¿Destellos en los ojos? Conoce los problemas oculares que origina el estrés

¿Cuál es la relación entre el estrés y los ojos?

Se conoce como estrés a la reacción fisiológica de nuestro cuerpo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. Viene regulado por la adrenalina, hormona que, al producirse, prepara los órganos de nuestro cuerpo para situaciones de peligro. 

En el caso de los ojos, éstos experimentan cambios como un aumento de la llegada de sangre a sus vasos sanguíneos, dilatación de la pupila, disminución en la producción de lágrimas y aumento de su presión.

En el ejemplo de una situación de emergencia, como escapar de un desastre natural, todos estos cambios permiten que el ojo sea capaz de recibir una mayor cantidad de información a mayor velocidad. Sin embargo, al mantenerse prolongados en el tiempo dichos cambios, pueden causar efectos negativos en el ojo humano.

Entre los síntomas que podemos conseguir a causa del estrés en el ojo los más frecuentes son: Moscas volantes, tics nerviosos, destellos, sequedad ocular, cansancio ocular, orzuelos y derrames subconjuntivales.

El estrés, ¿Qué síntomas puede causar en el ojo?

Miodesopsias: Conocidas también como moscas volantes, se deben al desprendimiento de una sustancia gelatinosa llamada humor vítreo en el fondo de nuestro ojo, esto es percibido por nuestro sistema visual como moscas o telarañas que se mueven acorde al movimiento de nuestros ojos. Por lo general, ceden espontáneamente y nuestro cerebro aprende a ignorar dicho síntoma con el tiempo.

Mioquimias palpebrales: Los tics nerviosos se encuentran entre los síntomas más comunes que podemos relacionar al estrés en nuestros ojos, se definen como contracciones rápidas, repetitivas e involuntarias de forma rítmica en la musculatura de los párpados, en algunos casos no es visible por los demás a pesar de ser sentido por el paciente, el sitio más frecuente de su aparición es en el lateral del párpado inferior.

Fotopsias: Los episodios de destellos o flashes en los ojos junto a las miodesopsias (Moscas volantes). Son los síntomas más frecuentes de desprendimiento de vítreo. Este fenómeno es el resultado de lo que percibe nuestro ojo al tirar el vítreo de nuestra retina en el momento en el que se desprende, generalmente dura unos pocos segundos.

Sequedad ocular: La producción de lágrimas es un proceso que viene mediado por una serie de glándulas ubicadas en nuestros párpados. Al ocurrir alteraciones hormonales en momentos de estrés, el correcto funcionamiento de estas glándulas se verá afectado, produciendo lágrimas con menor calidad y cantidad a lo esperado, lo cual a su vez es capaz de producir sequedad ocular en el paciente.

Orzuelos: Es otra de las afecciones más frecuentes que causa el estrés en nuestros ojos. Se definen como nódulos inflamatorios ubicados en cualquier zona de nuestros párpados, son causados por la proliferación de bacterias en las glándulas de nuestros párpados, esto debido al bloqueo que puede causar en ellas episodios de estrés.

Derrames subconjuntivales: El estrés es capaz de causar aumentos bruscos en nuestra tensión arterial, dilatando y contrayendo en cuestión de segundos nuestros vasos sanguíneos, los capilares que encontramos en el ojo son de los más pequeños y frágiles de todo nuestro organismo, por ende, no se encuentran correctamente adaptados a dichas subidas de tensión, colapsando y creando derrames en el proceso. Estos a pesar de la sintomatología llamativa, comúnmente son absorbidos en cuestión de días sin dejar secuelas en el ojo.

Blefaritis: Inflamación del párpado que afecta la producción de pestañas o lágrimas. La blefaritis se origina cuando se inflaman las glándulas sebáceas del párpado interno, además de ocurrir por estrés también suele originarse por otras enfermedades de la piel o alergias.

¿Cuándo los destellos en los ojos son una urgencia ocular?

A pesar de que en la mayoría de los casos los destellos ocurren de forma aislada y en cuestión de segundos. Sin dejar consecuencias importantes en el ojo. En algunos casos el desprendimiento de vítreo puede traccionar la retina con suficiente fuerza como para causar desgarros o incluso desprendimientos de retina.

En estos casos la sintomatología tiende a acentuarse, apreciándose mayor número de moscas volantes y destellos. También pueden aparecer otros síntomas como un punto negro fijo en el campo de visión o ver como si se tratará de un telón levantándose. 

Es por esto que ante el primer síntoma de miodesopsias o fotopsias lo más recomendable es acudir con un especialista en oftalmología, quien a través de un estudio del fondo de ojo será capaz de diferenciar entre los diferentes diagnósticos que pueden crear estas manifestaciones, sugiriendo el tratamiento más oportuno.

Bibliografía

1. Castilla Marti, M. (2015). Impacto de las miodesopsias en la calidad visual. Universitat Autònoma de Barcelona.

2. Marrero, D. H., González, L. S., & González, R. A. (2014). Relación entre miodesopsias, fotopsias y el desprendimiento de vítreo posterior clínico y tomográfico. Archivos de la Sociedad Canaria de Oftalmología, (25), 46-50.

3. Pérez Mogollón, J. F. (2020). Blefaritis. Universidad de la Salle.

4. Chavez, C., Gonzalez, G., Moreno, D., Velez, H., Cruz, E. D. L., Gomez, H., … & Sanz, J. (1990). Guias de manejo clinico: conjuntivitis orzuelo y blefaritis. Trib. méd.(Bogotá), 259-64.