Cómo funciona el nervio óptico

Nervio óptico. ¿Cómo funciona?

El nervio óptico es una parte fundamental del sistema visual, con más de un millón de fibras nerviosas capaces de transportar mensajes visuales. Conecta la parte posterior con el cerebro, por lo que un daño en éste, puede ocasionar la pérdida de visión, total o parcial, dependiendo donde se encuentre el daño.

Si el resto de partes que componen el ojo se encuentran en perfecto estado, pero se ocasiona un daño en el nervio óptico, éste dejará de transmitir información al cerebro y, por lo tanto, seremos incapaces de percibir imágenes.

¿Qué es el nervio óptico?

Se trata de un nervio compuesto de fibras y parte de papila que se encuentra en la retina. Recibe las imágenes que vemos del exterior para enviar información al cerebro a través de una serie de fenómenos químicos y eléctricos por los que las imágenes se transforman en impulsos nerviosos.

¿Cuál es su función?

El nervio óptico conecta cada uno de los globos oculares con la parte del cerebro encargada de la visión, por lo tanto, la función del nervio óptico es transportar las imágenes que recibe por el sistema visual, transformarlas en impulsos nerviosos hasta el cerebro, donde serán procesadas.

Oftalmólogo pruebas nervio óptico

¿Por qué se daña el nervio óptico?

Es muy importante evitar el daño en el nervio óptico ya que será irreversible. Puede estar dañado por diferentes factores como:

  • Glaucoma: es una enfermedad que se ocasiona cuando la presión del líquido que rellena el ojo sube y daña el nervio óptico, siendo un daño irreversible.
  • Neuropatías (neuritis ópticas): se origina cuando hay una inflamación del nervio óptico por falta de riego en el flujo sanguíneo.
  • Drusas: es un depósito que crece debajo de la retina y puede ocasionar pérdida de visión central o periférica
  • El nervio óptico también puede ser dañado por un traumatismo, por toxinas, radiación o un shock.

nervio óptico dañado

Síntomas

Normalmente, el deterioro del nervio óptico no suele presentar síntomas en sus primeras fases, por eso, será vital asistir a revisiones periódicas con su oftalmólogo y así, en caso de haber un daño en el nervio óptico, detectarlo de forma precoz ya que, un tratamiento a tiempo, puede evitar daños irreversibles.

Uno de los principales síntomas es la disminución del campo visual. A medida que va aumentando el deterioro del nervio, el paciente irá perdiendo campo visual de forma progresiva.

Sin embargo, debemos de tener en cuenta otros posibles síntomas de posibles patologías que afectan al nervio óptico:

  • Visión borrosa.
  • Visión oscurecida (el paciente percibe la imagen como si hubiera menos iluminación o como si tuviera menos brillo).
  • Visión alterada de los colores.
  • Aparición de flashes o destellos luminosos.
  • Pérdida de visión total o parcial
  • Dolor ocular a los movimientos
  • Pérdida de visión periférica
  • Daño de un nervio óptico: puede ser en uno de los ojos o en el quiasma óptico (donde están los dos nervios).

Pruebas diagnósticas

Dado que el daño en el nervio óptico en sus inicios es asintomático, será muy importante realizar revisiones periódicas:

  • OCT (Tomografía de coherencia óptica): Es una prueba de imagen no invasiva que permite visualizar la retina, concretamente la mácula y el nervio óptico.
  • Agudeza visual
  • Campimetría: nos permite diagnosticar enfermedades como el glaucoma o daños en las fibras nerviosas del nervio óptico

Pruebas nervio óptico

Tratamiento

Dependiendo del daño ocasionado en el nervio óptico, será posible una recuperación visual o no, dependiendo de la patología ocular.

Lo más importante es detectarlo a tiempo y e intentar no perder agudeza visual.

Es recomendable visitar al oftalmólogo una vez al año para una detección precoz de ciertas patologías, ya que, dependiendo de la rápida detección, se podrá actuar a tiempo y no ser un daño irreversible para nuestra visión.

Este artículo ha sido revisado por un especialista oftalmólogo, para pedir cita puede hacerlo vía teléfonica, whatsapp o a través de nuestra web.