Párpados inflamados. A qué pueden deberse.

Entre los motivos más frecuentes de consulta urgente en oftalmología se encuentra la inflamación de los párpados. Se trata de un síntoma recurrente que puede verse acompañado de otra serie de síntomas dependiendo de la patología que lo esté originando.

Puede verse a cualquier edad y género. Teniendo causas distintas en cada uno de los grupos etarios. Por lo tanto, es necesario acudir con un profesional para que este dé con el origen correcto de la patología, utilizando de esta manera el tratamiento más adecuado. 

¿Qué síntomas pueden acompañar a unos párpados hinchados?

Enrojecimiento: En más del 80% de los casos de inflamación palpebral conseguiremos también enrojecimiento del área afectada. Esto es indicativo de que esta existiendo un proceso inflamatorio con aumento del flujo sanguíneo en el párpado.

Prurito: Otro síntoma que acompaña frecuentemente es el picor en los ojos, este puede ser indicador de que la inflamación puede deberse a una reacción alérgica o infecciosa.

Hiperemia conjuntival: La conjuntiva es la membrana que cubre la parte posterior del párpado y la parte anterior del globo ocular, su inflamación muchas veces acompaña al párpado hinchado, esto puede traducirse en un proceso inflamatorio generalizado del ojo.

Secreción: En casos de infecciones oculares este síntoma también se verá acompañado de legaña y secreción proveniente del globo ocular.

Nódulo: En algunos casos esta inflamación puede concentrarse en un área de coloración más blanquecina tratándose así de un orzuelo o quiste palpebral.

Conoce las 4 causas de la hinchazón de los párpados más comunes. 

Blefaritis: La blefaritis es el proceso inflamatorio que se produce en el borde de los párpados causando enrojecimiento de los mismos.  Esto se debe en la mayoría de los casos a que las glándulas situadas en los párpados producen grasa en exceso y dicha grasa se acumula provocando una inflamación o favorece la aparición de bacterias.

Suele ser un trastorno crónico asociado al tipo de piel del paciente, a pesar de su persistencia por lo general no provoca daños permanentes en la visión ni es contagiosa. La blefaritis puede afectar a personas de todas las edades, aunque es más habitual en personas de más de 50 años.

Orzuelo: Es un bulto rojo similar a un grano, que se origina en el borde del párpado. Esto se debe a que en esta zona tenemos glándulas sebáceas pequeñas, especialmente alrededor de las pestañas. La piel muerta, o la acumulación de grasa pueden bloquear las salidas de la glándula. Cuando ocurre esto, las bacterias proliferan en su interior causando la aparición del orzuelo.

Conjuntivitis alérgica:  La alergia ocular se da en el momento en el que la conjuntiva se inflama o se hincha. Normalmente, aparece de manera estacional debido a alérgenos conseguidos en el aire como el polen, por lo tanto, se asocia a las estaciones del año, en algunos casos puede afectar durante todo el año. Generalmente se alivia al utilizar colirios antiinflamatorios.

Conjuntivitis infecciosa: La conjuntivitis infecciosa es la inflamación de la conjuntiva, causada generalmente por la invasión de virus o bacterias a este tejido. Puede ser tratada con antibióticos en forma de colirio generalmente teniendo una buena evolución.

Tratamiento de la inflamación de los párpados.

Dependiendo del caso el tratamiento para este síntoma varía, en caso de deberse a blefaritis el tratamiento es a base de lágrimas artificiales y limpieza del borde de los párpados.

Cuando estamos frente a un orzuelo dependiendo de la evolución de éste, puede tratarse con antibióticos, masajes o incluso retirándolo con cirugía

En el caso de las conjuntivitis, dependiendo de su origen se debe seguir un tratamiento con fármacos en forma de colirios ya sea antihistamínicos o antibióticos.

Cómo prevenir la hinchazón de los ojos y párpados.

Uso de toallitas oftálmicas: Muchas veces el origen de inflamación se debe a una incorrecta higiene palpebral o a una sobreproducción de grasa en el área, la mejor manera de evitar esto es realizando una limpieza diaria con toallitas especiales capaces de retirar las impurezas que pueden llegarse a tener.

Uso de lágrimas artificiales: Una correcta lubricación de los párpados promueve el funcionamiento correcto de las glándulas que se encuentra en los párpados, así como también eliminar los posibles agentes causantes de inflamación en ellos. Se recomienda usar al menos 3 veces al día una lágrima artificial sin conservantes para un mejor resultado.

Masaje de párpados: Consiste en realizar movimientos circulares con la asistencia de una toallita oftálmica en ambos párpados, de esta manera se fomenta la correcta circulación y salida de material contenido en las glándulas sebáceas que estos poseen

Encontrar el motivo correcto de la inflamación: En casos de inflamación de párpados repetitiva la solución definitiva a esta sintomatología es acudir con un especialista oftalmólogo para la detección oportuna de su causa para prevenir futuras apariciones.

 Bibliografía

  1. Bielory L, Schoenberg D. Ocular allergy: Update on clinical trials. Curr Opin Allergy Clin Immunol. 2019;19(5):495–502.
  2. Flavio Mantelli, Jerome Mauris PA. The ocular surface epithelial barrier and other mechanisms of mucosal protection: from allergy to infectious disease. Curr Opin Allergy Clin Immunol. 2013;23(1):1–11.
  3. Barney NP, Cook EB, Stahl JL. Allergic and Immunologic Diseases of the Eye. Middleton’s Allergy Princ Pract Eighth Ed. 2014;1–2:618–37.
  4. Amescua, G., Akpek, E. K., Farid, M., Garcia-Ferrer, F. J., Lin, A., Rhee, M. K., … & Mah, F. S. (2019). Blepharitis preferred practice pattern®. Ophthalmology, 126(1), P56-P93.