar esfuerzos físicos ni movimientos bruscos después de la cirugía hasta que la lente cicatrice. Si la lente se moviera, se vuelve a colocar en quirófano con una intervención rápida y habitualmente sencilla.
  • Luxación a cavidad vítrea: La luxación de la lente intraocular es una patología muy infrecuente que afecta a personas intervenidas de cataratas y que consiste en el desplazamiento de la lente implantada hacia la cavidad vítrea del ojo. Los pacientes experimentan pérdida visual repentina indolora. Suele producirse en pacientes con alta miopía, síndrome pseudoexfoliacion, traumatismos o pacientes con cirugías oculares previas. El tratamiento consiste en realizar una vitrectomia, extraer la lente e implantar una nueva en el segmento anterior.

Si se ha visto sometido a una cirugía de implantación de lente intraocular y padece algún síntoma o problema de los mencionados en este artículo, no dude en contactar con su oftalmólogo de confianza o con su clínica oftalmológica