Pingueculitis. Granito o punto blanco en el ojo

Son numerosos los pacientes que acuden a nuestra consulta y al realizar el examen oftalmológico de la superficie ocular, el médico especialista, detecta una pingueculitis, la mayoría no sabe qué es, es por eso que hoy queremos aclarar todas las dudas existentes sobre este tumor benigno.

¿Qué es pingueculitis?

pinguecula partes del ojo

La pinguécula es un tumor benigno en la conjuntiva del ojo, es decir, la unión existente entre la córnea y la esclerótica. Suele presentar forma de lenteja de color blanco-amarillo, plana o ligeramente elevada. Este granito blanco en el ojo aparece en la esclera, no afecta la visión, ni a la córnea.

Hay gente que confunde la pinguécula con el pterigion, por lo que aclararemos la diferencia existente entre ambas.

El pterigión es un crecimiento anómalo de la conjuntiva que cubre la superficie del ojo y tiende a dirigirse hacia la córnea, invadiéndola. Puede llegar a afectar la visión central del paciente a diferencia de la pinguécula.

pterigion

Principales causas de la pingueculitis

  • Una exposición excesiva al sol: el uso de gafas de sol es fundamental para todo el mundo, pero es aún más importante en aquellas personas que están más expuestas a la radiación ultravioleta.
  • Falta de hidratación.
  • Exposición a agentes irritantes como el viento, el polvo que este transporta o los climas con una tasa de contaminación.
  • Sequedad ocular (ojo seco): es un factor que favorece la aparición de estas anomalías oculares, lo que no significa que obligatoriamente todos aquellos pacientes que sufran este síndrome padezcan o vayan a padecer pingueculitis.

¿Cuáles son sus síntomas?

  • Aparición de un punto blanco o amarillo en el ojo, del tamaño de una lenteja
  • Irritación ocular
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Ojos rojos
  • Disminución de la visión
  • Producción de lágrimas
  • En algunas causas pueden ser asintomáticas

¿Qué tratamiento es más recomendable para la pingueculitis?

Como norma general la pinguéculitis no requiere tratamiento. En caso de ser molesto, el médico oftalmólogo le puede recomendar tratamiento con gotas o lágrimas artificiales y de ser necesario, antiinflamatorios o corticoides.

De forma extraordinaria y según el caso concreto ante el que nos encontremos, será necesaria la extirpación de la lesión.

Fuentes:

  • Manual de Oftalmología del Wills eye Institute: Diagnóstico y Tratamiento de la Enfermedad en la Consulta y en Urgencias. Gerstenblith, Adam t., Rabinowitz, Michael p.
  • Smolin, Gilbert et. al. The Cornea Scientific Foundations and Clinical Practice. la. Ed. 1983.
  • Donaldson, David. Atlas of External Diseases of the Eye. Vol. III. 3a. Ed. 1980. Mosby.