como quitarse las gafas

Cómo quitarse las gafas. (Métodos quirúrgicos)

Uno de los principales motivos de disminución de la agudeza visual, son los errores de refracción como la miopía, hipermetropía y astigmatismo por parte de los sistemas ópticos del ojo que son conocidos como ametropías.

La forma de corregirlos es el uso de lentes graduadas que corrijan dichos errores, que puede ser mediante el uso de gafas o el de lentillas, haciendo que la imagen se forme lo más nítidamente posible en la mácula.

Ahora bien, un motivo de consulta cada vez más demandado es el deseo de dejar de usar estas lentes graduadas, las lentillas o las gafas, y esto se consigue gracias a la cirugía refractiva.

Por tanto, una de las preguntas que se plantean es la siguiente:

¿Cómo quitarse las gafas y lentillas?

quitarse las gafas con cirugia refractiva

Como hemos mencionado antes, el deseo de quitarse las gafas y lentillas, es un motivo de consulta cada vez más frecuente, para ello existen diversos métodos quirúrgicos que corrijan la ametropía.

Podemos clasificar las técnicas en dos grupos, las técnicas queratorrefractivas y las intraoculares:

  • Técnicas queratorrefractivas: como su nombre indica, corrigen los errores de refracción modificando la curvatura o espesor de la córnea. Así, si aplanamos la curvatura corneal corregiremos la miopía, mientras que si aumentamos dicha curvatura corregiremos la hipermetropía. Este tipo de técnica son las más empleadas en la actualidad, siempre y cuando no existan contraindicaciones como una córnea muy delgada o ametropías elevadas.
  • Técnicas intraoculares: es una técnica revolucionaria en el campo de la cirugía refractiva consistente en colocar una lente hecha de materiales biocompatibles muy avanzados. La intervención consiste en introducir una lente de contacto intraocular por una incisión de 1,5 mm entre el iris y el cristalino. También está indicada para pacientes con córneas finas, ojo seco, vista cansada o pupilas grandes.

Pasos para quitarse las gafas

Los pasos a seguir para quitarse las gafas son, en primer lugar, consultarlo con un cirujano, quien valorará, una vez realizadas determinadas pruebas, la cirugía refractiva que más se ajuste a cada paciente.

lasik hipermetropia

Las pruebas a realizar serían:

  • Autorrefractometría: sirve para valorar el poder óptico de forma automática, dándonos una medida aproximada del grado de miopía, hipermetropía y astigmatismo del paciente.
  • Medida de la PIO: se realiza por el método de aire, siendo este inocuo y sin molestias para el paciente, y nos permite estimar la presión intraocular.
  • Topografía: se trata de una prueba que permite valorar el estado de la córnea y posibles alteraciones de esta.
  • Biometría: en caso de ser necesario, se realizaría esta prueba que consiste en medir la longitud axial del ojo para poder calcular las LIOs.
  • Test de Schimer: esta prueba nos permite valorar la calidad de la película lacrimal.
  • Agudeza visual: donde la capacidad y calidad de la visión.
  • Exploración con lámpara de hendidura: estudiamos el segmento anterior y el segmento posterior o retina.
  • Graduación con cicloplejia: la cicloplejia es una forma de dilatación en la cual estamos, además de dilatando, bloqueando el músculo ciliar que es el encargado del proceso de acomodación. Este tipo de graduación sirve para conocer con exactitud la graduación del paciente, sin que intervengan patologías de la acomodación, como los espasmos de acomodación (típico de personas que preparan oposiciones y tienen más miopía que la graduación real debido a un continuo abombamiento del cristalino por espasmo acomodativo).

Con todas estas pruebas el cirujano, de forma individualizada, podrá valorar en la primera consulta el tipo de cirugía que necesita y que mejor se adapta al paciente.

Además, es importante comentar que antes de la realización a las pruebas y a la consulta con en el médico oftalmólogo, se aconseja descansar de las lentes de contacto una semana si son blandas y un mes si son duras.

¿Qué riesgos conlleva la cirugía refractiva?

En cuanto a las técnicas que implican ablación o “moldean” la superficie, los efectos adversos se ven con muy poca frecuencia.

¿Adiós a las gafas para siempre?

En medicina no podemos hablar de quitarse las gafas para siempre ya que cada caso tiene sus particularidades y no podemos predecir que pasará en un futuro.