Retina, clave en el desarrollo de la visión infantil.

La retina es un tejido sensible a la luz ubicado en el polo posterior del ojo, la luz que incide en ella desencadena una serie de fenómenos físicos y químicos que se traducen en la transmisión de la imagen visual al cerebro a través de impulsos nerviosos. La formación de la retina inicia durante la quinta semana de gestación, y culmina a los 45 meses de nacimiento. 

Durante los últimos años, han ocurrido una serie de avances tecnológicos en el tratamiento y diagnóstico de enfermedades de la retina en niños que nos han permitido dar un tratamiento oportuno a estas enfermedades. 

¿Cuáles son los problemas de retina en niños más frecuentes?

Entre los problemas más frecuentes de retina en niños encontramos la Retinopatía del Prematuro, Enfermedad de Coats y la toxoplasmosis ocular. 

Retinopatía del Prematuro 
Es una de las principales causas de ceguera infantil potencialmente evitable. Acontece en recién nacidos inmaduros, generalmente sometidos a oxigenoterapia, el origen de esta enfermedad es actualmente desconocido, pero se asocia a cambios en las concentraciones de oxígeno en la retina del niño, causando un crecimiento anómalo de los vasos de la retina. Esta varía desde casos leves donde las secuelas son mínimas y no afectan a la visión, hasta los casos más agresivos, con desprendimiento de retina bilateral y ceguera total. 

El diagnóstico de esta enfermedad es principalmente clínico, al observar el especialista directamente la retina del recién nacido, su tratamiento es a través de un láser capaz de obliterar los vasos anómalos, posiblemente mejorando la capacidad visual del ojo. 

Enfermedad de Coats
La enfermedad de Coats es una enfermedad de los vasos sanguíneos de la retina que comienza a manifestarse antes de los 10 años, se desarrolla de forma lenta y generalmente solo afecta un ojo. Es causada por un desarrollo anormal de estos vasos, su sintomatología principal es la pérdida progresiva de visión. 

El diagnóstico además de evidenciarse al examinar el ojo directamente y observar los vasos anormales puede confirmarse con una angiografía con fluoresceína. 

El tratamiento consiste en la aplicación de láser o crioterapia sobre la retina destruyendo así los vasos anómalos. 

Toxoplasmosis Ocular
Se trata de una enfermedad retiniana causada por la infección con el parásito Toxoplasma gondii, generalmente transmitido a través de heces de gatos contaminados.  

 Si este contagio ocurre durante el primer trimestre del embarazo puede conducir al aborto, mientras que si ocurre tardíamente en el tercer trimestre del embarazo puede conllevar a microcefalia, hidrocefalia, calcificaciones y lesiones bilaterales de la retina, con pérdida variable de la agudeza visual. 

Una vez producidas las heridas en la retina es poco probable que se recupere la visión, en procesos agudos con inflamación es importante el tratamiento con medicamentos específicos y anti-inflamatorios para reducir el daño ocasionado.

DISTROFIAS HEREDITARIAS DE LA RETINA (DHR)

Las DHR son un grupo de enfermedades hereditarias que afectan a un número reducido de pacientes. Las DHR se asocian a una pérdida progresiva de la agudeza visual y/o del campo visual en ambos ojos. Estas enfermedades suelen progresar con el tiempo y terminan provocando la disminución o la pérdida total de la visión.  

De entre todas las DHR que existen, entre las principales encontramos: 

ENFERMEDADES HEREDITARIAS QUE CURSAN CON CEGUERA NOCTURNA

  • Retinosis pigmentaria: Patología con una gran variabilidad genética, lo que significa que hay muchas posibles mutaciones y muchos posibles genes que podrían causarla. Es la distrofia hereditaria de la retina más frecuente. 

Los primeros síntomas visuales que suelen experimentar las personas con retinosis pigmentaria son la dificultad o imposibilidad de ver con relativa poca luz y la pérdida progresiva del campo visual. 

  • Coroideremia: Se caracteriza por la pérdida progresiva de la visión y afecta principalmente a varones por tener herencia recesiva ligada al cromosoma X. Los síntomas típicos incluyen la dificultad o imposibilidad de ver con poca luz y la visión en túnel, generalmente se manifiesta en la primera o segunda década de la vida, por lo que se suele confundir con la retinosis pigmentaria. 
  • Atrofia girata: Es una enfermedad metabólica poco común que impide a los pacientes descomponer un aminoácido llamado ornitina. Los altos niveles de ornitina dañan la retina y causan síntomas muy similares a la retinosis pigmentaria. 

DISTROFIAS MACULARES 

  • Enfermedad de Stargardt: Es la distrofia macular más frecuente y la segunda enfermedad hereditaria de la retina más frecuente tras la retinosis pigmentaria. La edad de inicio es típicamente entre los 10 y 20 años. 
  • Distrofia de Best: Es una forma lenta y progresiva de distrofia macular. Estos pacientes desarrollan membranas neovasculares subretinianas que les produce una pérdida brusca de visión. Por lo tanto, si estos pacientes notan esta pérdida de visión brusca deben acudir al oftalmólogo, pues la complicación es tratable. En la mayoría de los casos tiene su comienzo en la infancia 

DISTROFIAS VITREORRETINIANAS

  • Complejo Wagner-Stickler: El síndrome de Wagner-Stickler provoca distintas alteraciones oculares (miopía, cataratas precoces y desprendimiento de retina, entre otros), problemas articulares y otros síntomas como sordera o alguna anomalía facial. 
  • Retinosquisis juvenil ligada a X: Se caracteriza por la pérdida de visión de inicio temprano y separación de las capas del área de la retina, que es la zona donde se enfocan los rayos luminosos y que se encuentra especialmente capacitada para la visión del color) en ambos ojos que da lugar a un aumento del riesgo de desprendimiento de retina. El trastorno se puede presentar en la infancia temprana con estrabismo, movimientos involuntarios y rápidos de los globos oculares (nistagmus), hipermetropía axial, desprendimiento de retina o hemorragia intraocular. 

Las DHR son enfermedades de causa genética, es decir, la aparición de la enfermedad está determinada por los genes heredados de los padres. Por tanto, no son provocadas por traumatismos, infecciones o ningún otro agente externo.  

Es de vital importancia un diagnóstico correcto de la enfermedad por el especialista para su oportuno tratamiento, por lo tanto, es recomendable una visita oportuna al especialista ante la sospecha de una patología de retina en niños.

Bibliografía  

Martin M., Gunther R., Hereditary retinal eye diseases in childhood and youth affecting the central retina. Department of Ophthalmology, Ludwig Maximilians-University, Munich, Germany. 2013. 6. p18-25. 
James A., et al., Pediatric retina. Springer Nature Singapore. 2018. p155-166 
Martin H.I., Ocular toxoplasmosis: a review brief. Revista oftalmológica UCV. 2010. 53. p38-43. 
Pardo A., et al., Revisión de la prevención y tratamiento de la toxoplasmosis   ocular.  Annals d’Oftalmologia. 2004. 12. p11-20. 
Jauregui R., et al., Caring for Hereditary Childhood Retinal Blindness. Asia-Pacific    
Journal of Ophthalmology. 2018. 7. p183-191 
Marano F., et al., Hereditary retinal dystrophies and choroidal neovascularization.   Graefe’s Archive for Clinical and Experimental Ophthalmology.2000. 238. p760–764