Síntomas del ojo seco

Síndrome del ojo seco

El ojo seco es una enfermedad crónica y multifactorial que afecta a la superficie ocular y produce molestias oculares en los pacientes. Por ello, aunque su nombre pueda llevar a equívoco, consiste en mucho más que “no tener lágrima”.

Se trata de un síndrome del ojo seco que afecta a cerca del 30% de la población y requiere un tratamiento personalizado, existen diferentes tipos de ojo seco por los cuales varía el grado de severidad y con él, la estrategia terapéutica.

Generalmente esta anomalía ocular se produce por una falta de lágrima (escasa producción o excesiva evaporación), o debido a que estas son de mala calidad debido a la disfunción de las glándulas de Meibomio.

Tipos de ojo seco

Dentro de esta anomalía tenemos diferentes tipos de ojo seco, que es importante determinar mediante un examen oftalmológico.

  • Acuodeficiente: disminución de la producción de lágrima
  • Evaporativo: rápida evaporación de la lágrima. Es el motivo más frecuente causado principalmente por las glándulas de Meibomio.
  • Inflamatorio: Inflamación clínica que está presente en la mayoría de los pacientes con ojo seco.
  • Neurotrófico: déficit de la inervación de la córnea que limita la secreción y regeneración de la superficie ocular.
  • Neuropático: Alteración en la inervación de la córnea cuya causa se desconoce.

Síntomas del Ojo seco

  • Sequedad ocular
  • Ojo rojo
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Arenilla
  • Picor / escozor
  • Irritación
  • Lagrimeo
  • Visión borrosa / fluctuante
  • Síntomas ojo seco en adultos dolor de cabeza

Síntomas del Ojo seco en niños

  • Síntomas ojo seco en niños
  • Dolor
  • Frotan los ojos
  • Molestias

¿Porqué un ojo seco a la vez provoca un ojo lloroso?

Cuando la calidad de lágrima no es buena, el organismo reacciona y, como medida de protección, se estimula la segregación de lágrima. Empieza un círculo en el que el ojo percibe que está seco, y produce lágrima, pero como sigue percibiendo que no es suficiente, el ojo produce más lágrima, así sucesivamente hasta que el sistema de drenaje lagrimal se excede y el ojo llora.

Por esta razón el uso de lágrimas artificiales suele solucionar la sintomatología del ojo seco en la mayoría de pacientes, ya que el ojo está más y mejor lubricado.

El ojo seco se puede tratar de múltiples maneras como pueden ser:

  • lágrima artificial, que consiste en unas gotas que su finalidad es lubricar el ojo y mantener la humedad en la superficie exterior, estas gotas pueden ser con conservantes (contiene sustancias químicas que combaten el crecimiento de bacterias), o sin conservantes (tienen menos aditivos y generalmente se recomienda si te pones gotas artificiales más de cuatro veces al día.
  • Antiinflamatorios, para reducir la inflamación ocular producida por colirios.
    Corticoides, los cuales son efectivos pero tendrán que ser utilizados con una serie de precauciones.
  • IPL (luz pausada intensa), es un tratamiento novedoso utilizado por oftalmólogos especialistas, el tratamiento dura aproximadamente diez minutos y es indoloro. Consiste en aplicar destellos de luz pulsada de alta intensidad (IPL) sobre los párpados inferiores y la parte superior de las mejillas para estimular la circulación sanguínea y las terminaciones nerviosas. Inicialmente se realizan tres o cuatro sesiones de este tratamiento y otra sesión de recuerdo al año.
  • Suero: Existe un gran número de productos para los ojos, desde colirios, hasta lágrimas artificiales o suero fisiológico. Si te preguntas si el suero fisiológico es bueno o malo para los ojos, la respuesta más acertada sería que ni una cosa ni la otra ¡, ya que este producto es inocuo, no hará daño a nuestros ojos, pero en ningún caso se debe sustituto de las lágrimas artificiales.

Lo aconsejable en estas situaciones si se padecen algunos de los síntomas mencionados en este artículo,  es acudir a su clínica oftalmológica o a su oftalmólogo habitual para que le realicen un diagnóstico y que le pueda pautar el mejor tratamiento posible.