Cómo proteger nuestros ojos de las pantallas

El uso de los aparatos electrónicos, como son los ordenadores, tablets, teléfonos móviles o las consolas, se está viendo aumentado desde los últimos años, tanto en ámbito laboral como de ocio. Estas pantallas electrónicas emiten una luz azul, que en pequeñas dosis no es dañina. Sin embargo, si sufrimos una sobreexposición puede conllevar a cambios del estado de ánimo, del ritmo circadiano debido a la disminución de melatonina, obesidad, afectaciones visuales, entre otros.

El esfuerzo excesivo que requerimos al usar las pantallas electrónicas durante un tiempo prolongado tiene consecuencias a nivel visual. Esta afectación se conoce como Síndrome Visual Informático (SVI)

¿Qué es el síndrome Visual Informático o SVI?

El SVI se trata de una serie de problemas oculares caracterizado por tener síntomas como el dolor ocular, cansancio ocular, sequedad ocular, lagrimeo, irritación, visión borrosa o doble y de forma extraocular también puede presentar dolor cervical y de espalda. 

¿Qué factores pueden afectar a la prevalencia del SVI?

Hay una serie de factores que también tienen relación con este síndrome, como son el sexo, que según los estudios tiene mayor prevalencia en mujeres que en hombres; la edad, más común en personas de avanzada edad, en muchos casos coincide con pacientes con problemas iniciales de sequedad ocular, alergia u otras patologías oculares; el tiempo de exposición frente a la pantalla; existencia previa de algún problema en la superficie ocular; más prevalencia también en pacientes que son usuarios habituales de lentes de contacto; pacientes cuyo defecto refractivo no ha sido compensado total o parcialmente, alteraciones oculomotoras; pacientes con enfermedades sistémicas relacionadas con la sequedad ocular; y pacientes fumadores o en ambientes de humo.

¿Por qué debe preocuparnos el SVI?

El motivo por el que el uso abusivo de las pantallas supone un riesgo a la vista es porque mantenemos los ojos enfocados durante un largo periodo de tiempo, obligando a realizar un esfuerzo de acomodación constante, lo que provoca cansancio, además de la posibilidad de alterar la coordinación oculomotora y binocular; involuntariamente los ojos se mantienen más abiertos de los habitual ya que el nivel de concentración es mayor y el número de parpadeos por minuto se ve reducido considerablemente, provocando una mayor evaporación de la lagrima y su posible sequedad ocular; las fuentes de luz artificial, en este caso luz azul, tiene carácter positivo en relación con el medioambiente, pero en relación al sistema visual, presenta una longitud de onda diferente que actualmente está en estudio. 

¿Cómo se puede reducir los síntomas del SVI?

Algunos métodos para evitar el cansancio ocular producido por el uso de las pantallas electrónicas son:

  • Realizar descansos de forma habitual. Se recomiendo mirar cada 20 minutos a un punto situado a 20 pies (6 metros aproximadamente) durante 20 segundos
  • Uso de lágrimas artificiales para mantener una buena hidratación ocular
  • No olvidar parpadear frecuentemente
  • Mantener una distancia adecuada con la pantalla
  • Reducir el brillo para evitar el cansancio ocular
  • Preferenciar uso de gafas frente al uso de lentes de contacto, ya que estas provocan más sequedad e irritación. Si es posible aplicar un filtro de luz azul específico para reducir este tipo de luz en el ojo
  • Mantener una buena posición de la pantalla, esta no puede encontrarse por encima de los ojos, ya que obligaría a tenerlos más abiertos, provocando más sequedad lagrimal

Es importante tener revisiones periódicas con el médico especialista para poder mantener un buen estado visual y de esta forma buscar la menor afectación de la pantalla. 

En el caso de los niños, cada vez emplean más las pantallas. Según estudios, a los 6 meses de edad ya comienzan a usar estas tecnologías y durante la adolescencia pueden usarlas más de 7 horas al día. Por este motivo es muy recomendable reducir el tiempo de exposición de las pantallas.

Además, esto es una causa potencial de miopía en niños. Esto se debe a que el ojo es más alargado haciendo que el enfoque de la imagen sea anterior a la retina y no sobre ella, como sería el caso de una persona emétrope. 

BIBLIOGRAFIA

  1. Cómo afectan las pantallas electrónicas al sistema visual. Marc Argilés Sans, Genís Cardona, Elisabet Pérez-Cabré

http://cgcoo.es/descargas/gaceta513/Como_afectan_pantallas_electronicas_sistema_visual.pdf

  1. Los dispositivos electrónicos y la vista. Daniel Porter.

https://www.aao.org/salud-ocular/consejos/los-dispositivos-electr%C3%B3nicos-y-la-vista

  1. Razones para darles a los ojos de su hijo un descanso de las pantallas. American Academy of Pediatrics

https://www.healthychildren.org/Spanish/health-issues/conditions/eyes/Paginas/What-Too-Much-Screen-Time-Does-to-Your-Childs-Eyes.aspx

  1. Síndrome Visual Informático

https://www.essilor.es/blog/salud-visual/sindrome-visual-informatico

  1. Síndrome Visual Informático. Instituto salmantino de oftalmología

https://www.clinicainsadof.com/noticias/sindrome-visual-informatico-svi-2/

  1. Luz LED y sus peligros por la sobreexposición. 12 de noviembre 2017

https://pantallasled.net/luz-azul/

  1. Síndrome visual del ordenador ¿Tienes síntomas?. Dr. Alberto Ollero Lorenzo

https://oftalmologovigo.com/sindrome-visual-ordenador/